El Comentario - Universidad de Colima

COLUMNA: Loobying Empresarial

Data Sharing: Compartir los datos de las investigaciónes
Por Omar Alejandro Pérez Cruz

El compartir los datos (Data Sharing) es información que puede ser aplicada, reorganizada y distribuida de forma abierta por cualquier persona interesada en el tema. Esta forma de cooperación se da de manera libre conforme a los requerimientos de libre licencia y es compartida de la misma manera en que surgen. En esta columna se explica el concepto de compartir datos, qué son los datos de investigación y los beneficios económicos y sociales de compartirlos. Se exponen las ventajas e inconvenientes de compartir datos y el procedimiento para llevar a cabo esta práctica.
¿Qué es compartir los datos?
El compartir los datos hace referencia a la libre disponibilidad de los datos para ser consultados, utilizados y/o reutilizados por otras personas interesadas en el tema. Se relaciona con otros términos, como open access (acceso abierto), data mining (minería de datos), Knowledge Discovery in Databases (Conocimiento descubierto en bases de datos) y open government data (datos gubernamentales abiertos). El acceso abierto (OA por sus siglas en inglés, Open Access) es la disponibilidad libre y gratuita de la información mediante recursos digitales, así como el consentimiento explícito para que todas las personas puedan hacer uso de ella sin restricción alguna. Cualquier tipo de contenido digital puede estar compartido en acceso abierto: éstos pueden ser textos, códigos, software, modelos, ecuaciones, algoritmos y manuales de operación. Aun cuando el contenido digital es mayormente texto, ha sido tendencia que el contenido digital integren de manera conjunta textos, imágenes, datos y archivos multimedia. Así mismo, el acceso abierto también abarca contenido no académico como podcast, audio, video y obras literarias.
El open access ha ocupado últimamente los medios de comunicación y la prensa. Por ejemplo, en enero de 2018 se publicó en la mayoría de los países de Latinoamérica, el acceso abierto de los datos a reducido sus porcentajes. Esta tendencia excluye a los líderes regionales de México, Brasil, Uruguay y Colombia, los cuales destacan como competidores tradicionales en el tema de libre acceso a la información. De manera particular, México y Uruguay se posicionan en los primeros lugares debido a la implementación de políticas públicas centradas en la eficiencia de los servicios públicos que impacten en las demandas de la ciudadanía mediante mejoras regulatoria. En contraparte, Latinoamérica también presenta dos desplazamientos muy significativos en el ranking global: Chile que cae a las posiciones número 15 y Argentina que se ubica en la número 16. El análisis sobre los rankings en Latinoamérica, propone que las naciones con mejor desarrollo económico influyen más en el desempeño de las gestiones sobre datos abiertos.
Estrategias como las de Open Knowledge International, una ONG orientada a generar valor a través de la apertura de los datos a la sociedad, impulsa iniciativas ciudadanas para poner a disposición de la sociedad los datos públicos para facilitar la tomar de decisiones sobre problemáticas sociales, de forma tal que un dato es abierto o libre, cuando una persona lo utiliza, reúsa y comparte, únicamente con la finalidad de atribuir y compartir. Es así que el compartir datos, se impacta en la educación, los sectores productivos, la sociedad y la ingeniería social, potencializando así, la utilidad de los datos resultados de investigaciones.
¿Qué son los datos de investigación?
No existe un conceso entre las disciplinas científicas participantes sobre este concepto. De acuerdo con la CEPAL, se consideran datos de investigación a la información o contenido que ha sido identificado, recolectado y generado para ser analizados y producir resultados de investigación originales. Sin embargo, hay que recordar que no existe un consenso, y que diferentes áreas del conocimiento o colectivos empresariales pueden discrepar en la comprensión de este término. De este modo, puede haber grandes diferencias entre lo que constituye un dato para profesionales de las humanidades, las artes o las ciencias puras. En cualquiera de estas profesiones, es importante tener en cuenta que los datos pueden ser de tipo cuantitativo o cualitativo, y que pueden ser en formatos físicos o digitales.
También es importante tener en cuenta que los datos puedes ser: sin procesar, procesados y analizados. Los datos primarios o sin procesar, es información original que han sido recabada pero aún no se procesa ni analiza. Algunos ejemplos son los registros sonoros, observaciones, notas de campo o datos de experimentos.
Los satos procesados son aquellos que han sido digitalizados, traducidos, transcritos, limpiados, validados, verificados y/o anonimizados. Finalmente, los datos analizados, son modelos, gráficos, tablas, textos u otros, que han sido creados a partir de los datos primarios y procesados, y que se pretende sean de ayuda en el descubrimiento de información útil, la presentación de conclusiones y la toma de decisiones.
¿Por qué es importante compartir datos de investigación?
Compartir datos de investigación resulta trascendente por varias razones. La primera es por la capacidad para generar información, y debe recordar que la información es poder. Se debe recordar que el Open Access y el data sharing ha sido responsable de muchos productos de software importantes utilizados a nivel mundial, como el sistema operativo Linux, el navegador web Firefox, la Wikipedia y el gestor de referencias bibliográficas Zotero.
Así, son también razones de responsabilidad humana o razones humanitarias para compartir datos de investigación y datos clínicos, como, por ejemplo, ante la aparición de epidemias, para que sean controladas lo más rápido posible. Compartir datos es especialmente importante en los ensayos clínicos.
Si toda la información sobre los ensayos clínicos se compartiera en abierto, se evitaría la repetición de costosos ensayos que utilizan las mismas intervenciones sanitarias que se utilizaron previamente, reduciendo el coste y mejorando la eficiencia.

Para todo diálogo o contribución a esta columna pueden dirigirse al correo electrónico omar_perez@ucol.mx, teodoro_reyesf@ucol.mx investigadores de la Facultad de Contabilidad y Administración Colima de la Universidad de Colima, México.

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas