COLUMNA: Del mar a la cancha

Panorama más rojo que blanco

Por Quetzal Nafarrate

Las Chivas llegaron con el ánimo a tope a la Liguilla después de sus cinco partidos al hilo con victoria, donde la tarea desde un principio se sabía que no era nada fácil, pues el Rebaño tiene que enfrentar al actual campeón y odiado rival: el Atlas. Pero ahora todo es diferente y la racha de los tapatíos parece terminar con un final amargo.

Los dirigidos por Ricardo Cadena eran ligeramente favoritos, ya que contaban con 11 goles a favor en los últimos cinco partidos y con Alexis Vega renovado, recargado de ilusiones y buen futbol parecía que Chivas se llevaba la primera llave, sin embargo, se toparon ante la mejor defensiva de todo el torneo.

El rojinegro apuntaba a ser rebasado por mucho en el Akron, pero no fue así; la astucia de Diego Cocca para dirigir y motivar a sus pupilos, combinado al primer tiempo de distracciones de la saga defensiva rojiblanca, cobró factura y fue superior a lo anímico del Guadalajara llevándose una ventaja de dos goles por uno al Estadio Jalisco.

Chivas tiene una encomienda sumamente difícil este domingo (15) cuando se meta a la cancha, pues sin Jesús Angulo, por una fractura en la tibia, y con un Alexis Vega tocado que tuvo que salir por precaución el partido pasado, la Cadeneta tendrá que anotar dos goles y no recibir ninguno ante los Zorros, que en ocho partidos como local sólo en dos encuentros recibieron dos goles, siendo la cifra más alta de anotaciones recibidas en su cancha.

¿Qué necesita el Guadalajara para pasar a las Semifinales? Sólo le sirven las victorias con diferencia de dos goles o más, pero en lo táctico, Chivas necesita recuperar el medio campo, ya que este fue comido por completo en el primer tiempo por el Atlas y por esto aprovecharon para irse al frente en el marcador, además, los de Ricardo Cadena se han visto más fuertes cuando juegan con un centro delantero nominal, es por ello que ante la necesidad de goles, el estratega mexicano debería de apostar por una alineación ofensiva, con José Juan Macías, Alexis Vega y Roberto Alvarado.

Seguro que Cocca apostará por aguantar la ventaja, pues al Atlas no le incomoda en lo absoluto jugar sin la posesión de la esférica, se saben dominadores a este estilo de juego: defender y contragolpear. Podrá gustar o no, pero con Julián Quiñonez y Furch les ha resultado efectivo.

El Atlas ya no tiene miedo, de un año para acá se dieron cuenta que sí es posible ganarle al eterno rival; de pasar a Semifinales, habrá que tener cuidado con este equipo, pues un bicampeonato no suena descabellado.

Para finalizar, Chivas necesita sacar su magia que vivió cuando era local en el Jalisco, demostrar el pundonor, la garra y grandeza que representa su historia; retomar la inercia ofensiva que demostró los últimos cinco partidos antes de la liguilla y con ello, el buen manejo del partido. Así como evitar las desconcentraciones en la defensa que, sin duda, es el costo más caro que están pagando desde que llegó Ricardo Cadena.

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

Print Friendly, PDF & Email