COLUMNA: Nosotros…

Club de Reporteros, una sesión ordinaria

Por J. Ángel Ramírez López

  • Aquel edificio desaparecido
  • De José Luis Santana a Carlos de la Madrid

Último viernes de febrero de 1986, y los integrantes del Club de Reportero de Colima desarrollábamos una sesión ordinaria de trabajo en el auditorio del Ayuntamiento de Colima, lugar donde en sus inicios cada fin de mes se efectuaba una reunión de los más de 30 reporteros de prensa, radio y TV en Colima, cuando gobernaba Elías Zamora Verduzco.

Las sesiones empezaban a las 10 de la noche, para dar tiempo a que los tundemáquinas acabaran de redactar sus notas, pues no había sistemas digitales y la redacción era en cuartillas, hasta terminar la última en los propios medios informativos y ante los jefes de prensa. Teníamos que estar presentes mañana (entrega de órdenes) y noche (redacción).

Nos deteníamos a cenar en cada fonda; no había mucho dinero para restaurantes; el trabajo de reportero es mal pagado desde entonces, por lo que muchos tenemos necesidad de ejercer otras profesiones o escribir para distintos medios (de grano en grano, llena la gallina el buche), si el patrón no es celoso de notas y reportero exclusivos para su medio.

Luego, una vez por año, habido quórum legal, la Mesa Directiva del Club de Reporteros rendía su informe de lo realizado y se iniciaba la votación para la misma u otra planilla, con el mismo u otro responsable de cada área. Tampoco había mucho reportero en formación académica, por lo que contaba el colmillo, la experiencia y reconocimiento profesional.

Así, marcharon como dirigentes, el primer fundador, Esteban Cortés, Juan Manuel Morán (+), Héctor Espinosa (+), Francisco Javier Virgen (+), José Rodríguez Negrete, Alfredo Verduzco Ceballos, Roberto Águila, Juan Ramón Negrete, etcétera, en los años del caldo, para no mencionar más. El alcalde José Luis Santana nos donó un terreno para el club.

Hombre sencillo, humilde, honesto y carismático, gran servidor público, venido de Manzanillo donde fungió como secretario del entonces presidente municipal, Elías Zamora, y aquí hizo historia en la alcaldía, en el PRI y en el Congreso del estado, etcétera. Así, los reporteros ya no teníamos por qué mendigar edificios prestados para reuniones y convivios.

Pero fue el entonces alcalde Carlos de la Madrid quien en el terreno donado por JLSR ofreció construir la Casa del Club de Reporteros, en la esquina de las calles Lerdo de Tejada y Trinidad Alamillo, al lado del arroyo de El Manrique, colonia del Periodista, a una cuadra de las vías del ferrocarril, por lo que hubo dignidad, material de trabajo e infraestructura.

Ya cuando gobernaba CMV lo invitamos a una cena-baile en ese sitio, siendo coordinador Juan Manuel Morán Camberos. Para entonces éramos como 50 reporteros, unidos y en equipo (la ACPE era otra cosa). Recuerdo varias sesiones y varios eventos en ese sitio, hasta que vino una crecida del arroyo El Manrique y adiós finca de la Casa-Club.

Gobernada Colima FMP. Acabo de pasar por ahí y sólo queda la rivera del arroyo restaurada, un puente reconstruido y algunas casas de la zona sur, no así la sede del Club de Reporteros, donde hoy hay pasto, árboles, y desde esa época para acá, nada de nada. Nada de edificio y desconozco si hay sesiones o incluso, presidente o una Mesa Directiva.

Lo que sí sé es que hay organizaciones de periodistas, redactores, reporteros y anexas, pero sólo conozco una sede física, que ahí sigue desde su historia, la ACPE, por lo que falta gestión y reencuentro entre las partes, para que, sin compromiso de ningún tipo, se reconstruya una casa del Club de Reporteros de Colima, para hacer honor a su fundación.

 

Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas
Sin Comentarios

Deje su Comentarios