COLUMNA: Ojo de mar

Órganos impertinentes

Por Adalberto Carvajal

¿Las mañaneras están sustituyendo el trabajo del INAI?, pregunta Ernesto Ledesma, director de Rompeviento TV, al coordinador general de Comunicación Social y vocero de la Presidencia de la República, Jesús Ramírez.

“Hay organismos autónomos cuya pertinencia es indudable. Nadie puede cuestionar la importancia de temas como la transparencia o la lucha contra la corrupción. Incluso los que regulan la industria eléctrica y petrolera o la comisión bancaria y de valores, son organismos que por la complejidad de esos temas vale la pena mantener.

“Pero hay otros sobre los que debemos preguntarnos si son pertinentes, tal como se concibieron dichos organismos autónomos. Es el caso del Instituto Federal de Telecomunicaciones, dice Jesús Ramírez en la entrevista transmitida el 12 de julio de 2020:

“Las ondas hertzianas son un área estratégica de la nación para la soberanía del ejercicio de los derechos. Las frecuencias radioeléctricas le pertenecen a los mexicanos. En ese sentido, que un órgano o que un grupo pequeño de personas ejerza de manera autónoma y sin controles las decisiones sobre estos espacios, aunque estén mandatados por ley, me parece un riesgo.

“Como sociedad tenemos que reflexionar cómo preservar el equilibrio para evitar los monopolios y, al mismo tiempo, mantener la soberanía para que no se cuelen intereses económicos nacionales o transnacionales en las decisiones del Ifetel.

“Esos organismos autónomos nacieron en el auge del debilitamiento del Estado nacional, son instituciones nacidas en el neoliberalismo cuando el sentido común era reducir el papel del Estado y aumentar el papel del mercado; promover la autorregulación del mercado, quitándole las herramientas al Estado para poder actuar.

“Ese es el trasfondo de los organismos autónomos y tenemos que preguntarnos si están cumpliendo la labor de defender el interés público, el interés de todos que es el papel que tienen que jugar, sin que los contaminen el poder político ni el poder económico. Haciendo un balance de su trabajo, parece que a veces se inclinan más por favorecer intereses privados, o que su mandato contra los monopolios no es real.

“En el caso del Instituto Nacional de la Transparencia y el Derecho a la Información, ¿realmente se requiere un aparato tan grande para finalmente obligar a la autoridad a cumplir con la transparencia?

“Mejor establezcamos procesos que tengan consecuencias en su no cumplimiento: si una autoridad no transparenta –en lugar de hacer procesos tan largos con el INAI– que directamente haya una consecuencia administrativa y legal para obligar a esa autoridad a cumplir”.

 

Innecesario el INAI

Un presupuesto de mil millones de pesos para el INAI es muchísimo, expone Ernesto Ledesma, sobre todo cuando –como señala Anabel Hernández o lo ha comprobado Rompeviento TV– un periodista hace una solicitud de información y, aproximadamente, del 60 al 70 por ciento de las instituciones públicas y las secretarías de gobierno se niega a darla.

Como dijo Anabel Hernández a Ledesma, es irónico pero se obtenía más información a través del INAI en el sexenio de Peña Nieto que con López Obrador. Si los periodistas necesitan el documento oficial, el dato real, ¿qué propone la 4T para llenar este vacío?, inquiere el director de Rompeviento TV.

Para Jesús Ramírez, “así como se ha elevado el delito de corrupción a un nivel donde ya tiene graves consecuencias, el incumplimiento al derecho a la información debe sancionarse. Respetando los límites en materia de seguridad nacional, todo lo demás debe conocerse en tiempo real”.

“En un diálogo con el INAI propusimos un mecanismo para que pudiera hacerse público el gasto en publicidad, pero, reflexionando sobre el fondo de lo que significa la transparencia, concluimos que tienen que ser los propios instrumentos del Estado, de la administración pública, del Ejecutivo, los que transparenten su actuar”.

En Comunicación Social, “con la Secretaría de la Función Pública se armó una página en Compranet donde, en tiempo real, va aterrizando todos los gastos, los pagos de facturas y las razones sociales de las empresas proveedoras de bienes y servicios”.

“Como servidores públicos estamos no sólo expuestos sino, necesariamente, teniendo que ser evaluados por los medios de comunicación, la opinión pública, los ciudadanos. Que se cuestione lo que está mal, pero también que se reconozca lo nuevo.

“Alguna parte del informe de Artículo 19 reconoce los avances, pero las notas periodísticas no. Y está bien, es parte de la deliberación pública explicar por qué se toman ciertas decisiones.

“La tecnología nos permite subir todo en tiempo real. Contamos con los instrumentos y no necesitamos intermediarios para cumplir con la transparencia del gobierno.

“Estos instrumentos técnicos son, además, más baratos: eliminamos burocracias y pérdida de tiempo para los ciudadanos y medios que hacen las peticiones; para esos solicitantes, tanto anónimos como personajes políticos, que buscan información pero que ni siquiera registran su nombre. Si revisamos las visitas, es divertido conocer las identidades ficticias que usan”.

 

Sin recortes en salud

Rompeviento TV ha tratado de obtener información sobre el recorte presupuestal con motivo del covid, señala Ledesma. Tenemos datos que la reducción del gasto ha sido brutal en organismos como el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas. Pero como el presidente López Obrador dijo en alguna mañanera que no ha habido recortes, si le preguntamos a los secretarios de Estado o a los directores de las oficinas de gobierno, responden que de ese tema no quieren hablar. Falta transparencia, ¿cómo podemos los medios de comunicación tener esa información?, cuestiona.

“Este caso es especial, por la pandemia se están tomando medidas extraordinarias para situaciones extraordinarias. La normalidad se rompió. Ciertamente el gobierno federal está reduciendo los gastos personales y operativos, pero sucede que en estos dos grandes rubros hay muchos gastos que a lo largo del tiempo se fueron colocando ahí pero que no pertenecen a esos conceptos.

“Por ejemplo, la casa del refugio de la mujer del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas aparecía como gasto operativo y, por ende, parecería que se va a recortar el presupuesto. Pero se está haciendo un ajuste y ya aclaró el Presidente que no se va a recortar ningún recurso que se destine a la población, como pueden ser los espacios educativos especializados en materia indígena, la atención a las víctimas o los refugios para mujeres. Tampoco los gastos para la educación ni para el Instituto Nacional de Antropología e Historia o la Escuela Nacional de Antropología e Historia van a ver afectados en su capacidad y desempeño, aunque técnicamente estuvieron en observación y, su presupuesto, entre corchetes.

“Se redujeron los gastos redundantes, los gastos de representación y viáticos, los gastos no esenciales. Y que ningún titular del ramo haya querido hablar de eso se debió a que estaba en proceso de estudio cuáles son realmente los gastos operativos y de servicios personales y cuáles los gastos esenciales”.

 

Mucha desinformación

“Por otro lado, ha habido mucha desinformación. Se planteó, por ejemplo, que se iba a acabar el presupuesto para apoyar a las víctimas de la violencia y desaparición forzada o a los grupos de familiares que buscan desaparecidos. Y en realidad se firmó un acuerdo al respecto con los colectivos para garantizar esos recursos.

“Por la situación extrema se tomaron decisiones bajo presión, dada la situación económica y buscando no endeudar al país. Hay que racionalizar los recursos pero esa racionalización no va a afectar en lo fundamental la acción de las de las instituciones públicas”.

Pero sí está afectando, replica Ledesma. Abel Barrera, director del Centro de Derechos Humanos Tlachinollan en la montaña de Guerrero, denunció que a los hospitales de Tlapa les recortaron el presupuesto.

“Deben ser hospitales estatales, no federales, porque si algo ha hecho este gobierno es prestar más atención al tema de salud”, responde Jesús Ramírez.

Y cuando le aclaran que es un hospital del Insabi, el vocero presidencial reitera que se está garantizando la atención hospitalaria para pacientes con covid y con otros padecimientos. De hecho, se firmó un acuerdo con hospitales privados para liberar espacios en los públicos, con cargo al presupuesto.

“Quizá en la distribución de los implementos de protección para las enfermeras, camilleros y médicos hubo algún problema al inicio de la pandemia, pero ahora ya fluye.

“Es el mismo caso de los pacientes oncológicos, incluidos los niños con cáncer. Un editorialista de Reforma insiste en su programa de radio que no hay insumos médicos, a pesar de que está probado la disponiblidad de medicamentos oncológicos para niños y niñas. Están en los estantes o en las bodegas de los hospitales, hay una comisión especial dedicada a ello. Este gobierno está cumpliendo con el artículo 4º que establece la salud como un derecho humano y vamos hacia la atención universal”, sentencia Ramírez.

 

Mi correo electrónico: carvajalberber@gmail.com.

 

Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas
Sin Comentarios

Deje su Comentarios