Opinión

COLUMNA: Ojo de Mar

Por Adalberto Carvajal

Golpes digitales

El informático español Julián Macías Tovar es un experto en descubrir mentiras mediáticas. Ya en la primera parte de su conversación con los moneros de El Chamuco TV, el 19 de junio de 2022, hablaba del papel que han jugado en las estrategias de desinformación en Iberoamérica políticos como José María Aznar o intelectuales como Mario Vargas Llosa. Otros personajes propios de la esfera digital, como Mark Feierstein, también se han ganado una negra reputación.

“El primer análisis que hice a profundidad fue sobre el golpe de Estado en Bolivia. Encontré cosas alucinantes como que se crearon más de 100 mil cuentas falsas en una semana, para usarlas en la campaña contra Evo Morales donde lo acusaron de asesino, dictador y narcotraficante”, dice el creador del observatorio de medios y redes Pandemia Digital.

“Todas esas cuentas golpistas crecieron en más de 100 mil seguidores. Por ejemplo, el líder cívico sindical Marco Pumari tenía 24 seguidores y, una semana después, registraba más de 100 mil. Lo mismo pasó con las cuentas de (la presidente espuria) Jeanine Áñez, Jorge Quiroga, Fernando Camacho y todas las caras más visibles del golpe de Estado.”

Esos datos se los pidió la CIDH (Comisión Interamericana de Derechos Humanos) para su reporte sobre el golpe. Y, en la recopilación, Macías encontró un rastro que lo condujo a una empresa de Estados Unidos. La legislación de ese país establece que toda compañía que opere fuera del territorio tiene que hacer un Fork 404, esto es, crear una copia en un repositorio de su cuenta de usuario. Y aunque es muy difícil encontrarla, se puede rastrear la copia mediante búsquedas precisas.

“Así aparecieron contratos del régimen golpista (firmados por Arturo Murillo, el ministro de Gobierno de facto en Bolivia) con CLS Strategies, que ya había operado en México con Peña Nieto durante el periodo de transición.

“La empresa se ostenta como una agencia de relaciones públicas, pero lo que hace es usar bots para posicionar ciertos temas en las redes. J. J. Rendón fue el director de la campaña y, Andrés Sepúlveda, el community manager que reconoció en una entrevista de 2012 la existencia de 30 mil bots a favor de Enrique Peña Nieto”, explica quien fuera responsable de las redes del partido de izquierda Unidas Podemos.

El amigo americano

“Tras descubrir que CLS Strategies estaba detrás de la creación de cuentas falsas en Bolivia –agrega Macías–, pude documentar contratos similares con el gobierno de facto en Honduras, con el de Peña Nieto ya mencionado y con otros regímenes resultados de ‘elecciones irregulares’, por llamarlos de manera suave.

“Después de esa revelación, Facebook hizo un reporte acusando a CLS de crear cuentas falsas y gastar 4 millones de dólares en campañas de publicidad, desinformación y odio en 3 países: Bolivia, donde apoyaron el golpe de Estado contra Evo Morales usando cuentas falsas en Facebook e Instagram; Venezuela, donde han estado atacando al gobierno de Maduro; y, México, ya con López Obrador.

“Al día siguiente de salir este reporte, CLS Strategies eliminó de su web a los 2 personajes que estaban coordinando las acciones en América Latina: Juan Cortiñas y el funcionario de la OEA, Mark Feierstein. La Organización de Estados Americanos, recordemos, legitimó el golpe de Estado en Bolivia al elaborar un informe totalmente fraudulento sobre las elecciones presidenciales.

“Lo grave es que después que lo pillaran apoyando un golpe de Estado en Bolivia e intentando desestabilizar al Gobierno de México, Joe Biden eligió a Feierstein principal advisor para América Latina de la USAID (la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, por sus siglas en inglés) de la cual depende la NED (National Endowment for Democracy).

“Lo premiaron, no obstante que se acreditó cómo estuvo operando para atacar un gobierno con herramientas sucias, entre ellas cuentas falsas y mensajes de desinformación. Por eso, he venido sosteniendo que le estamos dando impunidad a la mentira. Ese tipo de estrategias no solamente quedan impunes, sino que, por lo visto, se premian.

“Llama la atención que ningún medio de comunicación importante haya contado o fiscalizado esto. ¿Cómo puede Feierstein ser el principal asesor para América Latina en la aplicación de dinero público de Estados Unidos? Tampoco es que sorprenda porque, precisamente, la USAID dio un cambio de rumbo a partir que Ronald Reagan tuvo un conflicto con la CIA por el financiamiento que dio la Agencia Central de Inteligencia a los Contras, y la compra de armas a Irán para usarlas en acciones terroristas donde murieron civiles en Nicaragua.

“Reagan creó la NED y esta empezó a operar igual que operaba antes la CIA, financiando a nivel local organizaciones que tienen nombres muy bonitos como ‘A favor de la democracia’ o ‘Derecho a la libertad’. Ese arco iris narrativo es, por lo analizado en Bolivia y Ecuador, golpista.

Mexicanos contra la Corrupción, por ejemplo, es un ente financiado por la NED. Eso es público y ya sólo hace falta que reconozcan que están operando políticamente para desestabilizar al gobierno de López Obrador. Aunque no es la única organización mexicana que recibe financiamiento de la Fundación Nacional para la Democracia, hay muchas más.”

Imperialismo digital

Son 2 las patas de la ultraderecha que operan a nivel internacional, expone Julián Macías:

“Por un lado, Atlas Network financia a la derecha neoliberal que defiende ese modelo económico. Detrás de esa formación ideológica están los Koch (la familia más rica del mundo), la petrolera Exxon, la tabacalera Philip Morris e incluso Robert Mercer (creador de Cambridge Analytica junto a Steve Banon), todos ellos con los mismos intereses.

“La otra pata es la ultracatólica que tiene varias expresiones. Una muy conocida es El Yunque, pero también están los Legionarios de Cristo, 2 organizaciones que tienen su origen en México pero mucho desarrollo en España. El Instituto Atlántico de Gobierno que dirige José María Aznar y por donde han pasado desde Álvaro Uribe hasta Mario Vargas Llosa como formadores de líderes de derecha, es socio académico de la Universidad Francisco de Vitoria, de los Legionarios.

“Hay un nexo entre Atlas Network y esta red ultracatólica a la que pertenece El Yunque y se tapa detrás de muchas organizaciones pro vida y de otro tipo. Una de ellas es Citizen Go, la marca internacional que en México ha producido videos contra el gobierno de la 4T, donde aparecen personajes cercanos a Claudio X. González y a Va por México.

“A Coparmex la intentaron coptar y, si bien no todo el sindicato patronal se unió a El Yunque, Citizen Go sigue queriendo copar ese tipo de organizaciones colocando cuadros en la dirección, como hicieron en su momento con el PAN. Eso lo ha explorado muy bien un periodista brillante, Álvaro Delgado, pese a las dificultades de investigar a una organización secreta.

“Hay una tercera pata que opera específicamente en América Latina y tiene que ver con lo que ha sido la CIA en su historia. Son varias las ramificaciones a partir de la USAID: no solamente la NED sino también el Instituto Republicano Independiente que, en casi todas las elecciones, suele estar metido aparentemente trabajando a favor de la democracia, pero, al final, buscando dar golpes blandos o tratando de operar contra la democracia.

“En Europa, específicamente en el caso del conflicto entre Ucrania y Rusia, se ha ocultado un dato en la guerra del Donbass que empezó en 2014. La USAID e incluso George Soros financiaron televisiones que salieron al aire unos días antes de las manifestaciones del Euromaidán. Al final, esa coptación de los medios en la que participaron grupos nazis, tenía como propósito cabrear a la gente y propiciar un golpe de Estado.

“Incluso vimos la presencia en Europa de políticos de EUA que vinieron a aplaudir el derrocamiento de un gobierno más pro ruso. Es una continuación de la Operación Cóndor. Yo la llamo Operación Cóndor 2.0 porque han incluido el elemento digital, pero sigue una línea totalmente coherente de intervención contra las democracias en el mundo.”

Para Los Chamucos –(Rafael Barajas) El Fisgón, (José) Hernández y (Rafael Pineda) Rapé–, se trata de una conjura internacional de ultraderecha que se expresa a través de las redes sociales con diversas formas de violencia verbal e icónica, constituyendo un auténtico imperialismo digital.

Mi correo electrónico: carvajalberber@gmail.com

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

Print Friendly, PDF & Email
Mira también
Cerrar
Botón volver arriba