COLUMNA: Ojo de Mar

¿Hay periodismo en Youtube?

Por Adalberto Carvajal

Para abonar al debate sobre las diferencias entre el periodismo tradicional y el trabajo que realizan los youtubers, Julio Hernández López Astillero invitó a su programa de Radio Centro a tres influencers muy identificados con Andrés Manuel López Obrador y, por lo tanto, criticados por su papel como supuestos propagandistas de la Cuarta Transformación (4T).

Nacho Rodríguez El Chapucero, Edwin Granados, conocido por su canal Campechaneando, y Juncal Solano, conductora de “El Charro Político”, estuvieron con Julio Astillero el 13 de marzo de 2019. El contenido del programa fue subido a la red al día siguiente con el título: “Estamos redefiniendo el concepto periodismo: Youtubers”.

Para el anfitrión, los youtubers son en su mayoría jóvenes que han encontrado por esta vía una forma de expresarse, de plantear sus puntos de vista e impactar  a la sociedad.

Tras haberlos superado en términos numéricos, pero también y sobre todo en influencia y capacidad de generar opinión entre la gente, los youtubers obligaron además a los medios de comunicación tradicionales y convencionales a cambiar las viejas reglas, las viejas fórmulas.

Videocharla astillada

Este fenómeno se ha dado en las diferentes plataformas, desde Periscope a Facebook Live pero particularmente en YouTube, donde los tres invitados tienen sus canales y donde el propio Astillero ha encontrado un nuevo nicho después de haber explorado la columna periodística, la dirección de La Jornada de San Luis y la participación como comentarista en programas de radio y televisión.

“Podríamos decir, usando términos militares, que somos compañeros de armas. Finalmente, compartimos (el espacio de las redes sociales)”, apunta Julio Hernández quien, además del noticiero en Radio Centro que arrancó a inicios de año, ha venido sosteniendo en internet sus “Videocharlas Astilladas”.

Una característica que comparten la mayoría de los youtuberos es que no tienen una formación periodística. De los tres invitados, Nacho Rodríguez es la excepción porque si bien estudió Economía en el ITAM estuvo muchos años involucrado en el semanario Hojas Políticas, de Tabasco, fundado y dirigido por su padre, Ignacio Rodríguez Castro.

Juncal Solano estudia Derecho en la Universidad de Guadalajara. La misma carrera que cursó Edwin Granados aunque éste, además de litigar y trabajar fugazmente para el gobierno de Campeche, se ha dedicado desde hace 12 años al comercio electrónico con una cuenta en Mercado Libre.

Híbrido periodístico

Julio Astillero empieza la entrevista con Juncal: ¿Se hace periodismo desde estos espacios de YouTube, o lo que se hace es un híbrido todavía no suficientemente precisado?

Para la influencer tapatía, “lo que estamos viendo es el impacto de las redes sociales”. A raíz de la polémica por la presencia de youtubers en las mañaneras de López Obrador ese mismo 13 de marzo, “me sorprendí realmente con la importancia que han adquirido estos espacios”.

Sin embargo, como futura abogada a quien no le gustaría litigar en un juzgado con alguien que no ha estudiado Derecho, ella misma se ha planteado la cuestión de si puede llamarse periodista:

“En mi caso, por lo que yo he vivido en mi canal no me considero periodista, pero sí intento difundir notas que ya están en los medios fuertes”. Al retomar esa información, “trato de mostrar pruebas y hacer cuestionamientos, preguntas pertinentes”.

Juncal no sabe si llamar periodismo a eso, pero defiende su interés en informar y comunicar a la gente.

Tú sí explicas muy bonito

Edwin Granados tampoco considera periodismo lo que hace, “porque realmente no tenemos esa metodología”. Aunque eso puede ser una ventaja.

Cuando no se es periodista “pasa lo mismo que cuando un abogado o un cirujano quieren explicarle a alguien que no estudió Periodismo, Derecho o Medicina “los sucesos que competen a su rama. Quien lo escuche no lo entenderá de la manera en que se lo explicaría otra persona que esté en su mismo canal” no profesional.

“Como me lo han dicho en reiteradas ocasiones, lo que nosotros hicimos fue darle valor a la noticia. Antes, a la gente no le interesaba la política porque no entendía para qué era. Para interesarla en el tema, sin decir marcas en mis videos le decía a la gente que hasta cuando quieres comprar algo, un videojuego o un vehículo, poderlo hacer o no tiene que ver con la política.

“Con esos ejemplos, la gente empezó a interesarse en la política. Cambiamos la fórmula: a la gente le interesa mucho la economía y la seguridad, pero entonces se dieron cuenta que eso tiene que ver con la política. La gente quiere saber por qué nos está yendo mal”.

Los youtubers “somos ciudadanos que damos una opinión de lo que se hace en la política y también en el periodismo. Y si alguien dice que simplemente copiamos notas, la verdad es que el hecho de ir al Twitter o a la página web, ya es investigación. Somos ciudadanos que estamos dando nuestro punto de vista”, resume Granados.

Era otra cosa la columna

Y El Chapucero, ¿está haciendo periodismo de opinión o algo híbrido?

Nacho Rodríguez, a diferencia de sus compañeros, sí se considera periodista. Escribió 15 años columnas políticas es un impreso tabasqueño, tuvo dos programas de radio y dos revistas, una de política junto con su papá y su hermano.

En cuanto a lo que periodistas como él están haciendo en YouTube, “creo que estamos redefiniendo lo que es el periodismo”.

Ahora bien, ¿ese periodismo anterior de Ignacio Rodríguez Ceballos era como el actual de El Chapucero?, pregunta Julio Astillero.

“No, porque al final el periodista anterior, como cualquiera que escribía una columna política de opinión, buscaba darle valor a su columna con información privilegiada: con un buen chisme, una revelación, una filtración, ibas construyendo la credibilidad de tu columna.

“Se entendía que si un columnista tenía la mejor información era porque era muy influyente o estaba muy cercano al Presidente. Pero esas columnas eran algo que sólo consumían el Presidente, los secretarios de Estado, el director de tal instituto o el magnate dueño de tal empresa.

“Como bien dice Campechaneando, al final los ciudadanos se empezaron a interesar en las noticias por las circunstancias que sean. Y nosotros nos hemos convertido en un vehículo muy bueno y eficiente para entregar las noticias en un lenguaje sencillo.

“A mí me dicen mucho: ‘Es que tú explicas muy bien las noticias; explicas muy bien por qué es importante la bolsa, el tipo de cambio; cosas que realmente yo no entiendo pero contigo sí’”, destaca Nacho Rodríguez.

El nuevo periodismo

Entonces, ¿lo que hace El Chapucero sí es periodismo?

“Yo creo que sí. Es más, todos los que estamos aquí hacemos periodismo, aunque ni mis compañeros ni yo tengamos el título”.

Título universitario en Periodismo es algo que no se necesita, acota Julio Astillero, quien es abogado de formación pero tiene una larga trayectoria como reportero.

“Cada quien aprende haciendo las cosas -resume Nacho Rodríguez-. Pero la verdad es que, incluso en este momento que se está transmitiendo un programa de radio por YouTube, estamos todos redefiniendo el concepto de periodismo. Ya no es un periodismo de diario, es un periodismo digital”.

Mi correo electrónico: carvajalberber@gmail.com

 

Print Friendly, PDF & Email
Sin Comentarios

Deje su Comentarios