El Comentario - Universidad de Colima

COLUMNA: Escaparate Político

Por Amador Contreras Torres

Primera de dos partes

A destacar.  En la agenda nacional hay una gran discusión sobre la venta del banco Banamex por parte de Citigroup 21 años después de que lo compraron a los banqueros Roberto Hernández y Alfredo Harp Helu. En la mañanera de ayer, el presidente López Obrador tácitamente descartó que el Gobierno federal tenga interés en comprar Banamex y si se refirió a la millonaria cantidad que el SAT cobrará por concepto de impuestos. En lo personal, pienso que sería una buena oportunidad para que el gobierno lo adquiera para la dispersión financiera de sus programas sociales, ya que el Banco del Bienestar es insuficiente y carece de capacidad instalada y sucursales en todo el país. Al respecto, el canciller Marcelo Ebrard sugirió que el acervo cultural de Banamex debe quedar en manos del Gobierno federal. La decisión. Veremos cuál será la decisión final que se tome, pues Citigroup decidirá a quién se lo vende y también debe tomar en cuenta la opinión de la Reserva Federal de los Estados Unidos. Es un tema interesante que dará mucho que hablar. El dueño de Banco Azteca, Ricardo Salinas Pliego ha mostrado su interés en comprarlo. Tiene una deuda millonaria con el SAT, pero al parecer, le sobra hasta para comprar Banamex. El presidente AMLO mencionó entre los posibles compradores de Banamex, además de Ricardo Salinas Pliego, al dueño de Banorte, Carlos Hank González y al dueño de Inbursa, Carlos Slim. Que son empresarios ligados al modelo neoliberal de Carlos Salinas—en cuyo sexenio fueron beneficiados por las privatizaciones de empresas paraestatales como Telmex e Imevisión y los Bancos- pero que sin embargo, han logrado, con gran habilidad tener una buena relación con el presidente López Obrador. Revocación. El INE reconoce que los simpatizantes del presidente López Obrador y de Morena sí van a lograr reunir las firmas que se requieren para que se haga el ejercicio constitucional de Revocación de mandato el próximo 10 de abril. Más allá del dinero, que se le escatima al INE, para realizar esta consulta, yo creo que, sí se va a realizar este ejercicio electoral para preguntarle a la población, si quieren que el presidente siga en su cargo o que se vaya antes de tiempo. Al respecto, habrá que señalar que juzgar por la alta popularidad de que goza el presidente tabasqueño, es un ejercicio innecesario, ya que es claro que la gente va a votar para que se quede hasta concluir su mandato en septiembre del 2024. Más bien, la jugada es fortalecer a Morena, para ayudar en la disputa por las 6 gubernaturas este año y 2 el año que viene, en el 2023, en dónde estará en juego la gubernatura del Estado de México, hoy en manos del PRI, pero Morena viene empujando fuerte. La oposición. Entonces, más allá de si se queda o se va el Presidente; lo más importante para el ejecutivo federal es asegurar la continuidad de su proyecto, ganando más gubernaturas, por ende más control territorial de cara al 2024, ante una oposición que en ese momento no tiene un gallo fuerte y consolidado que, de verdad, dé la pelea por la Presidencia; una oposición sin brújula, sin proyecto y que luce débil y desarticulada, hasta este momento. Sin embargo, esta es la foto de este instante, de este momento político, en que usted lector, pasa sus ojos por estas líneas. Todo puede cambiar y pasar, pues la política es el reino de la incertidumbre y si Morena se fractura por sus pugnas internas y el choque de los intereses; se puede debilitar y hacer un regalo involuntario a la oposición. Así las cosas, veremos qué sucede con la revocación el 10 de abril, pero todo indica que el pueblo quiere que AMLO se quede hasta concluir su periodo que expira en septiembre del 2024. Extranjerización.  En 1982, el presidente López Portillo nacionalizó los bancos, ya en el ocaso de su mandato. Después Miguel de la Madrid y Carlos Salinas privatizan los bancos y más tarde el presidente Ernesto Zedillo y Vicente Fox consolidan el proceso de vender los bancos mexicanos a capitales extranjeros españoles, americanos, ingleses y canadienses, en un proceso que ha sido negativo para los clientes nacionales por las elevadas tasas de interés y las ganancias billonarias que van a dar al extranjero, a las sedes de los bancos compradores. Hoy, existe una oportunidad de mexicanizar al menos uno de los tres bancos más importantes del país y veremos que sucede. Si bien es importante el enfoque tributario, los impuestos a captar por la operación, es más importante aprovechar la oportunidad para que lo compre el gobierno de México o bien capitales nacionales, que cuentan con la liquidez suficiente para una operación de colosales dimensiones. Slim o Salinas Pliego, pueden ser los eventuales compradores de este banco.

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

Print Friendly, PDF & Email