Opinión

COLUMNA: …Nosotros

Embarazos Prematuros, en Lugar de la Educación

Por J. Ángel Ramírez López

  • En plena pandemia, abandono de escuelas
  • Un millón 400 mil jóvenes no regresarán al aula

Datos reveladores para quienes tienen un pensamiento firme, estable y futurista para las nuevas generaciones. Dice la directora de Educación Media Superior y Superior de la Secretaría de Educación, Margarita Ochoa Vargas, que la principal causa de deserción escolar en el nivel medio superior se debe al embarazo, luego lo económico y la migración.

Expuso que a nivel nacional se estima que un millón 400 mil jóvenes no regresarán a las aulas del nivel medio superior el próximo ciclo escolar, lo que es un indicador que preocupa y ocupa a las autoridades educativas, e hizo notar que el embarazo precoz, bajos ingresos familiares y la migración son las tres principales causas de la deserción escolar.

Indicó que ni habiendo becas al 100 y 50 por ciento los jóvenes quieren regresar a clases; la Universidad Benito Juárez ha recibido poca demanda de aspirantes, en tanto se dan nuevas oportunidades para que quienes reprueben logren recuperarse y salvar su ciclo escolar, pues por la pandemia del Covid-19 hubo alejamiento de la juventud a la educación.

Ochoa Vargas agregó que hoy que regresan los muchachos a inscribirse o reinscribirse a clases muchos ya no se han reportado y otros no quieren volver. ya que hay lugares disponibles, pero están más preocupadas por su futuro matrimonial que por el profesional, aunado a que la gente no tiene dinero por la pandemia y migran en busca de oportunidades.

Esos pronunciamientos de la directora de Educación Media Superior y Superior de la SEP deben de preocupar a las autoridades y a la sociedad. Por principio de cuentas, ¿dónde están los padres de estos desertores?, considerando que la familia colimense todavía tiene principios y valores y se educa en casa, por lo que, todavía mandan los padres, no los hijos.

¿No se informa a los hijos que las plantas y animales nacen, crecen, se reproducen y mueren, en tanto el hombre por concepto filosófico es un ser racional, piensa, razona? Así, señalamos que el toro vale por lo que pesa, el burro por lo que carga y el hombre por lo que piensa, y ese pensamiento sistematizado nos hace profesionistas para el futuro.

No se entiende, entonces, lo que dice la directora de Educación Media y Superior, que la deserción se da, principalmente, por el embarazo precoz, es decir, que algunos jóvenes de hoy piensan como meta en el noviazgo, en abrazos, besos, fumar, bailar, acostarse y hacer el sexo, si estamos viendo que la moda es robóle, violóle, no gustóle y largóle.

Con ello se reafirma que el hombre no nació para pensar, como marcan la Filosofías y la Psicología, sino para cumplir una de las cuatro funciones de las plantas y los animales, o sea, la reproducción, para hacer el sexo y que vengan los hijos para carne de cañón, es decir, convertidos en drogadictos, pepenadores, rateros, sicarios y delincuentes a la alta escuela.

Con el libertinaje de las nuevas generaciones, las redes sociales y la pérdida de valores estamos haciendo hijos para que den prioridad a la facultad sensitiva, relegando las facultades intelectivas y volitivas, o a la mexicana, estamos haciendo hijos para que den rienda suelta a las emociones a los sentimientos, no a la inteligencia y menos a la voluntad.

Enamorarse, casarse, hacer el sexo, tener hijos o morir no son metas humanas, sino complemento. ¿Qué urge en el embarazo precoz: poner casa, coche, dinero o sacrificarse por el amado?, no, sino acostarse y dar rienda a los placeres. Tampoco casarse por las dos leyes garantiza perpetuidad. Nuestro entorno social y familiar muestran la realidad.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba