COLUMNA: Lobbying Empresarial

Estrategias de recuperación económica ante el Covid-19

Por Omar Alejandro Pérez Cruz

Ante el surgimiento del Covid-19, los Gobiernos a nivel mundial debieron hacer frente a los impactos de esta pandemia y buscar estrategias para reactivar la economía. En el caso de nuestro país, se han implementado diversos programas para la entrega de créditos a micro y pequeños empresarios.

El otorgamiento de estos incentivos ha sido una de las políticas económicas que el Gobierno de México ha implementado tras el surgimiento de la emergencia sanitaria por el Covid-19. A la par de esta política económica, el Gobierno federal ha generado información estadística sobre el tema, con la finalidad de contar con elementos para la toma de decisiones en cuestión de políticas públicas. A través del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), se desarrolló la Encuesta sobre el Impacto Generado por Covid-19 en la Empresas (ECOVID-IE), la cual tienen el objetivo de obtener datos sobre el impacto de la contingencia sanitaria por el Covid-19 en el ecosistema empresarial del país, de este modo, el citado instituto abre al público los factores empresariales y de percepción económica, para que, a los empresarios, investigadores y/o interesados en la materia, puedan generar estudios nacionales e internacionales sobre la materia.

Con las consabidas implicaciones que la pandemia ha generado, la aplicación de la encuesta ha tenido un ritmo constante que ha permitido generar información en tres periodos durante la contingencia: abril y agosto de 2020 y febrero de 2021. De este modo, la encuesta ofrece un panorama general con información de primera mano sobre el último año de contingencia y el impacto económico y social que se ha percibido en el país, por lo tanto, la información muestra variaciones de un periodo a otro, debido a la dinámica propia del fenómeno investigado.

El objetivo de esta columna es analizar los resultados de la ECOVID-IE, así como los principales programas de apoyo del gobierno federal que se presentaron en el escenario empresarial mexicano, desde el inicio de la contingencia sanitaria.

Con respecto a la ECOVID-IE, muestra que el 97% de las empresas implementó medidas sanitarias, sin embargo, el principal impacto en las empresas es en el rubro de los ingresos, ya que el 74% de las empresas perciben esta afectación. 50% de estas entidades económicas también perciben que han visto disminuida su demanda de productos y/o servicios, ocasionadas también por un 30% de baja en los insumos necesarios para su producción; lo cual ocasionó que más del 15% de las empresas, tomaron la decisión de cerrar sus operaciones de manera temporal o parcial.

De acuerdo con la información oficial disponible en las plataformas del Gobierno federal, tres fueron los programas principales que la Secretaría de Economía implementó 30 Programas y Proyectos Prioritarios del Gobierno de México, una parte de estos programas son los microcréditos para el Bienestar: Tandas para el Bienestar, Crédito a la Palabra, Apoyo Solidario a la Palabra y Mercados Solidarios. Con estos programas el gobierno federal ha tenido el objetivo de tratar de mantener en operaciones los micro y pequeños negocios ante la contingencia sanitaria del Covid-19. La ruta de acceso a estos créditos es a través de la Secretaría de Economía, la cual hace llegar el recurso de estos créditos a la Tesorería de la Federación (TESOFE), la cual canaliza a los bancos autorizados a dichos programas de microcréditos para ser depositados en una cuenta bancaria a disposición de los beneficiaros.

El primer programa son las Tandas para el Bienestar y buscan contribuir a la consolidación de las actividades productivas de los ciudadanos que participan en otros programas federales como: Modalidad Mes 13, Jóvenes Construyendo el Futuro (JCF), o aquellas personas que cuenten con un Micronegocio (Modalidad Consolidación) a través de Apoyos de financiamiento y, subsecuentemente mediante la asesoría y la capacitación. El Esquema de entrega de Apoyos se dispensa en 4 tiempos y va desde 6,000 a 20,0000 mil pesos en un tiempo de reembolso de 10 meses entre monto de apoyo.

El programa de Crédito a la palabra impulsa negocios familiares con inyección de capital para que sus empresas se mantengan operando en este periodo de contingencia. El monto del crédito es de $25,000 pesos que se distribuye en 3 años, a una tasa del 6.5% de interés anual. Son elegibles aquellos negocios con más de 6 meses de operación y que no pertenecen al sector agropecuario.

El programa Apoyo Solidario a la Palabra, se realiza a través de la Dirección de Incorporación y Recaudación del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Se otorgan créditos por un monto de 25 mil pesos, los cuales se han otorgado principalmente a microempresas con una planta de entre 1 y 10 trabajadores.

Finalmente, el mercado solidario es un mecanismo comercial y un espacio de socialización que, si bien no otorga apoyos monetarios, propicia los encuentros e intercambios de información, que facilita la inteligencia de mercados y fortalece redes sociales y comerciales. Estos mercados solidarios también están dirigidos al fortalecimiento de las micro, pequeñas y medianas empresas (MiPyME´s).

Sin embargo, a pesar de todos estos programas expuesto hasta el momento, de acuerdo con la ECOVID-IE, el total de empresas que han solicitado apoyos o algún tipo de ayuda económica disminuyó de abril de 2020 a marzo de 2021, al pasar del 7.8 al 3.8%. La encuesta señala que, de acuerdo con la opinión de los empresarios, el 66.3% de éstos menciona que el tipo de apoyo que más urge para subsistir a la contingencia sanitaria es el relacionado con los apoyos fiscales. Le sigue un 34.1% que solicita apoyos económicos directos como estrategia económica para la contingencia sanitaria.

La razón de esta disminución de las solicitudes de crédito y apoyo económico, la encuesta señala que el 51.5% considera que las tasas de interés son muy altas; 44.5% señala que no accede a créditos por la falta de disposición de proveedores para otorgarlos; igualmente, un 44.5% no solicita crédito por el elevado riesgo de no poder cubrir sus compromisos económicos.

Respecto a las expectativas económicas para los próximos seis meses, el 53.8% de los empresarios considera que sus ingresos permanecerán igual en un escenario aún incierto; 28.7% se encuentran optimistas al considerar aumentos en sus ingresos; y un 17.5% ven un escenario pesimista donde sus ingresos disminuyen.

En este sentido, los programas de créditos expuestos en esta columna tienen la afinidad de contribuir a la operación de las micro y pequeñas empresas (PyME´s). Las diferencias de estos programas radican en la cantidad de apoyos financieros y el tiempo entre la dispensación de estos apoyos. Estas características pueden favorecer de formas variadas a los beneficiarios, dependiendo de sus capacidades de gestión de esos apoyos y de la dinámica de sus los sectores económicos en los que participan. De forma tal, que el otorgamiento de créditos (entre 5,000 y 25,000 mil pesos) fue la principal estrategia para reactivar la economía ante la contingencia sanitaria.

Sin embargo, resulta evidente que el apoyo a las MiPyMES resulta insuficiente para hacer frente a la crisis económica. De este modo, se requieren acciones adicionales para el fortalecimiento de las MiPyME´s. Los apoyos fiscales son una demanda real de parte de la comunidad empresarial, y que permiten una cobertura más amplia de los generadores de empleo y los principales afectado en esta emergencia sanitaria.

*Para todo diálogo o contribución a esta columna pueden dirigirse al correo electrónico omar_perez@ucol.mx o teodoro_reyesf@ucol.mx, investigadores de la Facultad de Contabilidad y Administración Colima de la Universidad de Colima, México.

 

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas