Opinión

COLUMNA: …Nosotros

Por J. Ángel Ramírez López

La educación elemental y los tiempos de redactar

  • La escritura está pasando de moda
  • Ortografía y sintaxis, ¿para qué?

En las Normales de Maestros de los años 70 y 80 era una necesidad, gusto y satisfacción escribir bien, empezando por la caligrafía. En todos los semestres la maestra o maestro de Español le tocaba enseñar caligrafía, ortografía y sintaxis, pero además, todo lo relacionado con cartas y correspondencia, pues el profesor era la autoridad en el rancho.

Y si bien, se tenía a la autoridad municipal, estatal o federal, en la comunidad, contaba mucho el comisario, pero más, por su personalidad y calidad para hablar y escribir, el profesor, que de hecho era la autoridad para elaborar discursos, textos persuasivos y documentos para el pueblo, y también recibir a las autoridades que visitaban el lugar.

Entonces aquellos maestros de Español se ufanaban por enseñar a hablar, a escribir con letra manuscrita, script y mayúscula. Para ello nos pedía una libreta sin raya y lápiz, ya que se escribiría en el pizarrón de manera derecha, sin importar que no haya líneas, mientras que las letras redonditas, retas y bien curveadas, es decir, con buena caligrafía.

En nuestros tiempos, era una falta de respeto del profesor escribir con fea letra y con faltas de ortografía, de tal manera que en esos años todos los niños de primero a tercero de primaria escribían impecable, de lo contrario no pasaban esa materia; también nos tocó pedir a los alumnos una libreta blanca y una de doble raya para empezar a escribir.

El profesor (a) de primero de primaria era el responsable de que en Español los niños empezaran haciendo palitos, bolitas, resortitos, gatitos, osos, pinitos, cercados, mallas o culebritas, etcétera, ya que era una forma de que el chico soltara la fluidez de la mano y que trabajara en armonías el aparato psicomotriz. Aprendía a escribir las primeras letras.

Ese arte de la caligrafía me lo llevé a la secundaria y bachillerato, donde como si fuera primaria, enseñaba a los alumnos a hacer palitos y bolitas y todo lo de primero de primaria, porque parece que en las Normales de hoy o por el mal de los docentes, ya no enseñan a escribir bien, y he tenido alumnos bachilleres que parecen de primero de primaria.

Y si eso es en caligrafía, el problema lo he tenido en cuestión de ortografía, acentuación y sintaxis, pero mientras que muchos docentes se hacen a un lado porque no les corresponde enseñar eso, aduciendo que “ya lo deben de saber”, yo digo que no lo saben porque no lo escriben, por lo que, siendo docente de Español, yo enseño esos temas.

Pierdo unas semanas pero gano a muchos alumnos educados “al vapor”, y por eso me da gusto, a décadas de haber sido docente de muchos, que algunos se acuerden y me digan que por la materia impartida en su profesión les ha ido bien, cuando menos hablando y escribiendo, y eso es el aliento, la satisfacción espiritual, como si fuera oro molido.

Y hoy, los nuevos profesores ya no escriben bien, mucho menos saben de reglas o de caligrafía, porque en realidad, esto último de nada les sirve, si los trabajos son por computadora, sobre todo por la educación a distancia por la pandemia del Covid-19, y pensaríamos que los de Español se defienden, pero no es así en la mayoría de los casos.

Y los niños y la gente de hoy ya trabajan por tablet, celular o computadora, utilizando el internet y las redes sociales, y entonces, décimos con nostalgia, que la lengua escrita y sus normas pasarán a la historia, y le diremos adiós a la caligrafía, a la ortografía, acentuación y sintaxis ante la moda de las técnicas de información y comunicación (TICS).

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba