COLUMNA: Escribanías

Bill Gates: El clima es una prioridad absoluta

Por Rubén Carrillo Ruiz

El fundador de Microsoft es un visionario, indudablemente. Su imperio tecnológico es prueba palmaria. También las inversiones millonarias hechas para terminar con calamidades, particularmente en África. Otro de sus campos de acción es el cambio climático. La siguiente entrevista la concedió al semanario Le Point, con motivo de la aparición de su libro Cómo evitar un desastre climático. Las soluciones que ya tenemos y los avances que aún necesitamos, publicado en español por Plaza-Janés con la traducción de Carlos Abreu Felter.  Los entrevistadores fueron Guillaume Grallet y Guerric Poncet.

El padre de Microsoft desvela su plan de batalla verde mediante la inversión en investigación e innovación. Su libro es un alegato a favor de la energía verde. Para el filántropo, corresponde a los países ricos financiar la innovación a largo plazo para alcanzar el objetivo de carbono cero.

Bill Gates es un cazador de legados; el objetivo favorito de conspiradores de todo tipo; el presidente de una fundación que quiere erradicar la malaria.

El propio Gates, que voló en un jet privado a la COP21 de París en 2015, lo admite… Pero Bill Gates el Verde, tiene algunos argumentos. Como experto, en primer lugar –“nunca imaginé que pasaría tanto tiempo aprendiendo sobre las baterías”-, echa un vistazo pertinente a lo que la tecnología puede o no puede hacer para salvar a la humanidad del cambio climático. Para este admirador del profesor de Cambridge, David MacKay, el concepto de primas verdes está en el centro de la cuestión. “Casi todas las soluciones de carbono cero son más caras que sus homólogas de combustibles fósiles. Es, en parte, porque los precios de los combustibles fósiles no reflejan el daño medioambiental que infligen, por lo cual parecen más baratos que las alternativas”. Según él, es responsabilidad histórica de los países ricos invertir en la reducción de los mismos para que los menos ricos puedan desarrollarse tanto como ellos sin condenar al planeta.

Le Point: ¿Por qué escribió este libro?

Bill Gates: Durante mis viajes por África, me interesé por las cuestiones energéticas. Fui a lugares donde no había una buena red eléctrica y, a veces, tampoco electricidad. Es un elemento esencial del desarrollo económico. Al mismo tiempo, hacia 2005, empecé a reunirme con investigadores para tratar temas relacionados con el clima. Dejé mis responsabilidades como director general de Microsoft (dimitió en junio de 2008). Quería más flexibilidad en mi horario para dedicarme a mi pasión, la ciencia, y trabajar en el cambio climático. Hablé en una conferencia TED en 2010 para explicar lo que significa ir hacia el carbono cero: no se trata sólo de consumir un poco menos, sino de calcular las emisiones de cada sector de actividad y hacer que vayan hacia el cero. Necesitamos grandes y numerosas innovaciones para conseguirlo. Está bien tener objetivos a corto plazo, pero si no se impulsa la innovación a largo plazo aumentando los presupuestos de investigación y desarrollo, nunca se resolverán los problemas causados por el cambio climático. Con mi libro, intento esbozar un plan de batalla y dejar claro lo difícil que va a ser todo, con números.

Uno podría estar tentado de bajar… Pero es probable que los países pobres sufran aún más que otros esta batalla climática.

Hoy, ni siquiera los países ricos pueden permitirse tomar la vía verde desde el punto de vista financiero, porque las primas verdes (costos adicionales de utilizar una solución verde en lugar de una contaminante) son demasiado elevadas para ellos también. Sin embargo, los países ricos, especialmente Estados Unidos y Europa, le deben al mundo no sólo reducir sus propias emisiones, sino también innovar para que todos puedan tener primas verdes suficientemente bajas en todos los sectores que emiten carbono. Espero que los países menos ricos, como la India, por ejemplo, sean capaces de elegir un camino virtuoso ya en 2050 y sin grandes costos adicionales, incluyendo la provisión de viviendas o aire acondicionado para su población. Si los países ricos no marcan el camino, no hay ninguna posibilidad de que los países en desarrollo opten por soluciones verdes. Y seguirán satisfaciendo las necesidades de sus ciudadanos con los medios de que disponen, aunque ello suponga aumentar sus emisiones.

¿Conseguirá la humanidad compensar su impacto en el planeta y sobrevivir?

No es seguro. Tenemos la oportunidad de hacerlo gracias a un plan bien preparado, bien asesorado y, sobre todo, a cambios profundos en cada área. Quien diga que podemos hacerlo en diez años no es consciente del problema.

¿No es ésta una oportunidad para que la UE, que todavía parece demasiado dividida, se imponga en esta lucha?

Europa es una gran estructura para trabajar contra el cambio climático, pero todavía hay mucho que hacer a nivel nacional. Algunos países avanzan hacia el queroseno verde, otros hacia el hidrógeno verde, etc. La Unión Europea es esencial, pero también lo son los presupuestos nacionales. La investigación nuclear francesa hace que Francia no emita mucho carbono por su electricidad, por ejemplo. Es una pena que Gran Bretaña abandone la UE porque tiene importantes recursos científicos. Espero que siga participando en proyectos europeos.

¿Qué debemos enseñar a nuestros hijos?

La mayoría de la gente nunca ha estado en una acería… Sin embargo, la fabricación de acero es esencial para la economía, y cuando vas a una acería, te das cuenta de que la electricidad del sol o del viento no es suficiente para hacerla funcionar. El público en general tiene que entenderlo para poder participar en este gran cambio. ¡Tenemos que seguir muchas, muchas pistas al mismo tiempo, hacer en cada área cincuenta cosas a la vez para ver, probablemente, sólo cinco proyectos con éxito! A esto hay que añadir el hecho de que estos planes climáticos no sólo defenderán una causa que nos sobrepasa a todos, sino que también harán eclosionar algunas grandes carreras.

¿Es posible inventar algo más eficiente que un árbol para capturar el carbono? ¿No bastaría con plantar más?

Los árboles crecen donde pueden crecer. ¡Y ya son muy buenos para encontrar lugares donde crecer! Si quieres añadir más árboles, tendrás que regarlos, y los costos serán enormes. Además, el costo por tonelada de CO2 capturado no es muy atractivo. Soy un gran inversor en la captura [artificial] de carbono, y uno de los retos será reducir el costo por tonelada de CO2 capturado.

¿Qué parte del objetivo de cero emisiones de carbono puede lograrse mediante mejores tecnologías y qué parte mediante la reducción del consumo?

Los países en vías de desarrollo necesitan poder proporcionar a su población alojamiento, transporte, iluminación nocturna y aire acondicionado. Es en estos países donde vive la mayoría de la gente: los países ricos representan una parte cada vez menor de la población mundial. En efecto, los países ricos podrían lograr una pequeña reducción de las emisiones de CO2 si limitaran considerablemente sus actividades, pero eso no resolvería la parte principal del problema. Incluso durante la pandemia de Covid-19, cuando se redujo mucho el tráfico aéreo, por ejemplo, apenas se redujeron las emisiones de CO2. Cuando la economía crece, seguimos contaminando más cada año. En 2019 se emitieron 51.000 millones de toneladas de CO2 y, salvo que haya un accidente, estaremos por encima en 2022 y 2023. Así que la clave, creo, es multiplicar por… ¡cero! Nunca vamos a reducir el consumo de energía a cero, así que hay que multiplicarlo por cero emisiones.

¿Debe exigirse que las “primas verdes” aparezcan en todas partes, en las etiquetas, en los productos y servicios?

No es tan fácil como en el caso de las calorías, donde se pueden comparar cifras precisas en el envase. Pero hay mucho que avanzar. Por ejemplo, la producción de acero. Nadie está desarrollando acero verde. En el caso de la electricidad, es más complicado porque si se pasa a una energía casi 100% renovable, no se ha resuelto el problema de la intermitencia cuando no hay viento o sol. Necesitamos grandes avances tecnológicos, casi milagrosos, para almacenar energía, por ejemplo.

 

 

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas
Sin Comentarios

Deje su Comentarios