COLUMNA: Marcaje Personal

Por Ismael González

El Barça sin planificación y humillándose

Ha quedado claro en lo que va de este mercado de fichajes, que el Barcelona no tiene planificación deportiva y toma decisiones con la cabeza caliente y sin ver las posibles consecuencias de sus movimientos.

Es increíble que este club cambie tan rápido de parecer, que hace unas semanas no tenían intención de firmar a Neymar y hoy pongan las finanzas del club en juego, por el capricho de unos cuantos jugadores del vestidor y por la preocupación de que el brasileño no acabe vestido de blanco.

A esta directiva le pintaron la cara hace dos años con la partida de Neymar, todo Europa se burló de ellos y les subieron el precio de todos los jugadores por los que preguntaban. Es increíble que esta directiva se siga planteando como prioridad el traer al tipo que los dejó con un proyecto en construcción.

Esta directiva está poniendo a jugadores en una operación que ya de por sí es complicada, con un técnico que piensa que el brasileño no es prioridad y con la misión de traerle a Messi lo que quiere, sin importar cuánto afecte esto al club.

El Barcelona ha dejado ir a Coutinho, un futbolista por el que hicieron todo y que la culpa de que el ex del Liverpool no funcionara en el cuadro catalán, se reparte entre el jugador y el técnico.

Terminan colocándolo en el Bayern y argumentando que ha sido una operación positiva. Esto es el colmo del cinismo, pagaste más de 110 millones por un jugador que costaba 80, te funcionó a medias una temporada y en la segunda decidió pelearse con la afición en lugar de jugar.

Ahora, por si fuera poco, terminan reforzando a un rival directo en Champions, fue una operación totalmente negativa para los blaugranas y les queda el ridículo que han hecho.

Me parece ridículo que el Barcelona quiera traer a Neymar y más ridículo quererlo traer para que no acabe en el Madrid. Bartomeu y su directiva tiene que dejar de lado esos juegos y concentrarse en tener finanzas saludables y un equipo competitivo para pelear los tres torneos.

En lugar de estar de vacaciones, Bartomeu debería de tomar el primer vuelo a Barcelona y poner orden, porque mientras él vacaciona, su directiva ya fue a París a hablar con el PSG, ya se les fue Coutinho y Valverde dio tres días de descanso después del papelón que hizo este equipo en la primera jornada ante el Athletic, haciendo que Dembélé y Suárez se fueran a Senegal y Marruecos, respectivamente.

Si con la intensidad con la que el Barça busca a Neymar calificaran a Valverde, hace rato que el técnico estaría fuera de la institución. Sigo sosteniendo que el problema más grande del club catalán está en su banquillo y se llama Ernesto Valverde.

Es un técnico que no tiene lo que se necesita para dirigir un equipo de la magnitud del Barcelona, no tiene carácter, no tiene personalidad, es un técnico frío y en los momentos importantes no responde.

Este Barcelona se tiene que comportar como el club grande que es, dejar de conceder caprichos a gente que no merece una segunda oportunidad y hacer que el club funcione mejor de lo que funcionaba ayer.

Twitter: @ismagonzalezMX

Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas
Sin Comentarios

Deje su Comentarios