COLUMNA: Escaparate Político  

Por Amador Contreras Torres

(Primera de dos partes)

CONTRASTES. A un año de su histórico triunfo electoral, los contrastes, respecto del gobierno del presidente López Obrador, no pueden ser más marcados, polarizados que van desde el amor de sus feligreses hasta el odio de sus adversarios, que por cientos de miles marcharon por las calles de todos los estados del país para exigir su renuncia al cargo de presidente por la catástrofe que se vive, como el débil estado de la economía, la recesión que se padece por la nula inversión  pública y privada, los despidos de más de 200 mil burócratas federales -entre ellos, a muchos de los que votaron por él, lo cual no deja de ser una cruel paradoja-, los recortes presupuestales a  sectores básicos del país como la salud, la educación, la ciencia, la cultura, a las estancias infantiles, la desaparición del Imades, que era el apoyo para jóvenes empresarios y un largo etcétera, aunado a la inseguridad galopante que ha convertido a México en uno de los países más inseguros del mundo, como si estuviéramos en guerra. Pese a las cifras alegres y el bailongo y discurso de AMLO en el Zócalo para celebrar un año de su triunfo electoral, lo cierto es que el país está peor que hace un año por el declive de la economía a niveles de cero crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), la desconfianza de los mercados internacionales y una política electorera y clientelar de monetizar los apoyos, de entregar dinero en efectivo a más de 700 mil ninis y adultos mayores, en demérito de recortes al gasto público en áreas sensibles como los niños con cáncer, despidos de médicos y enfermeras, con el pretexto de la austeridad y el combate a la corrupción. En suma, debido al discurso presidencial de dividir al país entre buenos y malos, entre chairos y fifís, entre honestos y corruptos, hoy México es un país dividido, fragmentado y eso no creo que sea un buen logro para ningún estadista o presidente. Con el arrasador triunfo electoral que logró movilizar votos y conciencias hace un año, resulta inexplicable la movilización en las ciudades de todo el país exigiendo su renuncia. Incluso, militantes de Morena de alto perfil como Porfirio Muñoz Ledo y Ricardo Monreal, han cuestionado la sumisión ante Donald Trump, el trato infame a los migrantes por parte del Ejército y la Guardia Nacional en las fronteras sur y norte del país; así como los despidos de miles de burócratas sin piedad alguna y los recortes a la salud que auguran un retroceso de décadas en materia de salud pública. SALUD. Relevo en la Secretaría de Salud estatal, tras la salida del extitular, Miguel Becerra, quien salió tras un discurso en donde profirió insultos contra médicos, diputados, licenciados y mujeres, lo que causó una reprobación generalizada en la sociedad, en los medios y en las redes sociales. Fue designada como encargada del despacho la licenciada Leticia Delgado Carrillo, quien era la directora administrativa de la dependencia. SIN PRESIDENTE. Fuertes declaraciones del panista Diego Fernández de Cevallos contra AMLO. Diego afirma que “México no tiene presidente. La violencia aumenta y la economía se precipita. Construir no se le da, salvo para crear una formidable clientela electoral, personalísima, intransferible sin su soberana voluntad: Millones de pobres -que lo seguirán siendo- agradecidos a perpetuidad con su dador”, afirma el exsenador y excandidato presidencial del blanquiazul, quien es uno de los mejores abogados del país y un brillante polemista al nivel, por ejemplo, de Porfirio Muñoz Ledo. Lo cierto es que la violencia y el hampa crecen sin cesar y no hay resultados positivos en la materia. La economía se ha desplomado por malas decisiones del presidente con un centralismo personalista como si el presupuesto fuera de su propiedad personal y no de la  nación. Un centralismo avasallante en demérito del federalismo, en perjuicio de las finanzas estatales y municipales. Colima ha sufrido el recorte en las participaciones federales del 6% con respecto al año pasado. El apoyo con la Guardia Nacional para Colima ha quedado en meras palabras y la inseguridad crece todos los días, sin apoyo real y concreto del nivel federal. FOX. De mala manera, en Guanajuato, fue expulsado de la marcha contra AMLO el expresidente Vicente Fox, quien ha sido muy crítico con el actual mandatario federal. Vicente Fox hizo un pésimo papel como presidente y demostró que la reversa también es cambio. Triste papel de un individuo que tuvo la oportunidad de servir como presidente de México y hoy tiene un rol marginal como opositor, pero es rechazado hasta por los manifestantes en contra del presidente López Obrador. El hombre que sacó al PRI de Los Pinos terminó halagando al PRI y al expresidente Peña Nieto.

 

 

 

Print Friendly, PDF & Email
Sin Comentarios

Deje su Comentarios