COLUMNA: Escaparate Político

Por Amador Contreras Torres

Primera de dos Partes

Rector electo. En el marco puntual de la Ley Orgánica de la Universidad de Colima, en un proceso abierto y expedito en la que prevalecieron la armonía, la democracia, la unidad, la memoria histórica e identidad de propósitos hacía el porvenir fue electo Rector el Doctor Christian Torres Ortiz Zermeño para el periodo 2021-2025, y que habrá de tomar posesión el próximo primero de febrero.  Con 46 años de edad, una edad dónde se concilia madurez y juventud, con estudios de postgrado vinculados a la ciencia política, la administración pública y la educación llega en un buen momento para tomar la estafeta que le legará José Eduardo Hernández Nava, un rector que privilegió la responsabilidad social de la educación y le tocó consolidar la modernización de la casa de estudios y que parte desde octubre de 1973 cuando asume la rectoría Alberto Herrera Carrillo como  uno de los frutos que alcanzó la lucha por la paridad estudiantil universitaria y que abrió las puertas del futuro para los jóvenes universitarios que con el tiempo llegarían a ser rectores como Humberto Silva, Fernando Moreno, Carlos Salazar, Miguel Aguayo, Ramón Cedillo y ahora Eduardo Hernández, que con las prendas de la inteligencia y sensatez tuvo la fuerza y el liderazgo para defender a la universidad de las asechanzas de los adversarios de la educación y el progreso, de enemigos emboscados que, por fortuna, fracasaron en su intentona por descarrilar la buena marcha de una casa de estudios que tiene vigorosos vasos comunicantes con la sociedad de la cual emana, se nutre y sirve. Modernización. Universidad y sociedad han sido un binomio que ha permitido fortalecer este proyecto que les pertenece a todos los colimenses, a los de ayer, hoy y del porvenir y que han logrado cincelar la gran casa educativa; la casa grande que nos ha dado oportunidades de desarrollo, crecimiento y movilidad social a todos sus hijos. Se cumple el sueño de la educación popular del proyecto de Lázaro Cárdenas, de Pedro Torres Ortiz, de José S. Benítez y de Rubén Vizcarra, de hacer de la educación un instrumento de emancipación, factor de cambio social y, también – hay que decirlo fuerte-  de modernización, porque hoy como ayer, la modernización ha sido y es democracia, es inclusión y es apertura; porque, para decirlo sumariamente, la modernización se opone a los fueros y los privilegios. Como quiso Morelos en 1813, “en los Sentimientos de la Nación”, la educación es para todos. Finalmente, habrá que decir, que existe algo de poético, en el hecho de que un descendiente de uno de los fundadores de la universidad arribe a la Rectoría, ocho décadas después, para seguir construyendo, junto con todos los universitarios, nuevas páginas de un horizonte luminoso para Colima.  Ley de educación. En breve, el Senado de la República, habrá de  aprobar la Nueva Ley de Educación Superior, es una iniciativa que “cuenta con un amplio consenso” entre las universidades del país y que impulsará la integración de un verdadero sistema nacional de educación superior, expresó Esteban Moctezuma Barragán, Secretario de Educación Pública al participar de manera virtual en la 54 sesión ordinaria del Consejo de Universidades Públicas e instituciones afines (Cupia), en cuya sesión se abordaron los retos y las oportunidades de la educación superior y estuvo presente también el tema de la complejidad de las dificultades financieras que enfrenta una decena de universidades públicas estatales y se bordó sobre la necesidad de que se pueda lograr un mayor apoyo para la educación superior en el marco del Proyecto de Egresos de la Federación (PEF) 2021. A destacar. Estamos ya en la recta final para que los partidos políticos definan a sus candidatos a la gubernatura. Con la victoria electoral fuerte, contundente e inobjetable en las urnas en Coahuila y el estado de Hidalgo, el PRI le pateó la puerta a Morena y acabó con el mito de que es invencible; pero le pateó la puerta a todos los partidos y modificó el tablero político y electoral de cara a las 15 gubernaturas que se disputarán el próximo junio y la renovación de la cámara de diputados, una elección que habrá de ser histórica y decisiva por muchas razones. Pero yo aquí, desde esta columna, desde esta trinchera quiero poner el acento en un solo dato: o se consolida el poder de un solo hombre, de un caudillo como en el centralismo oscuro del siglo XIX que prohijó la dictadura de Antonio López de Santa Ana o rescatamos el federalismo de hombres como Mariano Otero y José María Luis Mora.  O dejamos manos libres al poder unipersonal, o consolidamos un sistema de frenos y contrapesos y de equilibrio entre los poderes que integran el pacto federal. Es un asunto de trascendencia, el destino de la patria.

 

Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas
Sin Comentarios

Deje su Comentarios