Opinión

COLUMNA: Lobbying empresarial

Compraventa sustentable: estrategias de compra redituables

Por Omar Alejandro Pérez Cruz

Las redes sociales comúnmente muestran influencers, los cuales exponen estrategias para comprar barato y vender en línea, a precios de mercado; generando ganancias sustanciales. La venta de ropa de artículos para mascotas, el sector de salud y productos de belleza, así como los planificadores y los cuadernos; son algunos de los productos que marcan las tendencias de las ventas online en el 2022. Productos antes minimizados, hoy ante la necesidad de reducir el contacto humano, han logrado posicionarse entre los más vendidos en los últimos 2 años. Así, de esta tendencia ha terminado emergiendo la moda cada vez más fuerte de comprar para vender, y generar ingresos adicionales a través de la reventa.

¿Por qué comprar barato para vender más caro?

Esta estrategia es básica en la gestión de los negocios, la cual es utilizada para aumentar las ganancias de cada producto incluido en su catálogo comercial. De este modo, las ventas en línea permiten realizar una comparación de productos (benchmarking) en tiempo real, donde es posible investigar en la web o en empresas físicas, cualquier tipo de productos que estén por debajo del precio de mercado, para posteriormente ofertarlos a un mayor precio. Si se sabe que artículos adquirir y dónde encontrarlos, el margen de los dividendos puede ser suficientemente buenos para emprender un negocio con esas estrategias de compraventa.

El proceso de gestión para investigar el mercado y seleccionar los artículos que ofertará en su negocio, así como la constante monitorización de los productos, los proveedores y los precios ofertados en el mercado, es un paso fundamental para posicionar su estrategia de compraventa de forma beneficiosa.

La idea subyacente de esta perspectiva es que el (la) emprendedor(a) contacte proveedores confiables para ubicar los mejores precios de forma tal que sea posible desplazar el producto en la cadena de suministros. El know-how está en ubicar artículos de la calidad y el precio indicado acorde al segmento de mercado determinado, vendiéndolo así a un precio mayor.   

No obstante, la estrategia de comprar bajo y elevar los precios de venta debe estar sujeta a los requerimientos del mercado, supervisando constantemente los precios y artículos de la competencia. El verdadero reto de esta supervisión es que los márgenes de precios de la competencia se mantengan observados para poder generar una estrategia conveniente, que permita el vendedor ampliar sus ganancias.

En este punto, no se debe confundir caro con costoso, toda vez que lo caro hace referencia a la discrepancia entre el precio de un producto o servicio y el valor del mismo; percibiendo que el pago es mayor a lo que realmente se está recibiendo. Esto explica que el valor del producto no garantiza calidad o eficiencia. La principal característica de un producto caro es su baja calidad o eficiencia. Sucede que, al utilizar el producto o servicio, se percibe que el precio pagado fue mayor de lo que en realidad valía.

Por su parte un artículo es costoso cuando se percibe que el precio de un artículo es congruente con la calidad o eficiencia de este, a pesar de su precio elevado. Es decir, que por el precio pagado se garantiza recibir calidad y eficiencia; con lo cual se está pagando un valor justo. Un ejemplo de esto se tiene en la compra de automóviles tipo sedán, de las marcas Toyota y BMW. El precio de los autos puede ser elevado con respecto al segmento de autos sedan existentes en el mercado (Nissan, Kia, Chevrolet, Ford, Renault, entre otros), sin embargo, en el segundo caso de este ejemplo, se estaría comprando un automóvil costos, donde el precio corresponde a una calidad y eficiencia esperada.

De este modo, no es posible especular con los precios de venta a voluntad, debido al impacto que ocasionan en la imagen del articulo que se oferta. Y es que, así como uno implementa la estrategia, de igual modo la competencia siempre buscará la manera de vender a precios bajos para enganchar clientes, no obstante, el know how continúa permaneciendo en las estrategias de compra.

¿Cómo mantenerse al día con las tendencias del e-commerce?

Antes de pensar en que producto vender, se debe reflexionar en los siguientes aspectos: ¿Qué productos de mi actual cartera, pueden comercializare vía e-commerce? ¿Mi segmento de clientes está orientado a compras en línea? ¿Qué productos que están en tendencia completan mi cartera de productos?

Si bien las tendencias online pueden resultar atractivas, es importante mantener un stock de productos ancla, artículos que se ofertan permanentemente en el negocio. Esto debido a que la oferta de servicios debe ser complementaria y “sin esfuerzo”, así como la rotación de productos debe ser dinámica, donde los productos comprados se desplacen rápidamente por nuestro espacio físico o virtual.

¿Un buen consejo? Ubicar artículo en tenencia parecidos a los que sus clientes ya compran. Una vez ubicados, y que sean complementarios al catálogo actual, orientarse a un segmento específico de clientes y poder motivar a sus clientes a tomar decisiones de compra.

De este modo, ¡vende, vende, vende!

*Para todo diálogo o contribución a esta columna pueden dirigirse al correo electrónico omar_perez@ucol.mx, investigador de la Facultad de Contabilidad y Administración Colima de la Universidad de Colima, México.

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba