Opinión

COLUMNA: Escaparate Político

Por Amador Contreras Torres

Segunda de 2 partes

Lo relevante. Este día visita Colima, Enrique de la Madrid Cordero, aspirante a la Presidencia de la República por parte de un gran bloque opositor. El hijo del expresidente Miguel de la Madrid Hurtado, tendrá una amplia agenda política y encuentros con empresarios y actores políticos. Para empezar, desayuna con el Círculo de Analistas Políticos, del cual formo parte, en un restaurante al norte de la ciudad. Mañana, jueves, dictará una conferencia magistral en el auditorio del poder judicial del estado. Tey. Suben los bonos políticos de Tey Gutiérrez quien tuvo una brillante iniciativa en plena colaboración con los diversos niveles de gobierno. Además del buen trabajo y dar respuesta a las demandas populares de las diversas colonias y localidades rurales, Tey se aventó un buen hit político y un gran logro, la alcaldesa de La Villa, al agarrar el toro por los cuernos y exigir, junto con las autoridades de la Fiscalía Estatal del Estado y del vocero de la mesa de seguridad y de paz, Gustavo Joya Cervera, el cese inmediato de los bloqueos que afectaron a la zona conurbada de Colima y Villa de Álvarez y que ponen en riesgo a miles de colimenses, al transitar los pesados tráileres doble remolque por las vías municipales causando severos daños a la infraestructura urbana y poniendo el riesgo la vida de las personas, por el transporte de sustancias peligrosas y altamente flamables, como por la imprudencia de los choferes que son capaces de no respetar los semáforos dentro de la ciudad. En resumen, muy bien por Tey Gutiérrez que exigió el cese inmediato de los bloqueos, pues al dañar a terceros y bloquear una autopista federal se incurre en delitos graves que ameritan el ejercicio de la acción penal y la vinculación a proceso de los infractores. Entendemos su dolor y preocupación de los familiares de una persona desaparecida, pero también el estado de derecho confiere deberes, derechos y obligaciones que debemos respetar. De lo contrario, sería la ley de la selva. Como bien ha expresado el filósofo Fernando Savater. “Libertad y responsabilidad son conceptos simétricos que están ligados entre sí. Antes de la acción, somos libres, después de la acción, somos responsables”. Nada más, pero tampoco nada menos. Estoy convencido que estas acciones, le pueden deparar un brillante futuro político a Tey, pues la sociedad necesita de liderazgos. Al tiempo. Popularidad. Pese a los problemas políticos, el presidente AMLO conserva un buen nivel de aceptación política que ronda el 60%, según lo revelan las diversas encuestas de prestigio. En torno a los hechos violentos, el presidente López Obrador dijo que en México se vive un clima de estabilidad y de gobernabilidad y sus adversarios y la prensa amarillista son los que se han encargado de exagerar los trágicos eventos en las últimas semanas.  Economía. Un severo problema que se debe atender de inmediato es el tema de la inflación que está devorando el ingreso de las familias mexicanas y cada día es más difícil satisfacer las necesidades básicas en las mesas de los hogares mexicanos, con excepción de las clases altas y los grandes empresarios que pase lo que pase, tienen su futuro asegurado. En esta perspectiva, el Gobierno Federal debe evaluar un cambio de rumbo y la aplicación de medidas contra cíclicas para aliviar la inflación que es la más alta en los últimos 22 años, lo cual no es un dato menor. Estas medidas son por ejemplo, un drástico descenso del IVA al 8% y el ISR por debajo del 20% para las clases medias y populares, con excepción de los empresarios de altos ingresos; eliminar el Impuesto Sobre Automóviles Nuevos (ISAN), para ayudar a la deprimida industria automotriz y a los consumidores; eliminar la doble y hasta triple tributación en los combustibles pues aparte de que se paga IVA, todavía se paga el IEPS. Sí se elimina el exceso de tributación se puede llegar a lo que prometió AMLO en campaña, que la gasolina cueste 10 pesos por litro. Asimismo, creo que ha llegado la hora de cancelar la tenencia de autos, que fue una medida de carácter temporal y extraordinaria para ayudar a financiar las olimpiadas de 1968, pero que a la fecha persiste y es un grave freno a la compra de autos nuevos y a la reactivación de la industria automotriz. Son medidas sencillas y perfectamente solubles que se pueden aplicar en la delicada hora presente. Ha llegado el momento de repensar el rumbo del país y alejarnos del pensamiento único y de recetas que, en los hechos, han probado su ineficacia. Es lo que no funcionó y hay que cambiarlo. Con decisión y con valentía política. Sin duda, a grandes males, grandes remedios.  

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

Botón volver arriba