COLUMNA: Escaparate Político

Por Amador Contreras Torres

Segunda de dos partes

El retador. No cabe la menor duda de que, al margen de sus méritos, Indira Vizcaíno al ir arriba en las encuestas será una de las finalistas en la batalla por la gubernatura que se habrá de definir de manera cerrada en la tarde del 6 de junio del 2021. Desde 1997, la elecciones por la gubernatura en el estado se han cerrado entre dos candidatos fuertes y el resto han sido de paja, convidados de piedra o útiles para definir a un ganador y garantizar la derrota del perdedor, como por ejemplo, el popular “Chalo” Castañeda en 1997, entonces, candidato del PRD a la gubernatura, cuyos votos fueron útiles para que perdiera Enrique Michel entonces candidato del PAN y, sin querer, ayudó al triunfo electoral de Fernando Moreno. Seis años después, Gustavo Vázquez gana de manera más holgada ante Enrique Michel, pero se anuló la elección. Después, se unen el PRD y el PAN en los comicios extraordinarios llevando como candidato a Toño Morales. Vuelve a ganar Gustavo Vázquez y toma posesión hasta el primero de enero de 2004. En el 2005 gana Silverio Cavazos ante Leoncio Morán y en el 2009, Mario Anguiano se impone ante Martha Sosa. En el 2015, gana de forma apretada, por 500 votos, Nacho Peralta ante Jorge Luis Preciado y Locho Morán, de MC, fue útil para la derrota del PAN. Se anularon los comicios y Nacho vuelve a ganar de forma contundente. Ahora, el reto será definir quién puede ser el finalista frente a Morena. Entre Virgilio, Mely o Claudia. Hagan sus apuestas. En este momento, el reto inmediato es colocarse en el segundo lugar y luego empujar para el triunfo. Militarismo. La derrota de Donald Trump y el ascenso al poder en los Estados Unidos de Josep Biden, conjura por ahora, el avance de la ultraderecha fascista, neonazi y racista que encarna Trump y afecta a otros populistas de derecha en el mundo, como Bolsonaro en Brasil y López Obrador en México. Ello deriva, en primera instancia,            en que se acaba el sueño reeleccionista de AMLO y se abre la oportunidad para otros jugadores y otros proyectos. Cambia el paradigma geopolítico de la región y del mundo y todo puede pasar. El sueño de AMLO de tener el poder por lo menos tres sexenios se ha acortado abruptamente. Fue mala idea, haber publicado el expediente enviado por los Estados Unidos que ahora tienen fundados motivos para desconfiar del Estado mexicano y del proyecto presidencial de López Obrador. Incluso, sin haber necesidad, López Obrador tiró por la borda el trabajo diplomático de Marcelo Ebrard que había logrado el retorno a México del general Cienfuegos.  Ebrard. Con ello, hiere de forma grave, las aspiraciones presidenciales de Marcelo Ebrard y de su grupo, que es la parte más pensante y menos rijosa de la 4T, pues el otro sector es de los duros y talibanes como Martí Batres, René Bejarano, Alfonso Ramírez Cuellar, Dolores Padierna y Gerardo Fernández Noroña. Fue un grave error y ya Washington ha amenazado con una dura respuesta que va a cimbrar a México, pero sobre todo al proyecto de AMLO, afectando de paso su relación con los militares que se van a molestar porque el presidente le echó gasolina al fuego, a un asunto que ya se había despresurizado y estaba en vías de solución favorable. Estados Unidos habla de reabrir el expediente de Salvador Cienfuegos; si encuentran cosas nuevas adelante”, dice el mandatario federal en una actitud imprudente que no creo que le guste al Ejército, abriendo un frente innecesario con el imperio. No se debe perder de vista el contexto general. El presidente López Obrador ha fortalecido como nunca a los militares y es un poder emergente que lo ha rebasado. Las consecuencias son impredecibles. El militarismo de Felipe Calderón palidece ante el militarismo de AMLO, lo que es una cruel paradoja para el propio López Obrador, quien llegó con la bandera de regresar el ejército a los cuarteles. Hoy, el solitario de Palacio padece el síndrome de Estocolmo y es rehén del poder castrense. Propiedades. “No todo el que tiene es malvado”, dice ahora el presidente López Obrador respecto a sus terrenos cercanos al tren maya y que ahora tendrán una importante plusvalía,  pues a pocos metros de su finca veraniega en Palenque Chiapas, con una inversión de cientos de millones de pesos, se  construyen importantes obras de infraestructura,  vialidades y una estación del tren maya. Estas obras, son un apetitoso manjar político para la oposición en pleno año electoral en que se disputan 15 gubernaturas, la mayoría en la Cámara de diputados y el futuro de la cuarta transformación, ya sea su auge y consolidación o su caída. Nada más, pero tampoco nada menos.

 

 

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas
Sin Comentarios

Deje su Comentarios