COLUMNA: Ojo de Mar

Beneficio de la duda

Por Adalberto Carvajal

A youtubers como Nacho Rodríguez El Chapucero, Edwin Granados, conocido por su canal Campechaneando, y Juncal Solano, conductora de “El Charro Político”, se les critica por ser proselitistas de López Obrador, por estar dando una opinión que sólo cae bien a los seguidores del Presidente, reconoce Julio Hernández López Astillero.

En el programa de Radio Centro que fue subido a la red el 14 de marzo de 2019 con el título: “Estamos redefiniendo el concepto periodismo: Youtubers”, Juncal Solano rechaza la etiqueta:

“En mi caso, no. Informar, expresar, dar a conocer o difundir una noticia implica mucha responsabilidad. He cuestionado muchas cosas de este nuevo gobierno, como dice Astillero porque de repente sientes que tienes que decir algo, pues no hacerlo supone faltar a una responsabilidad con la gente.

“Pero conforme vas haciendo videos y la gente con la que interactúas entiende que realmente tu razón de estar en las redes es informar, más allá de quedar bien con el nuevo gobierno, consigues la aprobación del público”.

En cuanto a su postura frente al gobierno de la 4T, Juncal entiende que quienes están manejando la nación son seres humanos que “no son perfectos. Claro que va a haber errores al tratar de hacer cambios. La política no es una ciencia exacta. Se basa en prueba y error. Y siempre habrá cosas que a algunos no les gusten y a otras personas sí”.

“He llegado a cuestionar y a señalar ciertas cosas que no me parecen, pero también es sabio decir si algo está bien. Todos los medios están como en shock frente al cambio. Es algo nuevo y no sabemos qué nos espera. Pero yo prefiero darle el beneficio de la duda al Gobierno”, enfatiza Solano.

Apoyar sin fanatismo

Edwin Granados no niega su proselitismo. “Desde que inicié dije que soy lopezobradorista. Uno de mis logros más grandes es haber sido el único youtuber que lo entrevistó en una época cuando realmente en esta plataforma nadie se interesaba tanto por las noticias”.

“Lo dije abiertamente hace más de dos años, pero también he señalado que no soy fanático. Todos creyeron que iba a aplaudir todo, pero he criticado con argumentos sólidos.

“Por ejemplo, soy del sureste donde la pobreza es extrema y no me gustó que el Presidente dijera que les van a dar visas de trabajo a los centroamericanos. Mucha gente no entendió mi crítica, pero es algo que tengo que señalar.

“He hecho cuestionamientos a los secretarios de Estado y demás funcionarios. Al final sí hay gente que te aporrea, pero mantienes tu credibilidad porque observan que no soy un fanático y que cuando mire algo mal lo voy a decir”.

A quitarse la careta

Para El Chapucero “se valen las dos posturas”. Se puede hacer periodismo militante y periodismo crítico. Lo importante es que, como dice John Ackerman, frente a López Obrador “los medios deberían quitarse las máscaras”.

“En EUA el noticiero de televisión más importante, Fox News, es claramente trumpista y tiene una gigantesca audiencia. Mientras, CNN y NBC son claramente demócratas. Y no pasa nada.

“El New York Times anuncia en un editorial antes de cada elección qué candidato va a apoyar, lo pone en su portada. Lo mismo hacen el resto de los diarios locales. Y no pasa nada.

“Eso no significa que al final esos medios vayan a esconder las eventuales corruptelas de quien están apoyando.

“¿Por qué nosotros no podemos hacer aquí un periodismo de YouTube o incluso tradicional sin tener que escondernos detrás de la objetividad y la imparcialidad?”

Es un falso argumento que el periodista no puede decir su opinión, que tiene que decir las cosas como son, sentencia Nacho Rodríguez.

“En ese tenor, Campechaneando dice que es lopezobradorista pero también que va a decir las cosas que están mal. Y eso la gente lo valora, porque no nos ven hipócritas.

“En mi caso particular, apoyamos a López Obrador. Sí creemos en las ideas de la Cuarta Transformación. No es un régimen perfecto, pero creemos. ¿Por qué no podríamos seguir creyendo sin dejar de ser objetivos?”, insiste El Chapucero.

La falsa objetividad

Julio Astillero coincide con ellos en que los periódicos estadounidenses señalan su definición en sus editoriales, sobre todo conforme va acercándose el momento del voto. Revelan así la postura del diario pero, en general, el manejo de la información -las notas, los reportajes- suele buscar un equilibrio, de tal manera que la gente no perciba que ese medio está cargándose a uno u otro lado.

Sin embargo, acota Nacho Rodríguez, esa tradición periodística la han roto medios como Fox News. En los días de las caravanas de migrantes, esa televisora hablaba de una invasión hondureña. Exageran, manipulan, y no por ello entre quienes la siguen deja de ser increíblemente influyente la cadena.

Astillero retoma el hilo subrayando cómo, durante años, “en México lo que tuvimos fue toda esta etapa de periodistas cargados al poder” -hipócritas, según El Chapucero- que “bajo la careta de la objetividad” ocultaban su afiliación.

Conexión inmediata

Juncal Solano ve una parte de la sociedad muy lastimada por los medios de comunicación. De ahí las reacciones de júbilo ante temas como el recorte en la publicidad oficial.

“Durante muchos años tuvimos un periodismo cuyos representantes, lejos de ser objetivos, actuaron como soldados del gobierno. Tal vez por eso nadie quiere saber de periodistas o medios de comunicación pegados al gobierno.

“Pero como han dicho mis compañeros, le creemos a un proyecto. Desearle el mal al gobierno es pedir que le vaya mal al país. Y mi sueño es tener un mejor país. Las cosas están relativamente bien, pero podemos mejorar.

“En ese sentido, la gente reconoce este proyecto de difundir la verdad. Y como dice El Chapucero, ahora se valora tanto que des tu opinión, que difundas ciertos logros, que la conexión con la gente es inmediata. Esta revolución se está dando gracias a las redes sociales”.

Mi correo electrónico: carvajalberber@gmail.com

Print Friendly, PDF & Email
Sin Comentarios

Deje su Comentarios