Opinión

COLUMNA: Ojo de Mar

Por Adalberto Carvajal

Fábrica de reportajes

Uno de los detonantes de la investigación que llevaría a Tania Gómez y Sergio Rincón a publicar su polémico reportaje sobre los apoyos de Sembrando Vida a los cultivos de cacao en Tabasco –vinculando a uno de los beneficiarios de este programa federal, Hugo Chávez Ayala, con los hijos mayores del presidente López Obrador–, fue la aparición en un medio de Chiapas de una nota sobre un certamen de chocolate en Guatemala, donde en diciembre de 2018 se le entregó mención honorífica al grano que produce Finca Rocío.

En la conversación que tuvieron con Julio Hernández López en el espacio de Astillero Informa del 29 de noviembre de 2021, los autores de Sembrando Vida y la fábrica de chocolates explicaron que la empresa agrícola de los tres hermanos López Beltrán se fundó en un terreno herencia de su madre, Rocío Beltrán Medina, la ya fallecida primera esposa de Andrés Manuel López Obrador.

Tras la ejecución del testamento, Finca Rocío se amplió con otra porción que cedieron los tíos de José Ramón, Andrés Manuel y Gonzalo Alfonso. A partir de la plantación de cacao, nació una pequeña fábrica que comercializa sus productos como Rocío Chocolate, marca que abrió una tienda en la Ciudad de México hace un año.

La nota en la publicación chiapaneca, dicen los reporteros, ya señalaba lazos entre Andrés López Beltrán y Hugo Chávez Ayala, quien por esos días había sido invitado por el presidente López Obrador a ser director técnico de Sembrando Vida. “Esto está extraño”, pensó Tania cuando “hace siete meses” decidió trabajar con su colega. Sergio había llegado a la misma conclusión.

Programa estrella

Rincón relata que la investigación se atoró en varios momentos: la Secretaría de Bienestar guarda la información de Sembrando Vida “bajo llave”, pero mediante la Plataforma Nacional de Transparencia y tras muchas solicitudes de información consiguieron respuestas a sus preguntas sobre el cacao, el programa federal y Chocolates Rocío.

Descubrieron que no hay registros en la Secretaría de Economía de la empresa que maneja la marca Rocío. Y que la tienda que Andrés Manuel López Beltrán abrió en la Ciudad de México en octubre del año pasado, tiene como razón social Vinos Cósmicos. Los reporteros han estado comprando chocolates en esa tienda desde mayo, pero en ninguna de sus visitas consiguieron que les dieran factura.

El contexto en el que Andrés Manuel López Beltrán decidió incursionar en el negocio de los chocolates, es el mismo en el que el gobierno empezó a apoyar el cacao a través de Sembrando Vida, y el mismo en el que se abrió una empresa en Nueva York llamada Finca Rocío Chocolate Corporation, cuya lista de socios se oculta, señala Rincón justificando el interés público del tema.

A Julio Astillero, reportero de la vieja escuela acostumbrado a las entradas en las que se sintetiza todo el contenido en el primer párrafo, el texto de Sergio y Tania le parece escrito de una manera descriptiva, en cascada. El conductor tiene problemas para formular el resumen. Cómo tendría que redactarse: ¿empresario del cacao que iba a ser funcionario de Sembrando Vida, vende grano a la empresa de uno de los hijos del presidente?

Gómez insiste que una de las vertientes de su investigación es la coincidencia de que el segundo hijo del presidente haya decidido incursionar en el mercado de chocolates y cacao, justo en el momento en que se impulsó ese cultivo en Tabasco y que su amigo cercano, el empresario cacaotero Hugo Chávez Ayala, fuera invitado a colaborar en el programa estrella de este gobierno.

Es una inferencia

Jugando al abogado del diablo, Julio Astillero insiste: ¿hay vasos comunicantes claros, directos e ineludibles, es decir, pruebas tajantes de esa relación que beneficia al hijo de López Obrador, o es una inferencia de datos que hacen los reporteros?

“Consideramos que es una inferencia. Dejamos ver que todo está puesto para que se beneficie a la empresa de Hugo Chávez Ayala con la producción de Sembrando Vida. El cacao que se ha plantado hasta este momento como parte de ese programa, se podrá cosechar a partir de 2022 y hasta 2025”, responde Tania.

Agrega que Hugo Chávez Ayala y Andrés López Beltrán se conocen desde preescolar, fueron juntos a la primaria y sus familias eran vecinas en Villahermosa. Desde 2014, Chávez empezó a asesorar el cultivo de cacaotales en Finca Rocío y, en 2018, el presidente lo invitó a Sembrando Vida. No llegó a ser director técnico, pero sí formó parte del consejo consultivo de ese programa hasta 2019. En ese lapso es que Andrés López Beltrán incursiona en el negocio del chocolate y el cacao.

Rincón agrega a lo dicho por Gómez que su reportaje “abre la conversación, porque la producción de cacao todavía no está. Se espera hasta 2022, cuando veremos si los reales beneficiarios del programa son los pequeños cacaoteros o quienes ya tienen una cadena de comercio y exportación, como Hugo Chávez quien tiene una empresa en Texas: Agrofloresta Mesoamericana.

Sergio añade que el empresario tabasqueño vendió dos millones de semillas de cacao a los técnicos de Sembrando Vida en Veracruz. “Se lo preguntamos y él lo aceptó”.

Realmente, ¿hay delito?

¿Es irregular que un especialista en producción de cacao comercie semilla a título privado, o que sea asesor en el negocio de uno de los hijos del presidente de la república?, pregunta Astillero. Pero Rincón subraya el hecho de que Chávez formó parte de Sembrando Vida:

“Hugo tiene proveedores de cacao alrededor de La Chontalpa en Tabasco. Él certificó esos cacaotales y los campesinos se sienten obligados a venderle su grano, porque un certificado cuesta de 80 a 100 mil pesos por parcela, y entrar a Sembrando Vida les permitirá ampliar la superficie sembrada. Es un cacao de aroma, muy cotizado en el mercado europeo, para chocolate fino.”

Toda empresa tiene una evolución, dice Astillero. ¿Ha sido extraordinario el crecimiento de la chocolatería Rocío con su fábrica, una comercializadora en el extranjero y un centro de distribución en el centro histórico de la ciudad de México?

La tienda se encuentra dentro de un exclusivo hotel, Círculo Mexicano, en la calle de Guatemala, a espaldas del Templo Mayor, cerca de Palacio Nacional, detalla Tania Gómez. Es una zona de restaurantes y boutiques, frecuentada por el turismo extranjero. Y reconoce que la venta fuerte no está en la tienda –“detectamos pocas existencias”–, sino en restaurantes gourmet de la Ciudad de México donde han visto que venden las barras de chocolate.

La reportera no resistió mencionar que en la comida que el presidente López Obrador ofreció recientemente a destacados empresarios en Palacio Nacional, se sirvió en los postres uno elaborado con chocolate de Finca Rocío.

Y del centro de distribución en Nueva York, dice que como no tuvo acceso a la lista de socios la única relación que encontraron con los López Beltrán es la similitud del nombre: Finca Roció Chocolate Corporation.

Julio Astillero cita una nota del 30 de septiembre de 2020 en El Financiero firmada por Stephanie Cuevas, que, de acuerdo con la revista Clase, da cuenta de la inauguración de la tienda Finca Rocío en un edificio del Siglo XIX, señalando que el lugar donde se encuentra Círculo Mexicano es propiedad del Grupo Hábitat de Carlos Couturier y Rafael Mich, quienes se asociaron con los hijos del presidente para que la chocolatera abriera esa sucursal.

Verificación de datos

Ahora bien, en el proceso de corroboración, ¿qué respuesta tuvieron los reporteros de los hijos o, en todo caso, del presidente López Obrador a la información que iban a publicar?

“A Andrés Manuel López Beltrán lo consultamos por medio de su tienda, y nunca hubo respuesta. Conseguimos su correo electrónico luego que registró su RFC en 2019. Y también le mandamos mensaje por medio de su hermano. Al presidente lo consultamos con tres semanas de anticipación, aunque él dice que no fue a tiempo. Quien sí nos respondió fue el ingeniero Hugo Chávez, que siempre estuvo al pendiente de nuestros cuestionamientos.

“Lo bueno del periodismo de investigación es que es verificable, todo es fáctico. Ahí están los datos y los documentos. Tuvimos la ética de buscar a los involucrados. El presidente nos dedicó unos minutos en la mañanera y dijo que es una investigación mentirosa, pero aclaró que no había leído el reportaje. Entonces, no tendría elementos para decirnos que está mal”, sentencia Tania Gómez.

¿Cuál es la función del empresario Hugo Chávez Ayala?, inquiere Astillero a Sergio Rincón:

“Por escrito, reconoció que él asesora desde 2014 la producción de los cacaotales de Finca Rocío. Sabemos que, por su cercanía con la familia presidencial y por sus conocimientos del cacao, fue invitado a Sembrando Vida, primero como director técnico y, luego que por razones personales rechazara este cargo, como parte del consejo consultivo.

“Sin embargo, él niega tener una relación comercial con los López Beltrán, aunque pudimos documentar que trabajadores de Agrofloresta Mesoamericana laboran dentro de Finca Rocío. El pasado 2 de septiembre, con motivo del día del chocolate y el cacao, Hugo Chávez Ayala realizó una transmisión de Facebook Live y ahí presentó a uno de los empleados que lleva siete años trabajando con ellos y, señaló, es el encargado de la plantación en Finca Rocío.

“Otro de los lazos que hemos podido encontrar es Fabiola López Fósil, quien trabaja para Agrofloresta Mesoamericana y reconoció por teléfono haberse encargado del proceso de certificación como cacao orgánico del producto cosechado por Andrés López Beltrán.”

Estrategia de difusión

Aunque el presidente López Obrador se enfocó en Proceso y en Aristegui Noticias, el reportaje lo publicaron también otros cuatro medios de comunicación: Notas sin Pauta, Eme Equis, Mega Noticias y Connectas (Plataforma Periodística para las Américas). ¿Estos medios financiaron el reportaje o simplemente lo compraron?, quiere saber Julio Astillero.

“No hay convenio de venta del reportaje –dice Sergio–. Nosotros adquirimos una beca y el acompañamiento editorial de Connectas. Y para dar exposición al reportaje, consultamos a medios donde ya habíamos publicado antes. Esos medios aliados estuvieran en el proceso de edición y verificación de datos que fue muy riguroso. Nos dieron sus comentarios y sugerencias. Aparte de asegurar la contundencia de los datos, ganamos con la difusión del reportaje porque solos, con nuestro Twitter, no habríamos logrado el impacto que tuvo.”

Ha habido muchos comentarios críticos, apunta Julio Astillero, pero a Tania le preocupa más que nada la postura del presidente de la Republica:

“Muy respetuosamente, me gustaría invitarlo a revisar esta investigación. Es un trabajo que nos llevó siete meses y ahí están los documentos que soportan cada afirmación y señalamiento. De manera responsable, sustentamos el reportaje en documentos, en las declaraciones de Hugo Chávez y en los recorridos por distintas comunidades de Tabasco donde conversamos con los beneficiarios de Sembrando Vida.”

Sergio Rincón está esperando que lo citen en la sección ‘Quién es quién en las mentiras de la mañanera’, los miércoles, para tener oportunidad de mostrar los documentos que amparan su investigación.

“Todo proceso de investigación se basa en una metodología. El presidente retoma mucho a los personajes históricos, entre ellos a los periodistas del pasado. Pero desde la creación de la agencia informativa AP en 1946, el periodismo evolucionó y dejó de responder a la concepción que el presidente tiene de los periodistas, como aquellos que apoyaron a Juárez.”

¿Qué se quedó en el tintero?

¿Qué quedó fuera, por cuestión de tiempo o por alguna circunstancia, y qué de esta investigación se puede retomar?

“Falta profundizar en la empresa que encontramos, Finca Roció Chocolate Corporation, cuya sede está en Albany, Nueva York, aunque su oficina principal está en Wilmington, Delaware. Todavía no conocemos a los socios. Todo de lo que tenemos sustento, está en el trabajo que publicamos”, responde Tania.

Para Sergio, lo importante es que se hable de Sembrando Vida, que se responda a los cuestionamientos sobre la tala de árboles o respecto a si los pobres son los mayores beneficiarios del programa. Es muy sano que estos temas se ventilen.”

Tania niega ser militante de algún partido, y se proclama periodista independiente. Mientras Sergio aclara que no es enemigo de Sembrando Vida. De hecho, muchos de sus trabajos han sido en contra del lobby del glifosato.

Astillero cierra el programa diciendo que los dos autores del reportaje están expuestos a la crítica de la información y a la polémica. Todo testimonio periodístico, finalmente, está sujeto a la validación o a la invalidación, a la confirmación o al desmentido.

Serán los colegas periodistas quienes juzguen con más objetividad el trabajo de Tania Gómez y Sergio Rincón. Pero de eso hablaremos en las siguientes entregas.

Mi correo electrónico: carvajalberber@gmail.com

 

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba