Opinión

COLUMNA: Escaparate Político

Por Amador Contreras Torres

Primera de dos partes

A destacar.  Al asumir como presidente del PRI para el periodo que concluye en junio de 2024, ante la plana mayor de la dirigencia, los sectores, la estructura territorial, cuadros destacados y la militancia, Arnoldo Ochoa hizo un vigoroso llamado a la construcción de la unidad, a la reconciliación, a ganar la calle y abanderar las causas populares para que el partido vuelva a ser la mejor opción de poder y de gobierno. El experimentado político ponderó la importancia de volver los ojos hacia el interior, hacia la militancia, pero también hacia la sociedad para evaluar “cuáles son las mejores estrategias y las causas que podemos abrazar y fomentar, alentar y permitir la discusión al interior del partido”. Unidad. Al poner sobre la mesa el tema de la unidad del partido, también propuso someter a examen y escrutinio la coalición con el PAN y el PRD para las próximas elecciones del 2024. Cabe destacar que, en la cuarta sesión extraordinaria del Sexto Consejo Político Estatal, la mayoría de los presentes avalaron la elección de Arnoldo Ochoa como presidente sustituto para concluir el periodo estatutario 2020- 2024. “El partido no puede ser de una persona, ni de un grupo, ni de un municipio; nuestro partido es estatal. Lo he escuchado en todos los municipios, poner gente de todo el estado y ese es un compromiso”, puntualizó Ochoa González, quien ponderó que él es claro, “soy de frente, no necesito darle vuelta a mis planteamientos, pero siempre pongo por delante la lealtad a mi partido; eso es lo único que nos hace fuertes y nos da la posibilidad de volver a ser vigentes y convertirlo otra vez, en un partido mayoritario”.  La lealtad. En esa tesitura habrá que destacar que cuando muchos volaron, desertaron de las filas del PRI amanecieron en otros partidos, Arnoldo Ochoa y las personas que lo siguen, se han mantenido siempre firmes en torno a la escala axiológica de la militancia, el nacionalismo revolucionario y la lealtad a los principios, programa de acción que le dieron sentido, razón de ser y pertinencia al partido que emanó de la revolución y del Estado mexicano y que construyó este país en sus sistemas de salud, educación, puertos, carreteras, e instituciones vigentes como el IMSS, el ISSSTE, el Infonavit y un sistema de educación superior que ha permitido la movilidad social y el desarrollo integral del país. Generaciones. En esta perspectiva, ante el nuevo escenario político en el que el PRI está fuera del poder presidencial y ha perdido presencia territorial, si algo le puede ayudar a reconstruirse como alternativa de poder, es la vuelta a los orígenes: abrazar y defender las banderas populares, hacer suyas las nuevas expresiones de la sociedad como la defensa de las causas de las mujeres, de la ecología y el desarrollo sustentable; el entreveramiento generacional que aconsejaba Jesús Reyes Heroles y llevar la lucha del partido a todos los municipios, a todos los estados, a todas las regiones. Luis Donaldo Colosio tenía razón cuando proponía: “Todo el partido, todo el tiempo, en todo lugar”. Se ve difícil, pero no es imposible y vale la pena que el partido lo intente si quiere, de verdad, reconquistar la confianza de la gente y ofrecer certidumbre y un proyecto de futuro a la sociedad mexicana, desde las regiones, de la periferia al centro, desde cada uno de los estados. Reportaje. El presidente López Obrador salió al paso de una denuncia periodística de Latinus de Carlos Loret de Mola en torno al estilo de vida y las casas de su hijo en Houston, Texas, José Ramón López Beltrán aduciendo un posible conflicto de interés con proveedores de Pemex, el mandatario dijo que no todo el que tiene recursos es malvado y la esposa de su hijo, Carolyn Adams, al parecer, tiene dinero y no tiene nada que ver con el gobierno; y “en este gobierno no tienen influencias mis hijos”. En una estrategia de control de daños dijo que Carlos Loret de Mola es un corrupto y un mercenario al servicio de la mafia del poder. Dijo que en su gobierno no se le dan contratos a ningún recomendado. “Mi nuera no tiene nada que ver con el gobierno”. Seguridad.  Los lamentables sucesos en el Cereso de Colima, con la muerte de 9 reos y otros tantos heridos de gravedad, debe llevar a replantear el gobierno interno y la directiva de ese centro penitenciario, así como la estrategia de seguridad, para contener y enfrentar los altos índices de violencia que azotan al estado y que se han recrudecido en los últimos meses. La estrategia de culpar al pasado tiene rendimientos decrecientes. Recuperar la paz social es un imperativo ético para fortalecer la seguridad y la gobernanza.

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

Print Friendly, PDF & Email
Mira también
Cerrar
Botón volver arriba