Opinión

COLUMNA: Ojo de mar

Más Reinas, Menos Lords

Por Adalberto Carvajal

“Se necesitan más reinas y menos lords molécula en las mañaneras”, sentenció Hernán Gómez al concluir su conversación con la periodista sonorense Reyna Haydee Ramírez Hernández, quien el viernes 22 de mayo de 2020 le reclamó en su segunda pregunta al presidente Andrés Manuel López Obrador:

“¿Por qué lo permite? Es una ilegalidad no respetar (el derecho de huelga), es un desacato”. Si la secretaria del Trabajo, Luisa María Alcalde, “ya emitió que respete la huelga”, ¿por qué permite el Presidente que Sanjuana Martínez viole la huelga? “Con perdón del compañero [reportero], usted acaba de responder preguntas aquí para Notimex”.

El mandatario nacional respondió: porque “soy respetuoso de la libertad, soy partidario de que todo mundo se manifieste, se exprese con absoluta libertad. Yo creo en el desarrollo con libertad, por eso también soy demócrata, por la libertad, creo en el bienestar de la gente con libertad”. Y añadió: “no quiero que haya bienestar con dictadura”.

Era evidente que Reyna Haydee iba por la cabeza de la directora de Notimex, al considerar a Sanjuana no sólo culpable de estar violando la huelga sino también de ordenar los ataques en internet contra de los trabajadores despedidos que, a su vez, la atacan en redes sociales.

Dando por buena la información que difundió Aristegui Noticias, Ramírez Hernández sentenció: “aquí el punto es el uso de los recursos públicos para atacar reporteros o adversarios”.

 

¿Para qué me voy a meter?

El Presidente no entregó la cabeza de la funcionaria: “Ese tema de Notimex ahí se tiene que ir resolviendo; además, periodistas, mujeres y hombres inteligentes, con imaginación, con talento, ¿cómo no van a poder resolver el problema?, ¿para qué me voy a meter yo?”.

Ramírez le recuerda que “usted es el presidente, usted la puso ahí”. Pero AMLO replicó: “Si hay inconformidad que se acuda a esas instancias”. A lo que ella insistiría: “Ya se acudió y no las respeta”.

López Obrador trató todo el tiempo de relativizar el conflicto: “tampoco alarmarnos si hay polémica, lo único que no se vale es el insulto”. Pero cuando Ramírez insistió en que hay “personas que se han visto afectadas a que les ha inventado hasta violaciones”, el Presidente decretó: “se tiene que escuchar a todas las partes”. Y agregó: “A Sanjuana y a Carmen Aristegui, y a todos les creo”.

Para no caer en los dilemas que le proponía la reportera, entre cesar o no a Sanjuana y entre creer o no a Aristegui y Signa-Lab, López Obrador recordó qué pasaba antes en nuestro país:

“Sentaban a una persona en el banquillo de los acusados y le tundían, y la persona no podía defenderse, había campañas de linchamiento político, de desprestigio, guerra sucia, destruían a adversarios de esa manera.

“Ahora no es así, ahora el que está ahí sentado en el banquillo, primero, pues no se sienta, se para y se defiende, y se manifiesta y argumenta, y unos lo defienden y otros no. Y todo eso es normal en una democracia, la única cosa que no hay que permitir son las bajezas, las groserías, los insultos, el ofender así, de manera vulgar”.

 

Preguntas incisivas

La actitud retadora de Reyna Ramírez ha sido considerada insolente por unos y valiente por otros. Hernán Gómez es de los que consideran correcta la manera en que logró “sacar al presidente de su zona de confort”.

En su programa de La Octava, Gómez señaló que “la conferencia de prensa mañanera es una gran oportunidad para entablar contacto con el presidente”, pero lamentablemente ciertos reporteros no utilizan “ese espacio de manera inteligente, buscando hacer que el presidente pueda centrar el foco en asuntos que probablemente escapen a su atención”. Un buen reportero es “el que actúa de forma incisiva”, como Reyna Haydee.

Definiéndose a sí misma como reportera independiente, Ramírez Hernández es integrante de la Red de Periodistas de a Pie y publica de manera frecuente en el portal Pie de Página sobre temas relacionados con justicia, corrupción, inmigración y derechos humanos. Ha colaborado con noticieros de radio en Sonora y Baja California Sur y trabajado como reportera en El Imparcial de Hermosillo.

Fue corresponsal para Grupo Reforma entre 1999 y 2017, en cuyas páginas documentó la contaminación del río Sonora, el surgimiento de los grupos civiles casi ilegales en la frontera con Arizona y el éxodo de inmigrantes en el desierto de Sonora, la tragedia de la guardería ABC y el desastre histórico del huracán Norbert en Los Cabos en 2008. También documentó el regalo de 59 camionetas Hummer que les hizo Elba Esther Gordillo a los dirigentes seccionales del sindicato de maestros.

En las mañaneras, a donde suele ir cuando como ahora pasa temporadas en Ciudad de México, Reyna Haydee ha cuestionado al mandatario “con firmeza”, apunta Hernán, sobre temas como los derechos de los periodistas y el manejo de los recursos del gobierno de Sonora.

 

A mano alzada

Pese a las molestias de despertarse temprano para entrar a Palacio Nacional, Reyna Haydee siente la necesidad de estar en la mañanera y preguntar sobre los temas que le interesan.

Reconoce que hay actores políticos y sociales que la buscan para que haga preguntas sobre determinados asuntos, pero ella soslaya los que no le constan y privilegia los que tienen que ver con su estado. Aunque también se preocupa por cuestiones de interés nacional, especialmente las que competen al gremio periodístico.

En la entrevista, Reyna Haydee narra que ha tenido que hacer todo tipo de cosas para llamar la atención del Presidente: desde preguntar a gritos cuando no le pasan el micrófono o permanecer una hora con la mano levantada como ocurrió el 22 de mayo.

Ese día cumplía un mes sin que le dieran la palabra, desde que el 22 de abril cuestionó a López Obrador porque “mide con doble vara” a los medios: mientras trata de amigo a Javier Alatorre que en TV Azteca llamó a no hacer caso a lo que dice el subsecretario López-Gatell (cosa que el mandatario calificó como un “daño pero poquito”), es muy severo con columnistas y periódicos que lo critican.

En una conversación con Julio Astillero por las mismas fechas, Reyna Haydee dijo que todos los periodistas perdemos cuando el Presidente dice que en México no hay periodismo independiente.

En la mañanera del 22 de abril, la sonorense reprochó al mandatario que meta a todos en la misma bolsa, porque si bien es cierto que hubo columnistas y medios al servicio del viejo régimen, también es verdad que muchos de los reportajes que contribuyeron al cambio se hicieron en forma independiente.

Reyna Ramírez investigó cómo el secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma, incorporó al presupuesto las orquestas infantiles de la Fundación Azteca, siendo que Ricardo Salinas Pliego continúa sin pagar los impuestos que debe y, en plena contingencia sanitaria, mantiene abierta la cadena Elektra, que funciona como tiendas de raya para las familias que reciben remesas de Estados Unidos.

 

Que sorteen las preguntas

Hernán Gómez insiste en que los reporteros que van a las mañaneras desaprovechan el espacio. Y Reyna Haydee refiere un tuit en el que alguien se quejó que algunos de los asistentes, incluso, aplauden cuando el Presidente lo pide.

“Nosotros los reporteros tenemos la culpa. Y además muchos de los que van ni siquiera son reporteros. Cuando sacamos un mega reportaje nadie usa la mañanera para dar seguimiento a esa gran investigación o esa denuncia. Y aunque a varios periodistas que han ido para tratar su tema sí les dieron la palabra, ya no regresan o no insisten”, dijo la entrevistada.

Gómez concluye que deben cambiar los métodos de selección de las preguntas. Dar iguales oportunidades a todos los periodistas: podría hacerse un sorteo, una lista de preguntas a cualquier otro método que no dependa de la discrecionalidad del Presidente.

 

Mi correo electrónico: carvajalberber@gmail.com

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba