COLUMNA: Ojo de mar

Los Loret, según Jalife

Por Adalberto Carvajal

En la mañanera del 4 de septiembre de 2020, el presidente López Obrador tocó un asunto que otros analistas, como el youtuber Nacho Rodríguez El Chapucero, también han observado: ‘el enorme financiamiento que tiene el proyecto de internet LatinUs, de Carlos Loret.

Al comentar con su invitado de ese mismo día, Alfredo Jalife-Rahme Barrios, Nacho Rodríguez dice que no cuestiona el papel de Loret como crítico de López Obrador porque “necesitamos la crítica”, pero señala que es imposible no notar “la gigantesca producción que tiene el canal de Loret en YouTube, igual o superior a la de televisión abierta”, y no reparar tampoco ante tanta publicidad que paga en Facebook, Twitter y el propio YouTube para que sus videos sean vistos.

Para lograr esa distribución en las redes sociales, LatinUs debe “pagar millones. Y, obviamente, quienes están en YouTube saben que Loret todavía no obtiene ingresos del internet. Es decir, no puede afirmar que ya está monetizando. Y por eso es válido que el presidente pregunte: “¿quién pompó?”

“Andrés Manuel sabe perfectamente quiénes financian a Loretito”, comenta Alfredo Jalife. “Los Loret, no te olvides del papá (Rafael Loret de Mola), son unos verdaderas crápulas. Yo que soy de Yucatán podría ser el biógrafo de los Loret”.

Hay tres familias de ese apellido, detalla Jalife. Pero a la que pertenece Carlos es una dinastía de “arribistas de quinta”. El abuelo, Carlos Loret de Mola Mediz, también fue periodista pero pasará a la historia como “un matón”. Era panista y se convirtió al PRI para ser gobernador, luego fue obligado a renunciar por el presidente Echeverría.

“Hay un libro clásico en Yucatán, Loret de Mola, asesino, que cuenta cómo el (entonces) gobernante mandó a asesinar al líder sindicalista Efraín Calderón Lara, (a) Charras, con quien yo estudié en una escuela presbiteriana de Mérida, el Colegio Americano”.

Jalife probablemente se refiere a Memorias de un asesino. La otra cara de Loret de Mola, firmado por Franklin Alonzo, en lo que parece ser una respuesta al libro Memorias de un gobernador que Carlos Loret de Mola publicó en 1978, para dar su versión de la conspiración política de la que fue víctima.

También el escritor Hernán Lara Zavala, primo de Efraín, contó a manera de intriga policiaca el asesinato de Charras, en la que fue su primera novela publicada en 1990. Y su versión es que Echeverría operó la muerte del líder cetemista para propiciar la caída del gobernador Loret.

El propio Loret abuelo, añade Jalife, fue asesinado “en la carretera de Zihuatanejo que pasa por la sierra de Guerrero”. Pero hicieron aparecer su homicidio como un accidente automovilístico. El gobierno de Miguel de la Madrid no ocultó, sin embargo, que Carlos “venía con su amante”.

Con esos antecedentes, “cuando sales a criticar tienes que tener una estructura muy sólida para que no te peguen”. Pero Rafael y Carlos Loret “están descerebrados o realmente ya no tienen conciencia, no se dan cuenta. Hay un dicho en árabe: Si tienes la casa de vidrio, no arrojes piedras”, sentencia Jalife-Rahme.

 

De tal palo, tal astilla

La historia de Rafael Loret de Mola “es asquerosa”. Según Jalife, “es un mediocre de lo peor. Tamaulipeco, ni siquiera es yucateco y no te digo por qué lo registraron en Tamaulipas, vivía del PRI y del PAN en Yucatán y cuando se empezó a meter en problemas por sus columnas”, que nutría con información de Fernando Gutiérrez Barrios quien llegó a ser secretario de Gobernación, “lo mandaron a vivir a España”.

“Vivió en Madrid, casado con alguien que yo le presenté, una extraordinaria reportera que conocí trabajando en la revista Vértigo de TV Azteca. Hasta que, tras una golpiza que le propinó Rafael, ella lo denunció ante la justicia española”.

En el periodismo de los Loret, dice Jalife, “no hay rigor, no hay consistencia, no hay verificación de datos”. “Son de quinta”, chayoteros. Al padre “hoy lo mantiene el hijo”, después que “se habían peleado”. Antes de llegar Carlos a Televisa, “estaban muertos de hambre los dos”.

Para Jalife, la clave es quién financia LatinUs: “el narco gobernador de Michoacán”, Silvano Aureoles. “Conozco muy bien su historia”, es de Zitácuaro y “no sabe quién es su papá”.

En su canal de YouTube, La Voz de Julio, Julio C. Roa dio a conocer el 23 de junio de 2020 que el dueño de LatinUs es Miguel Alonso Olamendi, exsecretario particular de Silvano Aureoles. Es hijo del experredista galileo Miguel Alonso Raya, quien llegó a ser coordinador de la bancada del PRD en San Lázaro, y de Patricia Olamendi Torres, quien formó parte de la terna para dirigir el Instituto Nacional de las Mujeres en el gobierno de López Obrador, pero el presidente se decidió por Nadine Gasman.

Entre tanta difamación, Jalife también hace análisis: “El presidente ha sido muy generoso con Loretito. Creo que hasta le conviene tener un crítico de ese tamaño porque tiene cero credibilidad”. Su problema es “el lavado de dinero en las Islas Vírgenes Británicas” y que en Miami “tiene un departamento contiguo al de Genaro García Luna. Esos montajes contra Florence Cassez no eran gratuitos”.

 

El juicio de Nueva York

Por lo que le han dicho a Jalife en la cancillería gala, el gobierno de Francia sigue furioso por todo lo que le hicieron a una de sus ciudadanas como parte del caso de Israel Vallarta. Y ahora, por su relación con el secretario de Seguridad de Calderón, Loret fue citado a declarar en el estado de México. Por lo demás, “ya veremos la primera semana de octubre en la audiencia que va a ocurrir en Nueva York, qué tipo de trabajos le hacía Genaro a Felipe. Pero estoy seguro que García Luna va a arrojar debajo del autobús a Calderón”.

Aunque ahora se dedica a la estrategia geopolítica, Alfredo Jalife-Rahme tiene un pasado como psiquiatra. Y con ese diploma diagnostica a Loret de Mola como un caso del síndrome de Münchausen, donde “mientras más pataleas, más te hundes”. Por eso, luego que acusaran a su mujer de haber recibido 428 millones de pesos de Peña Nieto cuando trabajaba en la consultoría de Jesús Reyes Heroles, Carlos aclaró que sólo fueron cuatro.

En palabras de Jalife-Rahme, esa fue una de las causas de que Loret saliera de Televisa, como saldrá próximamente Ciro Gómez Leyva de Imagen Televisión tras haberse mencionado su nombre en el juicio del Chapo por supuestos nexos con el capo. Ellos dos, igual que Federico Arreola han sido “portavoces del narcotráfico en México”, asegura sin rubor el autor de El (des)orden global en la era post Estados Unidos (2018), quien insiste en que una investigación de los paraísos fiscales expondría a muchos de los periodistas mexicanos más cotizados.

En la opinión del analista de ascendencia libanesa, “Andrés Manuel es un genio de la política doméstica y sabe cuándo dar el golpe. Y no será cuando lo pida Loretito, quien se vale de eso para decir que están persiguiendo la libertad de expresión. No, una cosa es la libertad de expresión y otra el lavado de dinero”, abunda Alfredo Jalife, a quien no le extrañaría que “a Loretito lo citen a comparecer en la corte de Nueva York” para declarar en el juicio a García Luna.

 

Una pregunta retórica

Cuando López Obrador hizo la pregunta retórica: ¿quién pompó?, para referise a LatinUs, parecía estar citando a Julio C. Roa quien, en su canal de YouTube La voz de Julio del 3 de septiembre, planteó esa misma cuestión.

Roa ya había revela que el propietario de LatinUs es Miguel Alonso Olamendi. Y en videos anteriores fue él quien aseveró que Loret de Mola movió su dinero de Miami a las Islas Vírgenes Británicas.

Para ilustrar el capital con el que cuenta BCG Limited Consulting, S.A de C.V., razón social de la marca LatinUs, Roa publicó los borradores de los contratos con el exfutbolista y ahora comentarista deportivo Luis García y con la actriz y conductora Martha Galilea Montijo Torres, cuyos sueldos mensuales son de 150 mil y 250 mil pesos respectivamente. Si les pagan esos “sueldazos” por apariciones ocacionales, pregunta Roa, ¿cuánto ganarán Loret y Brozo que están de tiempo completo?

El 21 de junio pasado, Carlos Loret de Mola presentó una carta en la que decía que LatinUs es “una plataforma de información ajena a grupos políticos”. La investigación de Roa mostró que en realidad está ligada al proyecto político del gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles.

¿Quién está financiando este proyecto de LatinUs?, es una pregunta pertinente, insiste Roa. Cada capítulo de Brozo tiene costos de producción de entre 350 mil y 450 mil pesos. No olvidemos que algunos de los episodios se filmaron en Estados Unidos.

“Es decir, hay carretadas de dinero en este proyecto que no está generando ingresos. Los únicos ingresos que tienen, hasta lo que yo tengo entendido, son por YouTube y no son muchos. Mi canal no se podría sostener con eso, y ellos tienen mucho menos suscriptores y menos vistas. Es evidente que no se sostienen solamente con la monetización”, concluye el también colaborador de Contralínea.

 

La voz de Michoacán

El gobernador Aureoles, quien el 11 de junio fue el primer actor político en ser entrevistado por Carlos Loret en LatinUs, publicó el 24 de ese mismo mes en su cuenta de Twitter:

“Insisto, es inaceptable que, a partir de supuestos y haciendo uso de información distorsionada, se busque sembrar la idea de ‘un gran descubrimiento’ construyendo una historia ridícula para vincular mi nombre al proyecto informativo LatinUs, lo cual es absolutamente falso”.

Y agregó: “Por ello, con mi equipo jurídico estamos haciendo todas las valoraciones para proceder ante este tipo de publicaciones dolosas que solo buscan generar daño, seguramente obedeciendo a intereses que se sienten afectados con nuestro trabajo”.

Mi correo electrónico: carvajalberber@gmail.com.

Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas
Sin Comentarios

Deje su Comentarios