COLUMNA: Palabrario Mexicano

Por Karla Valdovinos

Echarle limón a la herida:
En México es muy común ponerle limón a la comida, por ello no resulta algo fuera de contexto el aspecto de que este ingrediente sea trasladado al habla coloquial. Como primer punto, existe una variante en la frase: Limón se puede sustituir por sal, es decir, en muchas ocasiones también se dice: Echarle sal a la herida. En esta última versión de la frase, existen diversas contradicciones vinculadas con el aspecto médico, pues hay quienes ponen sal (literalmente) en una herida debido a la ayuda que ésta proporciona, pues puede funcionar para cicatrizar mejor, sin embargo, también hay quienes argumentan que hacer esto suele ser contraproducente.
Volviendo a la frase “echarle limón a la herida” es meramente una metáfora, pues la herida a la que se hace referencia es una emocional, por ejemplo, un mal de amores, problemas en la familia, el trabajo, entre otros, y si una persona anda achicopalada por ello, pero alguien más le recuerda aquello que lo está lastimando, ese acto de recordar es la representación hecha por el limón: “lastima” a la herida.

Hijo de la guayaba:
La guayaba es una fruta originaria de Centroamérica, por ello es bastante común encontrarla en países como México, Perú, Colombia o Costa Rica, por mencionar algunos, y al igual que la anterior, también se integra al habla mexicana con la frase “hijo de la guayaba”, la cual, dependiendo de la zona, puede tener una variación en la primera palabra, es decir, se cambia por jijo, y queda así: “jijo de la guayaba”.
Normalmente es una frase empleada para menospreciar a alguien, pero de una forma más “tranquila”. Si lo pensamos un poco, puede usarse con más constancia entre personas conocidas o se tienen mucha confianza, pues la sustitución de la palabra chingada, por guayaba, principalmente busca la evasión de groserías.

Traer el nopal en la frente:
El nopal ha estado presente en la cultura mexicana desde la fundación de Tenochtitlan, pues como cuenta la historia, esta se construyó en el lugar donde los antiguos mexicanos vieron a un águila parada en un nopal devorando una serpiente. De acuerdo con la Secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales, en varios códices novohispanos es posible localizar elementos donde se hace referencia a la fundación, pero, destacan que, algunos dejan se presentarse, y el nopal es de los presentes desde un inicio, y permanecen.
El nopal, o nohpalli, de la voz náhuatl que quiere decir árbol que lleva tunas, ha sido domesticado por los mexicanos desde hace más de 9 mil años, junto con el maguey, el maíz y el frijol. Gracias a tal arraigo, se ha identificado a los mexicanos con el nopal, y este se ha integrado a la frase “traer el nopal en la frente”, la cual es una forma de decir, “eres de origen mexicano”. El qué nos caracteriza como mexicanos se vincula con varios aspectos, mismos que oscilan en el color de piel, estatura, forma de hablar o actuar, sólo por mencionar algunas.

Bibliografía:

– Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (s.f.). Nopal, planta que documenta la historia de México. Disponible en: https://www.gob.mx/semarnat/articulos/nopales-previo?idiom=es

Print Friendly, PDF & Email
Sin Comentarios

Deje su Comentarios