Opinión

COLUMNA: Ojo de Mar

Por Adalberto Carvajal

Ruquenials en las redes

¿Cómo ve el músico, actor y periodista Fernando Rivera Calderón el actual ecosistema de medios en México?, le preguntan “Los Periodistas”, Álvaro Delgado y Alejandro Páez Varela, al conductor de “Me Canso Ganso” en Canal 22 y co-conductor de “Operación Mamut” en Once TV.

¿Cómo ve la salud de la prensa mexicana un todo terreno del periodismo como este compositor y aforista, quien lo mismo escribió columna en “Milenio Semanal” y “Milenio Diario” que condujo en TV UNAM “La Hora Elástica” y, en W Radio, “El Weso”?

“Estamos viviendo un momento digno de estudio, fascinante. Como periodistas, como reporteros o simples amantes de la información, metidos en este vértigo a veces es difícil darnos cuenta de lo que está pasando en el ecosistema. Pero es un trabajo digno de los teóricos de la comunicación: los medios tradicionales, esos dinosaurios que dominaban el escenario, los medios más importantes, los que más apoyo tenían y más publicidad recibían, se volvieron de repente La Résistance.

“Ahora vemos a unos periodistas muy críticos que no lo fueron durante décadas. Por el contrario, fueron complacientes y sirvieron al Estado en las tareas de manipular y ocultar información al público. Pero ahora resulta que son los grandes críticos del Gobierno.

“Al mismo tiempo, emergió una nueva especie de periodistas que ocuparon el espacio de las redes sociales. Si bien hace algunos años eran como barcos a la deriva y nadie sabía qué hacer con estos espacios, cómo hacer que funcionaran y fueran rentables, las redes digitales emergieron de pronto en forma maravillosa a manos de una generación muy joven.

“No obstante, ruquenials como yo pudimos hacer la migración de la televisión al Internet. Las generaciones maduras también consumimos productos informativos que me parecen mucho más honestos porque dan al lector, o a quien está buscando información, la posibilidad de elegir sus fuentes. Antes no teníamos ese derecho, pero ahora el acceso a la información se liberalizó gracias a los dioses”, señala Rivera Calderón.

Mentir, deporte extremo:

En la emisión del 27 de agosto de 2021 de “Los Periodistas” (Sin Embargo al Aire, “Los grandes medios quieren seguir teniendo la vida palaciega: Rivera Calderón”; https://www.youtube.com/watch?v=8obVWQTpcqE), Álvaro Delgado comenta al también líder del proyecto musical Monocordio que no ve voluntad de cambio en los medios convencionales.

Siguen siendo los mismos conductores de televisión que están también en radio y, al mismo tiempo, en los medios impresos. Ahora, además, han incursionado en los medios digitales, pero en sentido estricto seguimos teniendo los mismos medios de comunicación del momento previo a la alternancia del año 2000.

Después del triunfo de Vicente Fox hubo alguna modificación en el ecosistema, pero, en el fondo, son exactamente los mismos rostros, las mismas voces y las mismas conductas. Lo único que cambió es que, efectivamente, hoy están en la resistencia esos que antes estuvieron con el poder. Y el ejercicio crítico del periodismo que no existió hasta antes de 2018, irrumpe ahora, señala Delgado.

Rivera Calderón concuerda en que “los medios que tenían más éxito y más capital para invertir, no quisieron arriesgar. Les pasa un poco como a las grandes disqueras de hace una década, que empezaron a colapsar porque inflaron artistas, gastaron muchísimo dinero apoyando lo que creían seguro y dejaron pasar lo emergente. Las televisoras y las estaciones de radio importantes jugaron a mantener lo mismo, pero en ese juego perdieron muchísima audiencia.

“En el caso de los medios impresos, no cambiar ha llevado a muchos prácticamente a estar en vía de extinción. No se adaptaron, al contrario, se la han pasado dando pataletas y sacrificando lo poco que les quedaba: el territorio donde podían haberse instalado para sobrevivir que era el de la información fidedigna. En lugar de hacer rabietas, tendrían que ponerse a hacer periodismo en medio del vértigo del Twitter y de lo que sucede en las redes.

“La gente ya no busca a los medios impresos para encontrar información confirmada, sopesada y equilibrada, sino todo lo contrario. Pareciera que la prensa escrita quiere competir con esa inmediatez y visceralidad de las redes sociales, donde se manipula y se juega con la emoción de quien está recibiendo la información. Que sea verdadera o falsa, pasa a segundo o tercer término.

“Es tremendo ver a toda una generación de viejos periodistas practicar el retuiteo de fake news como deporte extremo. Ahora todo el Mundo magnífica y retuitea la mentira. Y cuando viene la aclaración, como hacían antes los periódicos al publicarla con letras chiquitas en la página 57, la minimizan si acaso concedan derecho de réplica”.

La casita de Anaya:

Al inspirado músico y compositor que quiere ser Fernando Rivera Calderón en Monocordio, se le opone el caricaturista musical que ha sido durante casi los mismos años en diversos espacios de radio y televisión. En una reciente emisión de “Operación Mamut” interpretó una nueva versión de la parodia de La Casita que Oscar Chávez hizo a la canción de Felipe Llera y Manuel José Othón, dedicada ahora al autoexiliado político queretano Ricardo Anaya.

En el programa que conduce junto a Jairo Calixto Albarrán y la actriz Nora Huerta, Rivera Calderón escribe y actúa sketches en la mejor tradición del cabaret que ha practicado en sitios como “El Vicio”. Pero es en “Me Canso Ganso” donde muestra más su faceta de cantante.

“Mi carrera musical se divide entre el humor político, la caricatura musicalizada que practiqué durante más de una década en ‘El Weso’, entre otros espacios, y mi parte musical más seria como es el proyecto Monocordio, con canciones más filosóficas o románticas.

“Abandoné la canción humorística después de mi salida de W Radio en 2016. Había practicado la parodia durante tanto tiempo, todos los días (improvisaba tres canciones sobre la marcha), que la verdad me cansé un poco. Decidí dejarlo porque, además de que necesitaba descansar, me había quedado sin el espacio. Mi salida de ‘El Weso’ fue difícil y triste”.

Con Monocordio, Rivera Calderón se presentará el primero de octubre en el Teatro de la Ciudad “para celebrar 20 años de carrera de ese proyecto tan entrañable. Muchos fans del proyecto ni saben que soy el mismo juglar que anda por ahí hablando de política”.

La nocturnera:

“Operación Mamut”, uno de los programas de la televisión pública que más rápidamente ha ido ganando audiencia en buena medida por el ingenio y la creatividad de los conductores, es para Fernando Rivera Calderón “una experiencia increíble y muy divertida”.

Dentro del equipo que conforman Nora Huerta, Conchi León y Óscar Quesada, entre otros, Jairo y Fernando retomaron el camino que empezaron a recorrer como amigos hace muchos años, “desde que Jairo trabajaba en las mazmorras del Excélsior, en el suplemento cultural ‘El Búho’ con René Avilés Favila”.

“Jairo soñaba con hacer una columna política y lo invité cuando me tocó ser parte del equipo que fundó la revista Milenio, el semanario que antecedió al diario, como editor de la página 2 y de la penúltima: ‘El Ángel Exterminador’. Desde ahí, a principios de 2001 empezamos a crear esas secciones de humor en Milenio, que eran proto-memes, y hemos estado generando ideas.

“Hay mucho respeto y mucho cariño entre nosotros. Jairo es un tipo muy culto, tiene muy buena pluma y es un todoterreno. En 2004 intentamos hacer un programa de radio que iba a ser muy parecido a ‘El Weso’ y lo produciría el gran Martín Hernández, pero aunque le ofrecimos en todos lados, no pegó el proyecto. Al año siguiente salió al aire en la W y pegó tremendo, pero ya no estaba Jairo.

“‘Operación Mamut’ es un acto de justicia histórica para nosotros como amigos porque, al fin, podemos compartir esa creatividad, divertirnos y hacer algo que él no hacía: estar en el escenario y actuar. No es un actor, pero le entra con mucha enjundia y es muy simpático. Nora Huerta escribe los guiones junto conmigo y con Tacho. Y hacemos un equipo muy padre porque, sobre todo, somos amigos”, explica Fernando Rivera.

Además de la nocturnera que les permite parodiar al presidente López Obrador con la idea de que todavía antes de dormir y ya en pijama, ofrece la última conferencia de prensa del día, una de las ocurrencias de “Operación Mamut” es el “Tiranoclaudio X”, mofa del empresario Claudio X. González. La idea fue de José Luis Aguilera, “un viejo lobo de la televisión pública que es también productor de “El Chamuco TV”, y ha trabajado con Rivera Calderón en proyectos como “La Hora Elástica” y “Me Canso Ganso”.

“Originalmente, el programa iba a tener el pretencioso nombre de ‘El Dinosaurio Todavía Estaba Ahí’, aludiendo al cuento de Augusto Monterroso, y jugando con esa parte del viejo priismo y panismo que se resistía a dejar el poder. Pero, bueno, ‘Operación Mamut’ es un poco más juguetón”, encubre la palabra mamón y, además, esos paquidermos están de moda desde que sus fósiles “aparecieron en manadas allá en Santa Lucía”.

Ya de salida, Rivera Calderón bromea con “Los Periodistas” acerca de las ventajas de tocar la guitarra para tener una vida social y amorosa más intensa. Y cuando sus entrevistadores le plantean la posibilidad de formar un trío, Los Pinches, e invitar a Ricardo Anaya a tocar la flauta como lo hizo en uno de sus videos antes de partir al supuesto exilio, el músico, actor y columnista precisa: “Yo creo que Anaya debería hacer mancuerna con Javier Lozano; Lozano podría tocar el piano y el burro que toque la flauta”.

Mi correo electrónico: carvajalberber@gmail.com

 

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba