COLUMNA: Ojo de Mar

El fenómeno chayote

Por Adalberto Carvajal

Durante una gran parte de nuestra historia periodística, dice Julio Hernández López Astillero, en el gremio estuvo presente un sustantivo ahora muy de moda y que se lanzan unos a otros: chayotero. ¿A Pedro Valtierra le ofrecieron chayote alguna vez?

La pregunta se la hace el conductor de Radio Centro al fundador y director de la agencia fotográfica Cuarto Oscuro, en el programa del 6 de septiembre de 2019 (“Peligroso tomar fotos en la calle; por violencia olvidamos a niños y jóvenes: Pedro Valtierra”):

“El chayote era sistemático y casi una obligación. Te ofrecían chayote en los eventos políticos, en las conferencias de prensa, en las giras presidenciales, en los informes de los gobernadores.

“Alguna vez tomé fotografías del tema, pero no las quise usar por respeto a los compañeros. Es un tema difícil pero, sí, durante muchos años el chayo fue parte de la política mexicana”.

Julio Astillero dice no exagerar cuando asegura que en su inmensa mayoría los periodistas mexicanos estuvieron metidos en este fenómeno, hasta los más reconocidos mediáticamente.

Hasta los correctores

“Nosotros conocíamos el chayo que te daban en las giras. Pero ahora le llaman chayo también a la publicidad oficial, y son cosas diferentes. Como sea, sí creo que el 99% de los periodistas lo han recibido, porque fue parte de la cultura mexicana. Yo he reflexionado sobre el tema públicamente, no para estar en contra de los periodistas que recibieron chayote sino para revisarlo sin temor como un fenómeno social.

“Por otro lado, alguna vez que me invitaron a una universidad yo proponía revisar también el chayote que le dan a los directores de medios. Porque era muy común decir que los reporteros y los fotógrafos eran muy chayoteros, pero el fenómeno no quedaba ahí, era mucho más complejo”.

Y en efecto, admite Astillero, había chayote para los directivos: para el jefe de Redacción y hasta para el corrector que en algunos periódicos podían meter la mano en la edición para subir o bajar un comentario. Y todos pedían dinero por ese tipo de cosas.

Julio Astillero coincide también con Valtierra en que el chayote fue parte de un proceso socio-cultural, en circunstancias que deben ser analizadas dentro del contexto de un México que vivió muchos momentos difíciles que, a la luz de ahora, parecen absurdos y sumamente criticables.

Igual, dentro de algunos años esta terrible violencia que estamos viviendo les parecerá inaceptable y absurda a quienes revisen la historia del México contemporáneo, compara el conductor.

Mandarlos a morir

Con tanto salvajismo que está siendo registrado visualmente en los narcovideos de decapitaciones y atentados, ¿qué imagen se nos está quedando a los mexicanos en estos años?, inquiere Julio Astillero.

“La imagen con la que los niños están creciendo es muy negativa -responde Valtierra-. Ven en un puesto de periódicos la foto de un descabezado ocupando toda la portada de un medio impreso. Sobre todo cuando vienes llegando del extranjero, te da dolor ver eso.

“Me preocupa mucho, estoy muy asustado de este país. Soy de los que hice críticas cuando los presidentes estaban vigentes. Cuando Calderón (lanzó la guerra contra las drogas) di mi opinión. Y así con todos los presidentes. La violencia no es culpa de AMLO, ni siquiera es culpa de Peña Nieto. Tenemos muchos años que todos nos olvidamos de los jóvenes y de la sociedad. Es fácil echarle la culpa a los presidentes que hemos tenido, aunque votamos por ellos. Nos olvidamos como sociedad y dejamos toda la responsabilidad en el presidente: en Fox, en Calderón, en Peña Nieto.

“Estoy triste al ver cómo está mi país. Y como fotógrafo más porque uno tiene que estar en la calle. Como fotoperiodista, más triste por los periodistas que están matando. ¿Vale la pena una nota a cambio de que te maten? En Coatzacoalcos, en Zamora o en Morelia, ¿vale la pena que el reportero se avoque a investigar? ¡No vale la pena!”

¿Y cómo le da Pedro Valtierra una orden de trabajo a un fotógrafo para que vaya a un lugar donde hay una bronca y vea cómo llega hasta allá?

“Pues no lo mandas”, responde el director de Cuarto Oscuro.

No los mandas, coincide Astillero, director editorial de Radio Centro, no puede haber tanta crudeza profesional para decir “cubre esto”.

Periodistas sin autocrítica

Pedro Valtierra fue campesino, voceador y bolero antes de convertirse en fotógrafo. ¿Cuántos talentos hay en este país que no van a llegar a cumplir sus sueños porque ya no hay probabilidad de ascenso social?

“De no haber venido a la Ciudad de México no me hubiera quedado en Zacatecas, me habría ido a Los Ángeles como la mayor parte de mi familia clan. En Estados Unidos vive el 55% de los zacatecanos.

“Sí, se han cerrado mucho las posibilidades de ascenso social. Los jóvenes en la calle no tienen futuro. Me da tristeza y coraje ver que como ciudadanos nos ha faltado voluntad para resolver los temas importantes de este país. No le dejemos toda la responsabilidad al presidente.

“Y hagamos autocrítica también los periodistas. ¿Qué pasó en el 68 con la prensa? Ya tenemos comisión de la verdad para esclarecer la masacre estudiantil, pero no hay una comisión de autocrítica de la prensa”.

Lo mismo pasa con la crisis de los medios por la reducción en el presupuesto para la publicidad oficial. “Es una crisis que sabíamos que venía, porque desde siempre hubo esa relación de dependencia económica y los medios no tenían la necesidad de competir”.

Los medios no buscaban audiencia sino el beneficio del contrato gubernamental de publicidad, acota Astillero. Y los directivos modulaban su conducta al interés del arreglo con el jefe de Prensa que otorgaba los convenios de publicidad.

Uno que no robe tanto

¿Qué espera Pedro Valtierra de López Obrador?

“La gente confía mucho en él y yo quiero confiar en él, es el Presidente de la República. No le deseo mal, tiene una enorme responsabilidad. Tengo algunas observaciones, no críticas, pero yo mismo me he propuesto dejar pasar dos años antes de hablar de Andrés Manuel López Obrador, todavía es muy pronto para hacer una evaluación.

“Tengo esperanzas de que las cosas cambien. Siempre hemos querido tener un buen presidente, uno que no robe tanto porque la verdad se les pasó la mano”, remata el fotógrafo que recientemente recibió el doctorado Honoris Causa por la Universidad Autónoma de Zacatecas.

Mi correo electrónico: carvajalberber@gmail.com

 

Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas
Sin Comentarios

Deje su Comentarios