Opinión

COLUMNA: Lobbying Empresarial

Educación superior y empleo: políticas en un Mundo VUCA[1]

Por José Ernesto Rangel Delgado

Se ha reiterado en distintos momentos la importancia de fortalecer el carácter estratégico de la educación superior para el empleo, pero también de la importancia de asumirnos como comunidad con el debido respeto a las culturas y los valores alrededor de la Cuenca del Pacífico. Desafortunadamente no terminamos de corregir las inconsistencias entre educación superior y empleo por medio de políticas eficientes y eficaces, cuando ya toca repensar ese vínculo debido a la pandemia de Covid-19 y del conflicto bélico en Europa que nos afecta. En este contexto, la toma de decisiones se enfrenta a un mundo complejo, volátil, incierto y ambigüo (VUCA, por sus siglas en inglés)[2].

De tal forma que hemos sido convocados, por el Consejo de Educación de Tailandia, sede del Mecanisde Cooperación Económica Asia Pacífico (APEC, por sus siglas en inglés) 2022, para tratar el tema sobre la forma en que podemos enfrentar un mundo inestable. De entrada, se nos sugiere repensar el ejercicio de la política pública y sus retos, considerando las vertientes de la dirección colaborativa para la educación y el futuro de la empleabilidad en un mundo VUCA, lo cual nos parece bastante razonable. Es así que el objetivo de esta participación es retomar a la política pública en materia de educación superior y empleo como políticas de Estado para asegurar su incidencia en el desarrollo.

Para el caso de México, por ejemplo, dichas políticas han de ser: 1). de largo plazo y ajustables al cambio (particularmente para nuestro país han de trascender los planes sexenales); 2). Su diseño ha de basarse en los acuerdos entre los diferentes niveles de gobierno, grupos sociales y fuerzas políticas del país; 3). Han de obligar a los gobiernos a considerar esta visión en sus planes de desarrollo y programas y; 4). La sociedad ha de estar comprometida a promover esas metas en diferentes esferas de acción.

Y es que, cuando se nos refiere a la política pública, casi en automático pensamos en un instrumento de la administración pública para el logro de metas específicas. Este instrumento se opera por medio de programas que implican objetivos, metas y acciones, que se asocian con un sistema de planeación nacional que tiene la tarea de orientar a la economía hacia logros socioeconómicos específicos. El plan nacional es por lo tanto un orientador que requiere llevarse a cabo para el logro de un objetivo particular. Lo cual no parece ser novedoso para el caso de México dada su presencia en la administración pública.

Considerando que lo anterior es correcto, entonces cuando se habla de la implementación de política pública en un contexto VUCA, estamos hablando de un instrumento que eventualmente ha de ser diseñado para enfrentar un mundo en cambio constante. De ahí la importancia que tiene un plan estratégico como eje rector del quehacer público, que colocado en el contexto de una dirección colaborativa para la educación y para la empleabilidad en el futuro, conduce a condiciones de mayor certidumbre.

En ese sentido, la dirección colaborativa en general y en particular en los ámbitos educativo y de empleo, implica la asociación oportuna de las distintas economías de APEC para enfrentar condiciones de volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad, lo cual resulta alentador ante el estrés que provoca el cambio acelerado. Es importante tomar en cuenta que la velocidad del proceso depende de las condiciones propias de cada economía y que la intercomunicación es crucial para avanzar.

Por otro lado, la empleabilidad, como otro de los objetivos asociados con la pertinencia de la educación superior, conlleva un enfoque de formación de recursos humanos que debe apoyarse en las tendencias globales en materia de desarrollo tecnológico y productividad a las que se encuentran asociadas las economías de APEC, siempre con respeto a las herencias culturales y de valores propios.

Para el caso de México y me parece que podría ser para el caso de otras economías en desarrollo, es necesaria una clara política industrial que permita transitar de la industria 2.0 (i2.0) a la i4.0 donde se confirma la relevancia del recurso humano, pero también la necesidad de generar una oferta educativa matizada por desarrollos regionales que permiten asegurar una vinculación apropiada entre educación superior y empleo para promover el crecimiento de los mercados interno/externo y por lo tanto el incremento de los apoyos financieros para la educación superior y el apoyo a las familias.

Para favorecer la asociación de política pública-dirección colaborativa para la educación-empleabilidad para el futuro en un entorno VUCA, se hace necesario precisar con claridad objetivos estratégicos sólidos en el marco de un pacto tipo innovación de quíntuple hélice entre la política, el sector público, la educación, el medio ambiente y la economía, para hacer viables los cambios estructurales que se requieren para enfrentar un mundo VUCA.

Esa problemática de articulación interna de la política pública se asocia con condiciones externas cada vez más inestables, que si bien históricamente caracterizan al mundo en general, hoy nos presenta el reto de repensar nuestra realidad en un contexto de volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad cada vez más explícito.

Propuesta y desafíos

Desde nuestro punto de vista, dos parecen ser los aspectos básicos para considerar y que bien pueden ser identificados como caras de una misma moneda para el cambio y posterior implementación en la política pública que nos interesa:

1.- El acelerado avance tecnológico que se requiere para el crecimiento económico basado en la generación de ganancias, y que coloca a las universidades (públicas en particular) ante la necesidad de pensar en un grado de pertinencia mayor y en grados de empleabilidad de sus egresados adecuados a la demanda, pero apoyados en una política orientadora que rige los destinos de la economía en la materia.

2.- La sociedad espera recibir apoyo de las universidades ante la pérdida de valores provocada por un sistema económico que ha puesto énfasis en un materialismo extremo y que ha impactado en los programas educativos de las universidades: el enfoque utilitario del modelo de competencias es un ejemplo, ya que llega a colocarse contrario al fortalecimiento de valores que no deben ser dejados de lado en el proceso de desarrollo económico y que dicho enfoque no desconoce. Al parecer el problema aquí está en la interpretación y aplicación que se hace del modelo.

Es decir que, prioritariamente se hace necesario repensar y rearticular el sistema educativo desde fondo. En este sentido y siguiendo a Morin, habría que considerar lo siguiente:

a) En primer lugar la importancia de enseñar el conocimiento del conocimiento, que se encuentra asociado a la importancia de conocer, ya que no basta con repetir, sino que se requiere el tránsito a la comprensión. Se trata de armar cada mente para el combate vital por la lucidez.

b) Se tiene que promover un conocimiento capaz de abordar los problemas globales.

c) Promover un proceso de enseñanza de la condición humana y su pertenencia terrenal, en la búsqueda de un mayor respeto por el medio ambiente y un mayor conocimiento del ser humano en tanto entidad de orden físico, biológico, psíquico, cultural, social e histórico.

d) Tomar conciencia de la incertidumbre y de las situaciones adversas, lo que nos hace avanzar positivamente.

e) Enseñar tanto la comprensión intelectual (objetiva, asociada con el conocimiento) como la humana (intersubjetiva), para disminuir al mínimo el riesgo de materialización en las decisiones del ser humano.

f) Enseñanza de una conciencia planetaria en un clima democrático y de respeto, y tolerancia a la diversidad y a los antagonismos desde una visión crítica, positiva y creativa.

g) Favorecer una concepción humanista de las tecnologías y las redes sociales en todos los niveles educativos.

Todo ello para sumar esfuerzos y enfrentar condiciones de inestabilidad extremas que en principio requieren una clara dosis de control por medio de planes y programas estratégicos eficaces y eficientes que puedan ir sorteando las condiciones que impone un mundo VUCA y por otro el aseguramiento de las condiciones tanto de orden cultural como de valores, en las que viven los usuarios potenciales de las universidades.

Ciertamente la relación de la educación superior con el empleo es una función que permite atender las demandas de la sociedad en materia de mercado de trabajo. Sin embargo, deseo hacer un énfasis mayor en la relevancia de la formación en valores y aspectos culturales asociados con la naturaleza humana de los individuos que se encuentra en juego por el carácter inestable de un mundo VUCA, pero particularmente por aquellos impactos contraproducnetes de los avances tecnológicos.

El diseño, implementación y evaluación de políticas de educación superior y empleo son el eje que articula la toma de decisiones ante un mundo VUCA. En torno a este eje se entiende el desarrollo de la dirección colaborativa para la educación superior y la empleabilidad para facilitar las multi alianzas que se requieran entre las economías de APEC, considerando las cadenas internas y externas de valor para incluso ir más allá de lo objetivos para el desarrollo sustentable, siempre colocando a la educación superior como el proceso socioeconómico que aporta a las relaciones transpacíficas.

La planeación estratégica, sumada a la ética de un recurso humano formado para el seguimiento de su aplicación, favorece la aplicación eficaz y eficiente de las políticas públicas en materia de educación superior y empleo en el contexto de un mundo VUCA.

*Para todo diálogo o contribución a esta columna pueden dirigirse al correo electrónico omar_perez@ucol.mx, investigador de la Facultad de Contabilidad y Administración Colima de la Universidad de Colima, México.


[1] Presentado en APEC Education Conference (2022)

[2] Curiosamente el término VUCA, aparece después de la Guerra Fría, a principios de los años 90 del siglo pasado, cuando parecía que el capitalismo la había ganado y comenzaban tiempos de estabilidad bajo el dominio indiscutible de la hegemonía norteamericana.

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

Print Friendly, PDF & Email
Mira también
Cerrar
Botón volver arriba