COLUMNA: Marcaje Personal

Por Ismael González

Un clásico que no define nada

Es semana de clásico español, es la última vez en la temporada que se enfrentarán Barcelona y Real Madrid, al menos en la Liga española, y la cosas han dado un giro especial, que hacen que este partido, que de por sí ya es atractivo, se vuelva aún más, aunque eso sí, no con el clásico, el panorama en la Liga está definida.

En cualquier otra ocasión, este clásico definiría mucho rumbo al cierre de temporada, pero ante tal irregularidad de estos dos equipos, el título en España está lejos de definirse. Tanto Barcelona como Madrid pueden caer ante casi cualquier equipo, por lo que lo único seguro es que nada está escrito.

Este fin de semana pasado, el Real Madrid perdió el liderato y llegará al Bernabéu a enfrentar al Barcelona con dos puntos de desventaja. Increíblemente el equipo de Zidane dejó ir tres puntos en el Ciudad de Valencia, ante un Levante que supo cómo jugarle a los merengues y terminó por sacar una victoria por la mínima.

Del otro lado, el Barcelona dio su mejor partido en la era Setién ante el Eibar y los terminó goleando 5-0, con una exhibición magistral de Messi que anotó cuatro goles. Aún con el incendio que trae el Barça a nivel directivo, el equipo ha mostrado que se puede aislar de cualquier problemática interna y responder en el campo.

Hace 15 días, cualquiera pensaría que los merengues llegarían mejor al clásico español que el Barcelona, que acababa de cambiar de técnico y que no se veía que los jugadores entendieran al 100% el sistema que quiere imponer el técnico nacido en Santander.

Pero ahora todo ha cambiado, el club blaugrana se vio sólido, con un equipo que se ve liberado y sin tanta presión, y con un Messi que ha encontrado de nueva cuenta la chispa goleadora y que llegará enrachado al Santiago Bernabéu, del que tiene muy buenos recuerdos.

Con dos puntos de diferencia entre el primer y segundo lugar, el ganador podría llegar a cinco puntos de ventaja, pero sigue sin ser una ventaja que pudiera representar el inicio de los festejos para uno u otro equipo.

Ambos cuadros tendrán partido de Champions League, antes de llegar al clásico, lo cual será el último ensayo para demostrar qué tan bien o qué tan mal llegarán al domingo. El Barcelona jugará hoy ante el Nápoles, mientras que mañana los merengues enfrentarán al Manchester City, en un duelo que además de interesante, luce como un reto complicado para los dirigidos por Zidane.

Aficionados culés y merengues pueden estar tranquilos, aunque una victoria en el clásico puede significar mucho en el ambiente y ánimo de su respectivo equipo, aún nada se definirá en caso de que uno u otro gane. Queda mucho camino y muchas piedras que tendrán que sortear ambos.

Twitter: @ismagonzalezMX

Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas
Sin Comentarios

Deje su Comentarios