Opinión

COLUMNA: Ojo de Mar

Por Adalberto Carvajal

UN EJÉRCITO AUDIOVISUAL:

¿Cuáles son los cañones mediáticos con los que la derecha dispara cotidianamente y en cada momento su propaganda?, se pregunta Sara Serrano en La Base.

En la emisión del podcast de diario Público del 23 de noviembre de 2022, la propia Serrano, Pablo Iglesias, Manu Levín e Inna Afinogenova analizaron el dominio total de la derecha y el poder económico sobre los medios audiovisuales españoles, lo que hace necesarios proyectos como el de Canal R(e)D que ellos están impulsando.

“El ejército audiovisual de la derecha es bastante nutrido porque, como hemos visto, tienen medios económicos suficientes para mantener tanto a soldados en activo como a reservistas dispuestos a tomar el relevo en caso de bajas.”

Y Serrano pasa a exponer algunos ejemplos de cómo operan “estos voceros de la derecha en los medios, empezando por el principal referente de la derecha y protegido de las asociaciones de prensa, el hipergalardonado presentador de los informativos de Antena 3 y mariscal de campo de ese ejército audiovisual de la derecha, Vicente Vallés, quien dijo al aire:

“Una de las características propias del gobierno de coalición PSOE-Podemos es la de aprobar leyes con carga política, y hacerlo en ocasiones por la vía rápida para evitar los informes de organismos constitucionales o, en su caso, sin tener en cuenta las advertencias de esos mismos organismos. Un ejemplo es lo que ocurrirá en los próximos días con la derogación del delito de sedición que se hará mediante un trámite exprés, lo que impedirá opinar al Consejo de Estado y al Consejo del Poder Judicial. Y otro ejemplo es el de la ley conocida como Sólo sí es sí: en este caso sí hubo informes previos, pero fueron en buena medida ignorados e incluso despreciados por el gobierno.’

Para Manu Levín, aunque sea tramposo, el mensaje del mariscal Vallés -dice siguiendo la lógica de los grados militares- es efectivo porque crea marcos ideológicos: la izquierda aprueba leyes con carga política, la izquierda politiza la justicia, la izquierda no respeta la separación de poderes y, además, aprueba las leyes saltándose los cauces democráticos. Ese es el trabajo de Vallés: no es informar sino construir marcos ideológicos, que son por cierto marcos reaccionarios.

MARCOS REACCIONARIOS:

Para Pablo Iglesias, lo que ese jefe del ejército mediático de la derecha dice sin despeinarse es que bloquear la renovación del Consejo General del Poder Judicial no es politizar la justicia; que utilizar la sala segunda del Tribunal Supremo para proteger a los corruptos del PP (Partido Popular), no es politizar la justicia; que politizar la justicia es, según Vallés, hacer una ley como la Sólo sí es sí para proteger a las mujeres.

‘El generalísimo’ Vallés también aprovecha para señalar la inoperancia de la izquierda a la hora de legislar, ironiza Inna Afinogenova, porque la derecha por supuesto sí que sabe hacer leyes y no como esas jovencitas del Ministerio de Igualdad que impulsaron la ley Sólo sí es sí.

‘Ahora que la ley se está aplicando -sigue diciendo Vallés en su noticiero de Antena 3-, ya se ven algunos efectos prácticos. Por ejemplo, un número no despreciable de delincuentes sexuales han visto reducida su condena, algunos de ellos incluso han sido puestos en libertad’.

“Si en la primera parte de este comentario -observa Sara Serrano- Vallés había establecido los marcos mentales favorables a la derecha, en la segunda parte de su intervención sustenta su tesis con bulos y fake news como, en concreto, que la ley posibilitó reducciones masivas a los agresores sexuales en su condena. En primer lugar, la nueva ley no baja las penas. Y si ha habido alguna revisión de condenas a la baja, no ha sido por el contenido de la nueva ley sino por la interpretación en clave conservadora que han hecho de ella algunos jueces.”

LA SIM DE BOUSSELHAM:

“Otro de los presentadores de referencia en la derecha es el locutor de radio y general de brigada Carlos Alsina”, quien habló en Onda Cero sobre el caso que montaron contra Dina Bousselham, resume Serrano.

A esta politóloga, militante de Podemos y directora del periódico en línea La Última Hora, en noviembre de 2015 le robaron su teléfono celular. Tras la detención del comisario José Manuel Villarejo en 2019, se supo que éste poseía imágenes provenientes de la tarjeta del móvil sustraído, lo que llevó a un juez de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, a investigar si el policía había estado espiando y conspirando contra Podemos.

Pablo Iglesias se presentó como perjudicado, pero durante la investigación se supo que el periodista Antonio Asensio había dado a Iglesias la tarjeta SIM robada, y éste la había tenido en su poder durante año y medio sin comunicarlo a la afectada. Bousselham se contradijo en cuanto al estado de la tarjeta, declarando primero que le llegó inutilizada y luego que le llegó en buen estado pero se estropeó después. Al menos esa fue la versión que difundieron los medios de derecha.

El 27 de enero de 2021 el Tribunal Supremo rechazó imputar a Pablo Iglesias, entonces vicepresidente segundo del gobierno de Pedro Sánchez, y devolvió ‘la pieza Dina’ al juez de la Audiencia Nacional. A este magistrado García Castellón se le considera una estrella de la derecha y se le imputa ser demasiado blando con los conservadores que caen en su jurisdicción, mientras se muestra extremadamente severo con aquellos personajes de izquierda a los que se les ha montado una causa judicial.

Sobre este asunto, según recuerda Sara Serrano, dijo Alsina:

‘El señor Iglesias se lleva la tarjeta que no es suya, pasan meses hasta que se la entrega a la propietaria que es la señora Bousselham; al menos pasan 6 meses, quizá un año. Pregunto: si Okdiario no hubiera publicado los pantallazos de Telegram, ¿habría hecho saber Iglesias a su subordinada que él mismo había recibido la tarjeta de memoria de manos de Interviú en enero?

‘¿Cuándo le devolvió Iglesias la tarjeta a su propietaria? Ella no lo recuerda. Dina le dijo al juez que debió recibirla unos días antes de recurrir a la empresa de recuperación informática porque no conseguía que la tarjeta funcionara. Estos correos con la empresa, según dice el juez, son de enero del 17, o sea, 5 meses después de lo de Okdiario. Por tanto, pregunta, ¿cuándo le dijo Iglesias a Dina Bousselham que tenía la tarjeta? y ¿por qué decidió que ya no tenía por qué seguir ocultándoselo?’, dice Alsina buscando crear una intriga entre Iglesias y Bousselham.

Para Levín, con la trama del caso Dina se entiende muy bien la forma en la que se construyen estas noticias falsas: la infantería digital publica bulos en forma de exclusivas y, luego, la artillería de gran alcance como es el caso de estos programas tipo “Más de Uno” de Alsina que tienen audiencias millonarias, lo expanden como bombas racimo. Finalmente, toda esa metralla impacta en la opinión pública y queda incrustada en los cuerpos y las mentes.

DERECHA PUCHERA:

“El tratamiento mediático que hace la derecha de la política internacional y en concreto de la latinoamericana, tampoco es positivo. En el mejor de los casos, la ignoran como ocurrió con la victoria de Petro en Colombia; en el peor, la manipulan”, apunta Serrano.

“Vamos a escuchar a la general del cuarto ejército, el ejército de las cloacas, Ana Rosa Quintana, negando el golpe de 2019 contra el gobierno de Evo Morales en Bolivia: ‘No hay un golpe de Estado, lo que ha habido es un pucherazo del que era presidente’, cita Sara.

¡Qué escándalo!, ataja Afinogenova, Quintana habla de un pucherazo haciéndose eco de las acusaciones de fraude electoral de la derecha boliviana. Y, en segundo lugar, niega que en 2019 hubo un golpe de Estado en Bolivia. O sea, esos supuestos defensores de la democracia a los que está defendiendo Ana Rosa quemaron, sin ninguna razón, la casa de la ministra de Salud y la amenazaron de muerte, saquearon la casa de Evo Morales y quemaron la biblioteca de su vicepresidente Álvaro García, entre otras cosas.

PROPAGANDA PRIME TIME:

“El general de brigada Francisco Marhuenda -retoma Serrano- fue convertido en uno de los opinadores más conocidos de nuestro país a golpe de prime time, gracias a las gestiones de su amigo el jefe de todos los ejércitos de Atresmedia, Mauricio Casals. Marhuenda es un habitual de tertulias televisivas como las de Esta Noche, Liarla Pardo o Al Rojo Vivo, desde donde dice cosas como ésta:

‘En este país había desahucios y en cuanto llegó a la izquierda se acabaron los desahucios. Mentira, sigue habiendo desahucios pero para la izquierda mediática que es la que marca la agenda en este país, ya no hay desahucios. Hay pobreza, claro, pero como a Cáritas la controla la izquierda niega que haya pobreza. Es más, Podemos controla al Papa’.

Iglesias no puede más que mofarse de lo dicho por Marhuenda: está claro, si la izquierda mediática controla la agenda en España, Podemos controla al Papa y controla por lo tanto a Cáritas.

“Por suerte tenemos un canal de izquierdas, La Sexta, que sirve para contrarrestar a todo el ejército mediático de la derecha -agrega con ironía Serrano-. No hay que olvidar que ese canal pertenece también a Atresmedia que es propiedad del Grupo Planeta y eso significa que los que pagan a Vicente Vallés, por un lado, son los mismos que pagan al general de la sexta división aerotransportada Antonio García Ferreras.

“Que a la derecha le interesa tener un canal de izquierdas, ya lo decía Ferreras en los audios filtrados: ‘Cuando nosotros queremos darle una hostia a Podemos desde La Sexta, ellos sufren de cojones’. Incluso contaba Ferreras cómo ellos desde La Sexta mataron [políticamente] a (Juan Carlos) Monedero.”

SEXTA COLUMNA:

Para Iglesias, Ferreras es muy consciente de lo que supone tener una televisión que ha buscado siempre una audiencia de izquierdas. Y lo decía en aquella conversación con Villarejo y con Casals: ‘los misiles que lanza La Sexta contra Podemos son mucho más eficaces que los que podrían lanzar medios como La Razón o como Antena 3’. Así funcionan las operaciones de falsa bandera o de quinta columna.

La Sexta sirve a la derecha para disciplinar ideológicamente a los espectadores de izquierdas -retoma Serrano-, pero también para blanquear a personajes como el cabo furriel Eduardo Inda:

‘Podemos no tiene ningún problema para financiarse aunque con el crowdfunding hayan recaudado la mitad de lo que tienen, da igual pues tienen la caja de Monedero que tiene 450 mil euros de la campaña para donar y, si no les alcanza, que vayan a Venezuela donde según dice la oposición les han dado 14 millones de euros’, comentó Inda en la tertulia televisiva de Ferreras como si le constara.

En resumen, dice Iglesias, la televisión de Antonio García Ferreras, supuestamente de izquierda y para audiencias progresistas, le da espacio a los bulos de Eduardo Inda. Es muy burdo, pero la derecha tiene todo un plantel de coroneles, sargentos y tenientes defendiendo sus intereses en antena y en las redes, y muchos recursos económicos y alianzas políticas para poder sustentarlos. Por eso es tan importante que nazca, crezca y se desarrolle Canal R(e)D.

Mi correo electrónico: carvajalberber@gmail.com

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba