COLUMNA: Educación en pandemia

La tutoría actual, un acompañamiento en formato digital

La tutoría en la conducción del medio universitario es una tarea multifacética que, desarrollada de manera consciente y planeada, puede ser una acción clave en la permanencia y buen trayecto de los estudiantes en el nivel medio superior y superior, coadyuvando en la mejora de los hábitos de estudio y monitoreo del rendimiento escolar, identificación oportuna de posibles atenuantes de los universitarios y realizar intervenciones oportunas.

La acción tutorial la podemos considerar como un proceso orientador y de acompañamiento que desarrollan de manera conjunta el docente y estudiante, principalmente en aspectos académicos, que posibiliten el diseño de una trayectoria escolar pertinente, con propósitos globales como la formación de un ciudadano crítico, analítico, competente y autónomo.

Como objetivo principal de la tutoría, podríamos enmarcar la contribución en la formación integral de los estudiantes en diferentes niveles, mediante un proceso de acompañamiento académico que privilegie su trayectoria escolar y egreso, por lo anterior, las acciones tutoriales coadyuvan en la formación, por medio de estrategias que atiendan necesidades y dificultades académicas, el impacto de estas acciones se deben de observar en la calidad de la educación y de forma medible en la disminución de indicadores escolares como reprobación, rezago académico y deserción.

En la modalidad presencial, la actividad tutorial es una tarea demandante y extenuante si se aplica rigurosamente, así también es una tarea de alta responsabilidad por el acercamiento que pueden llegar a tener los tutores, la confianza que depositan los alumnos en ellos y el profesionalismo que debe de tener el docente para canalizar o derivar según sea la situación al respectivo departamento de apoyo. Pero no todos los estudiantes se acercan o permiten que se les ayude, esta actitud hace que la tutoría se convierta en una tarea difícil por la renuencia de los tutorados a utilizar tan importante servicio al que todos los estudiantes universitarios tienen derecho.

La pandemia ha obligado al docente a mediar su trabajo como tutor con tecnología, la cual aunque parezca una garantía de continuidad de esta noble tarea, también ha tenido las dificultades inherentes a la falta de acceso a la misma por parte de los estudiantes, esta modalidad de trabajo virtual, ha dado una justificación válida a los estudiantes que no desean participar en esta actividad, si en la modalidad presencial, resultaba difícil convencer y en ocasiones encontrar al estudiantes que debía de estar en el aula en un determinado horario, con el trabajo a distancia, esta actividad resulta todo un reto.

El profesor que tiene a su cargo un estudiante, procura mantener un contacto estable y permanente, por la contingencia sanitaria, la modalidad en línea presenta la oportunidad de asegurar dicha comunicación, el diálogo, sigue siendo una de las herramientas más importante del tutor para transmitir y recibir información que le permita además de guiar, identificar problemáticas que pueden vulnerar su trayectoria escolar.

El actual confinamiento ha generado dificultades en los estudiantes que sobrepasan el ámbito académico, muchos de los problemas por los que están pasando son de índole emocional, familiar, económicos, entre otros. El buen tutor debe de aprender a identificar, evitar internarse en situaciones que excedan su formación y habilidades socioemocionales, canalizando al profesional respectivo o buscando el apoyo apropiado, que le permita al tutorado continuar con sus estudios y al tutor cumplir con su objetivo principal. Bien lo dice Failache, Katzkowicz y Machado en su artículo titulado “La educación en tiempos de pandemia. Y el día después” que en éste marco de la pandemia, la interrupción del proceso de enseñanza-aprendizaje en las escuelas, impone al menos tres desafíos: el acceso a las plataformas digitales y condiciones materiales para el aprendizaje; la capacidad de las familias para la enseñanza a distancia o desde el hogar; y la efectividad del entorno virtual para favorecer el aprendizaje, ello conlleva las limitantes dentro de las tutorías.

 

 

Colaboradores: Saúl Gutiérrez, Hugo López, Hesed Cisneros, Elmer Rodríguez, Christian García y Gabriel Bravo docentes en el nivel medio superior de la Universidad de Colima. Ricardo Pinto adscrito al Supremo Tribunal de Justicia del Estado de Colima.

 

 

 

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

 

Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas
Sin Comentarios

Deje su Comentarios