Opinión

COLUMNA: Lobbyn Empresarial

La inversión extranjera directa de Estados Unidos de América en México

Por Dr. Ángel Licona Michel

México y EUA al igual que todos los países requieren interactuar con los mercados internacionales por medio de las exportaciones e importaciones, porque no son autosuficientes para producir todo lo que su población requiere, de igual manera no pueden consumir todo lo que sus empresas producen, además necesitan hacer crecer su mercado por medio de más productores y consumidores. Entonces bajo esa necesidad es que los países promueven sus exportaciones, para que éstas les ayuden en la obtención de recursos que les posibiliten a cubrir los montos a pagar por sus importaciones, la interacción de las ventas y las compras que realizan los mercados de México y EUA contribuyen en la expansión de sus mercados, al igual que al crecimiento de la economía.

México en su búsqueda por mantener una dinámica positiva que estimule las actividades productivas en todo su territorio, se relaciona económica y comercialmente con países de todo el planeta, ello le permite impulsar las exportaciones e importaciones, concentrando el comercio exterior con EUA, país con el cual en conjunto con Canadá en 1992 firmaron el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) que les ha permitido incrementar el flujo del comercio y las inversiones desde mediados de la década de los años noventa.

Tanto del propio país de EUA, como de otros países de Asia y de Europa que establecen empresas en dichos estados y hacen crecer la producción generando economías de escala, que incrementan la oferta de bienes al igual que de servicios favoreciendo la expansión de los mercados. EL TLCAN, desde que llegó a la presidencia de EUA Donal Trump se sometió a revisión y en el año 2018, los tres países llegan a un nuevo acuerdo para tratar de seguir favoreciendo las transacciones comerciales, denominando al nuevo acuerdo como Tratado México-Estados Unidos-Canadá (T-MEC), el cual fue ratificado por los Congresos de México en junio de 2019, EUA y Canadá en los meses de enero y marzo de 2020.

El T-MEC al igual que el TLCAN incluye los tres países México-Estados Unidos-Canadá, pero la investigación la hemos enfocado sólo al análisis del comercio y de la distribución de la IED de EUA en México, porque es con el país que se tiene más comercio, exportando México a dicho mercado en 2018 el 79.5 por ciento de sus ventas totales al exterior, de igual manera le importa aproximadamente el 46.5 por ciento de los bienes que se consumen en México, necesarios para la dinámica de la estructura económica mexicana.

Haciendo crecer el mercado, así como la especialización del trabajo mexicano para que las exportaciones sean mayores a las importaciones. La dinámica del intercambio comercial entre México y EUA genera un flujo de IED que convierte al país de EUA en el principal inversor en territorio mexicano, distribuyendo sus capitales en los 32 estados3 que conforman al país de México, contribuyendo al incremento de las transacciones de bienes y crea una relación económica más estrecha entre las dos naciones.

Es así, que, en esta columna, se busca analizar el comercio de EUA y la distribución de la IED en México durante los años de 2000 al 2018, que muestre la dinámica de las exportaciones e importaciones, así como la distribución de los montos de IED de EUA en México, contribuyendo al análisis de oportunidades y desafíos que presenta la relación comercial para las compras y ventas entre las empresas de ambos países.

En este orden de ideas, el comercio de México con EUA mantiene una dinámica creciente y con saldo favorable para el país azteca. Las exportaciones en promedio de 2001-2018 presentan un crecimiento de 5.3 por ciento, las importaciones de 3.5 por ciento, la balanza comercial de 11.7 por ciento y el comercio total de México con EUA de 4.5 por ciento. Los dos países mantienen una relación muy estrecha que favorece el intercambio de mercancías y que las exportaciones del mercado mexicano se concentren en EUA, siendo éstas el 79.5 por ciento en 2018 y en este mismo año México importo del mercado estadounidense el 46.5 por ciento de las compras totales que se hacen del exterior. La dinámica alcista en el valor de las transacciones comerciales entre México y EUA permite que ambos países continúen con el T-MEC, el cual continuará motivando el impuso de las exportaciones e importaciones con balanza comercial positiva para México. Sobresaliendo la venta de productos relacionados con la industria automotriz, así como la industria electrónica, al igual que productos vinculados con la parte de eléctricos; reactores nucleares, calderas, maquinaria; combustibles minerales, aceites, productos de destilación; aparatos ópticos, fotográficos, técnicos, médicos; muebles, iluminación, cerveza, tequila, edificios prefabricados; plásticos; verduras comestibles, raíces y tubérculos; frutas comestibles, nueces y cáscara de cítricos, entre otros.

De igual manera que las ventas se concentran en el mercado de EUA, lo mismo acontece en las compras que necesita México del exterior, representando las importaciones provenientes de EUA en 2018 el 46.5 por ciento, concentrándose éstas compras, en la adquisición de bienes relacionados con la industria electrónica y automotriz, al igual que en productos vinculados con reactores nucleares, calderas, maquinaria; combustibles minerales, aceites, productos de destilación; plásticos y sus manufacturas; aparatos ópticos, fotográficos, técnicos, médicos; artículos de hierro, hierro y acero, al igual que en productos químicos orgánicos, entre otros que son necesarios para la estructura productiva mexicana y que se complementan con los bienes que posteriormente serán exportados al propio mercado de EUA, como al resto del mundo.

El comercio entre los dos países contribuye para que la IED de EUA en México tenga presencia en los 32 estados, concentrándose los montos de la inversión en Ciudad de México, Nuevo León, Estado de México, Chihuahua, Baja California, Tamaulipas, Coahuila, Sonora, Puebla, Querétaro, Jalisco y Guanajuato, lugares en los cuales existe una alta participación de las industrias manufactureras que les permite convertirse en polos de atracción de la IED que impulsa el crecimiento de las transacciones comerciales. Por lo tanto, los dos países necesitan continuar dando apertura en sus mercados para que la economía siga creciendo y dinamizando el mercado externo al igual que el doméstico, y la apertura siga siendo el puente que conecta y fortalece los lazos impidiendo no prosperen las tentativas de proteccionismo que puedan surgir en la escena internacional, de igual manera robustecer economías de escala, que incrementan la oferta de bienes y de servicios, estimulando la expansión de los mercados.

Con el análisis anterior, sobre la dinámica de las exportaciones e importaciones, así como la distribución de los montos de IED de EUA en México, estas notas contribuyen a la reflexión en el contexto de las oportunidades para las empresas, en la relación comercial para las compras y ventas que puedan ampliar el horizonte de las inversiones que se han concentrado en los servicios financieros, industria automotriz, industria química, comercio al por menor, industria de bebidas y tabaco, industria alimentaria, sector eléctrico y aeroespacial. Para transitar en inversiones de la industria 4.0 que se vinculen con los sectores productivos, impulsando la oferta y demanda de más bienes que hagan crecer el mercado y la especialización del trabajo mexicano al igual que de su ingreso per cápita.

 

Para todo diálogo o contribución a esta columna pueden dirigirse al correo electrónico omar_perez@ucol.mx o teodoro_reyesf@ucol.mx, investigadores de la Facultad de Contabilidad y Administración Colima de la Universidad de Colima, México.

 

 

 

 

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

 

 

Print Friendly, PDF & Email
Mira también
Cerrar
Botón volver arriba