COLUMNA: Ojo de Mar

Como llamada a misa

Por Adalberto Carvajal

¿El solo llamado del presidente López Obrador a sus seguidores para que no agredan verbalmente a los representantes de la prensa, podrá atemperar o atenuar ese tipo de actos contra periodistas?

La pregunta se la hace Julio (Hernández López) Astillero al reportero de Azteca Noticias, Irving Pineda, quien fue acosado el 1 de diciembre de 2019 por simpatizantes de AMLO, durante la celebración en el Zócalo del primer año de gobierno.

En la mañanera del día 2, luego de que Pineda expusiera su caso al mandatario en Palacio Nacional, López Obrador exhortó a sus seguidores a no atacar a los periodistas. Pero el llamado deberían escucharlo también los manifestantes anti-AMLO que agredieron verbalmente a Hernán Gómez, columnista de El Universal, durante la marcha que se desarrolló ese mismo día primero en Paseo de la Reforma. Ambos periodistas estuvieron en el programa de Julio Astillero en La Octava cadena de televisión, el 2 de diciembre (“Hay personas sembradas en las mañaneras: Irving Pineda; veo apertura y debate público: Hernán Gómez”).

En lo que respecta a Irving, “esperaría que sí” funcione el exhorto presidencial. Mas, “viendo las redes sociales”, parecería que los amlovers “van en un carril distinto” pese a que el llamado de López Obrador fue muy claro:

“El presidente se desmarcó de lo que está ocurriendo y condenó que estén atacando así a los periodistas y a los reporteros. Pero al final pareciera que en la red social (el movimiento de la 4T) avanza por un camino diferente.

“Ojalá todo cambie para hacer mejores noticias. La libertad de expresión es algo en lo cual todos tenemos que estar en un mismo carril, manteniendo los canales abiertos para evitar ataques, hostigamientos o verdaderos linchamientos digitales, incluso personales”.

Pineda pidió “no quitar el dedo del renglón”, de otro modo se estaría coartando la libertad.

La minoría no gobierna

Hernán Gómez señala que “estamos viviendo un momento de nuestra historia de mucha división, pues hay inevitablemente una polarización social. Estamos realmente en dos bandos, casi todo lo que sucede políticamente se expresa en esos dos lados y es muy difícil que quienes simpatizan con uno puedan convencer al otro. Hay un bando claramente mayoritario y otro minoritario. Ese bando tiene que aceptar que es minoría y que no le toca en este momento gobernar”.

Para el profesor e investigador del Instituto Mora, debemos entender que si bien no pensamos igual, no tenemos por qué odiarnos. Una cosa es pensar distinto y hacer críticas fuertes hacia el contrario, pero otra es dejarnos llevar por el odio y justificar las agresiones. En la medida que este odio vaya creciendo, se va a ir ampliando la grieta y después va a ser muy difícil cerrarla.

“Por eso me gustó la expresión que usó Alberto Fernández en su campaña por la presidencia de Argentina. Dijo: voy a cerrar esta grieta, voy a hacer lo que tenga que hacer para cerrar esta grieta, porque como sociedad nos hace daño”, cita Hernán Gómez.

Fuimos cómplices

Julio Astillero refiere que habló con Nancy Flores, reportera de Contralínea, “una revista respetable de investigación, denuncia y análisis periodístico”, y que ella reconoció que “los periodistas, en términos generales, le hemos hecho mucho daño a la nación al haber sido partícipes de corrupción, engaño y manipulación. Para Nancy, realmente es necesario revisar y escrutar el ejercicio periodístico”.

Irving Pineda coincide con esa apreciación en el sentido que “la vida pública tiene que ser más pública, y en que se tiene que dar a conocer y revelar todo lo que pueda revelar un periodista. De hecho, estoy a favor de que se revisen las cuentas de los periodistas”.

Y está a favor de que, “como decía Hernán”, un periodista pueda decir ‘esta es mi línea política’, mientras otros, como el propio Irving, puedan también decir que no les interesa militar en un partido. Se puede hacer periodismo desde esas dos visiones, “y se tiene que respetar” a quienes lo practican.

Astillero le pregunta a Pineda sobre la reacción de enojo y hartazgo de ciertos segmentos sociales. ¿Es proporcional o correspondiente al daño que el periodismo en general le ha hecho al desarrollo democrático del país desde hace décadas?

A Irving le parece que “la reacción está sobredimensionada”. Pero Hernán sí cree que “hay un enojo justificado en la sociedad hacia el periodismo y hacia los medios. No sé si hacia los periodistas porque ellos hacen su trabajo, la mayor parte de las veces en pésimas condiciones laborales y salariales en este país”.

Enojo justificado

“Hay un enojo justificado contra los medios”, sostiene Hernán Gómez Bruera. “Eso se expresó muy claramente con el movimiento #YoSoy132 ante la manera en la que se informa a la sociedad. Este resentimiento popular contra quienes llaman chayoteros, también tiene una justificación.

“El enojo nace de la manera en que una parte de los periodistas hace su trabajo. La mayoría trabaja en condiciones muy difíciles, pero una pequeña minoría lo ha hecho en condiciones de privilegio, con corrupción.

“Hemos tenido un sistema de financiación mediante la publicidad oficial, que es una forma de corrupción institucionalizada. La cantidad de dinero que ha corrido hacia los medios de comunicación, y la forma en la que eso ha distorsionado y afectado la propia libertad de expresión en este país, justifica que la gente esté enojada.

“Por supuesto, no justifica que se agreda a un periodista ni que se le violente en las calles mucho menos. Pero sí hay un sentimiento, y porque tiene una razón debemos escuchar ese sentimiento.

Ya en las conclusiones, Irving Pineda señala que estamos parados en “una franja bien delgadita que separa lo que es noticia de lo que es propaganda”; debemos aprender a valorar “la labor que tienen que hacer los medios de comunicación y la que tienen que hacer los reporteros”.

Para el entrevistado, “cuando se violenta a un reportero, sobre todo a uno de a pie, se está violentando la libertad de expresión. Esas alarmas hay que mantenerlas encendidas”, concluye Irving Pineda.

Aunque “las alarmas vienen de antes -acota Hernán Gómez-. Vienen de la cantidad de periodistas asesinados, crímenes que han quedado impunes. Ojalá que este gobierno ponga fin a toda esa violencia contra el periodismo”.

Mi correo electrónico: carvajalberber@gmail.com

Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas
Sin Comentarios

Deje su Comentarios