COLUMNA: Escaparate Político

Por Amador Contreras Torres

Segunda de dos partes

Morena.  La elección del colimense Mario Delgado como presidente del Comité ejecutivo nacional de Morena va  a incidir en el desenlace de las candidaturas a gobernador que estarán en juego el año venidero y lo de Colima es un tema que les interesa a colimenses que están muy cercanos en el ánimo presidencial, como es el caso del propio Mario Delgado y de César Yáñez Director de Política y Gobierno de la Presidencia de la República y cuyas oficinas están a unos cuantos metros del despacho presidencial, un dato relevante que habrá que tomar en cuenta para las decisiones cruciales que se habrán de tomar en las próximas horas y días, pues el futuro nos alcanzó. Llegaron los tiempos políticos y nadie los puede detener, el tiempo corre inexorable, y se desvanece como agua entre los dedos y se define ya lo que habrá de morir y habrá de vivir abriendo las puertas del porvenir. Los ultras. Los sectores más radicales y talibanes de las tribus de Morena fueron derrotados en toda la línea por Mario Delgado y por Marcelo Ebrard. Los sectores radicales a ultranza como Dolores Padierna, Alfonso Ramírez Cuellar, Martí Batres, Bertha Luján y que empujaron la candidatura de Porfirio Muñoz Ledo, y nucleados en torno a la candidatura presidencial de Claudia Sheinbaum para el 2024, fueron vencidos junto con sus aliados locales en cada estado. En Colima, por ejemplo, esta derrota debe ser compartida por supuesto, por Vladimir Parra e Indira Vizcaíno. Triunfadores. A nivel nacional, la victoria que alcanzó Marcelo Ebrard fue contundente e inobjetable. En la víspera, lo atacaron con todo lo quisieron sacar de la jugada presidencial de forma artera y anticipada diciendo que se iría como Secretario de Seguridad apostando a que la inseguridad y la violencia lo descarte de la lucha por la presidencia de la República en el 2024. No lo lograron. Ya en el rencor de la amarga derrota, no titubearon en llegar al insulto personal y las ofensas. Uno de los talibanes, Martí Batres, quien tiene amigas y amigos en Colima, dijo que se había elegido “al primer presidente neoliberal de Morena”. Mayor agravio no puede haber, buscando descalificar al colimense Mario Delgado ante los ojos de López Obrador que ha hecho del neoliberalismo su bestia aborrecida. Los insultos prueban no sólo la bajeza de los rudos y talibanes, que se autodefinen como los “puros” de la secta Amloista y que ven a los moderados como Ebrard y Delgado, como meros arribistas y advenedizos que no merecen tener un lugar en el paraíso terrenal de Palacio Nacional a la diestra de su mesías. La cercanía con el supremo líder, en su mentalidad excluyente y radical, solo debe ser reservada para los puros e iluminados como Bertha Luján, Bejarano, Padierna, Cuellar, Batres y demás personajes que se sienten lo máximo ahora que AMLO llegó al poder, pero que para sostenerse necesita de todos los sectores de su partido- movimiento, no nada más de los radicales. Impacto local. La derrota es para el grupo de Vladimir Parra y su candidata Indira, y la victoria con Mario Delgado, es para Memo Toscano que se enfila, con paso de vencedor y con política social, rumbo a la presidencia municipal de Villa de Álvarez, pero también para la diputada federal Claudia Yáñez, quien el mismo día en que se dio a conocer que Mario Delgado sería ungido como nuevo líder nacional de Morena supo capitalizar y publicó un video en sus redes sociales para celebrar este resultado que sin duda le favorece en sus aspiraciones para ser la candidata de Morena a la gubernatura. Se abre el camino, pero faltan algunos ajustes de última hora. Este resultado le abre las puertas de una candidatura al joven Carlos Olivar Sánchez, una promesa política en el puerto que forma parte del proyecto de Claudia Yáñez para impulsarlo como posible candidato a la presidencia municipal de Manzanillo, ante el desgaste que ha sufrido Griselda Martínez, por su estilo personal de confrontar y no de construir consensos. El tiempo dirá si acertamos en estos pronósticos, en estas primeras impresiones del desenlace en Morena. MESA DE ACUERDOS. Imaginemos cómo será la mesa de negociación para definir las candidaturas que vienen en los estados y para las diputaciones federales. Yo considero que en esa mesa estarán sentados: por supuesto el presidente López Obrador, el director jurídico de la presidencia, Julio Scherer, el director de Gobierno César Yáñez, Mario Delgado, líder nacional de Morena y Ricardo Monreal. Ahí ya tiene dos votos Claudia Yáñez. Los de César y Mario. Habrá que ver los apoyos de los otros aspirantes de Morena a la gubernatura. En el otro frente, se construye una gran alianza opositora de PRI, PAN, PRD y PANAL. Veremos y diremos.

Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas
Sin Comentarios

Deje su Comentarios