COLUMNA: Ojo de mar

Latinus y Xmiswebs

Por Adalberto Carvajal

Gracias a su trabajo en YouTube, Carlos Loret de Mola y (Víctor Trujillo) Brozo están causando “un gran impacto” en la “opinión pública”, en cuanto a visitas y suscripciones, comenta el crítico de televisión Álvaro Cueva.

En la cápsula Surtido Rico que se transmite por Milenio Televisión, el 9 de septiembre de 2020 Cueva habla de “dos grandes figuras, básicamente de Televisa, que de un día para otro salieron de la pantalla”: Loret, de Las Estrellas, y Brozo de una estación de radio con cámaras (Aire Libre, 105.3 FM).

“Ahora están trabajando desde Estados Unidos”, asegura Cueva, aunque todo indica que los programas de la plataforma LatinUs en la que ambos coinciden se realizan en México. Brozo mantiene su propio canal: xmiswebs, que se lee como “por mis huevos”.

Sumados, “estos dos ejercicios” suponen “el más grande, exitoso, completo y caro ejercicio de crítica directa en contra de Andrés Manuel López Obrador, la Cuarta Transformación y Morena. No existe nada igual entre todos los ejercicios que se están haciendo en este momento, en México o en cualquier otra parte del mundo”.

Para Cueva, “el presidente, la 4T y Morena necesitaban algo así: una confrontación, enemigos, opositores. Iban muy contentos haciendo de las suyas y, aunque hubieran tenido razón en sus acciones, no se ve muy bonito en un contexto democrático. De ahí la trascendencia de lo que están haciendo estos dos personajes”.

Hacían falta, incluso, para despejar “estos aires de censura, esas leyendas urbanas de que a Brozo lo sacaron de la radio porque era muy incómodo a la autoridad”; y las suspicacias que despertó la “despedida súbita y repentina de Carlos Loret de Mola de Noticieros Televisa”.

Ese despido “era inimaginable” porque se trata de “un personajazo de los medios nacionales y de los medios de habla hispana. Todos pensábamos que su carrera en Televisa iba crecer y a crecer, pero lo sacaron de un día para otro y, hasta ahora, en Las Estrellas no se reponen: ¿qué conductor ha conseguido la décima parte de las entrevistas que conseguía Loret semana a semana para su espacio?

 

Los pecados de Loret

¿Hay censura en el México de la 4T o no la hay y, en realidad, esto es un mero pretexto que Loret y Brozo están aprovechando?, pregunta Cueva.

Para entender lo que está pasando, “vale comparar esta historia con otros ejemplos recientes de aparente censura. El más claro, rudo y obvio es el de Carmen Aristegui durante la administración anterior”: por revelar el escándalo de la Casa Blanca de Peña Nieto, “fue censurada, castigada y perseguida”.

La gran diferencia es que Artistegui “jamás traicionó su congruencia y siguió trabajando en el mismo tono y con el mismo estilo, en donde pudo. Se convirtió en una figura mítica pero, además, mucha gente salió a las calles a defenderla”. Desde la primera vez que MVS la castigó por preguntar al aire si el presidente Calderón tenía un problema de alcoholismo, “hubo marchas y manifestaciones, algo completamente insólito en la historia de la comunicación mexicana”.

Nada de eso pasó con Brozo y Loret. “Ellos se fueron a Estados Unidos a producir y a transmitir, para mandar un mensaje de persecución política”. El supuesto exilio provoca “lecturas ideológicas y lecturas económicas, porque todo esto cuesta y los periodistas en México no somos muy ricos como para andar haciendo inversiones cuando queremos y donde queremos”.

Si todo esto no fuera suficiente para sospechar, “¿dónde están las manifestaciones populares?, ¿dónde están las multitudes clamando el regreso de Carlos a Las Estrellas y de Brozo a la radio? ¿Por qué eso no ocurrió?”

“Si de censuras hablamos, ¿cuál fue el pecado de Carlos y de Brozo, en comparación con el pecado de Carmen o los pecados de otros comunicadores?

Basta ver “completas las producciones que Loret y Brozo desde Estados Unidos”, para percatarse del presupuesto. “Son maravillosas, fantásticas, sensacionales”. Cueva aclara que no los ataca. “Al contrario, se necesitan muchos pantalones para enfrentarse a una figura con la popularidad de Andrés Manuel López Obrador, a una administración con el poder de la 4T y a un partido con la fuerza de Morena. Y ellos lo están haciendo con una entereza realmente admirable. Podrán caer bien o mal, podremos estar de acuerdo o en desacuerdo, pero lo que está ocurriendo con ellos es algo histórico”.

 

Gran nivel de producción

Loret y Brozo “no son los únicos periodistas que están ejerciendo su libertad de expresión, criticando con particular dureza a López Obrador, la 4T y Morena, sin que nadie los haya censurado, sacado del aire u obligado a irse como refugiados a Estados Unidos”.

Más allá del elogio que para Cueva merecen Loret y Brozo, el crítico tiene “la obligación profesional de hacer notar algunas situaciones que se tendrían que corregir por el bien de su trabajo: ese tono que están utilizando en sus programas, no era el tono que manejaban ni siquiera en radio donde, supuestamente, hay una gran libertad de expresión”.

Si Aristegui nunca cambió de tono cuando fue perseguida, “¿por qué este nuevo Carlos Loret de Mola se oye tan grosero, enojado y rabioso? ¡Él no era así! Y Brozo ya no tiene aquel sentido del humor entrañable, alucinante e increíble que tenía en otro momento. También se ve enojado y eso le resta comicidad”. La rabia “es un obstáculo, si ellos volvieran a ser los de antes, diciendo lo que quieren decir, triunfarían” rotundamente.

Otra cosa que Cueva celebra del trabajo de Loret en LatinUs y de Brozo en xmiswebs, es el “nivel de producción tan increíble. Qué grandes programas están generando: desde la coordinación de movimientos, las locaciones, la voz, el vestuario y la iluminación, hasta la parte técnica más elemental. Esto no se ve como el típico ejercicio youtubero, hecho con un celular. No, tiene mejor producción que muchos de los mejores programas de televisión profesional que tenemos en México o que puede haber en Estados Unidos”.

“Eso es algo relevante. Todos hablamos de cuando se burlaron del avión presidencial o de cuando se burlaron de la mañanera, porque parecía que estuvieran ahí”.

 

Estos eran dos hermanos

“Estos nuevos ‘hermanos’ (ellos se dicen entre sí: ¡Hermano!) son lo más parecido a una oposición de verdad poderosa, en contraste con el resto de la comunicación a la que tenemos acceso en México, porque si bien hay otros periodistas haciendo su luchita, nadie tiene ese nivel de producción, de espectacularidad ni de posibilidades”.

Cueva insta a Carlos Loret y Víctor Trujillo a seguir “peleando porque México los necesita. Pero Andrés Manuel López Obrador los necesita más. En la medida que le muevan el tapete, lo van a obligar a reaccionar y eso es lo que necesitamos: políticos que reaccionen, que acepten la crítica y estén abiertos, que respondan. Eso es democracia”.

Por último, Álvaro Cueva lanza algunas preguntas: ¿hasta cuándo nos va a durar el gusto de poder ver a Carlos Loret de Mola y a Brozo?, ¿hasta cuándo van a poder continuar con estos ejercicios?, ¿hasta cuándo les van a poder pagar?, ¿en qué momento los van a demandar, los van a bloquear o los van a bajar de la red?

Y cuando López Obrador termine su administración, ¿volveremos a ver en Televisa a Loret y a Brozo, como sucedió con Carmen Aristegui en la radio cuando se fue Peña Nieto?

¿Así funcionan las cosas, hay comunicadores por sexenio? ¿Cuál es el futuro para estos personajes y el futuro para estos ejercicios de comunicación tan importantes?, remata el crítico de televisión.

 

Mi correo electrónico: carvajalberber@gmail.com.

 

Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas
Sin Comentarios

Deje su Comentarios