COLUMNA: Paracaídas

Perfiles políticos: Virgilio Mendoza

Por Rogelio Guedea

En el panorama actual de la política local, el nombre de Virgilio Mendoza es ineludible, como lo es el de muchos otros actores políticos que han persistido en este controversial (y ahora no menos desacreditado) oficio. Por eso, para las próximas elecciones a la gubernatura, Virgilio Mendoza se ha vuelto a imponer (como hace ya casi seis años) como una carta más para dicha contienda, pero ahora desde una posible coalición entre el Verde Ecologista (partido del cual es dirigente) y el PT, con cuyo también dirigente Joel Padilla  compite por la candidatura. Virgilio Mendoza empezó muy joven a hacer sus primeros tanteos políticos desde su paso por la administración del ISSSTE hasta luego ser parte de los gobiernos municipales manzanillenses de Rogelio Rueda (siendo su director de Atención Ciudadana) y Nabor Ochoa (como director de Desarrollo Social), cargos que sin duda le servirían para después, desde el PAN, partido en el que militaba, poderse hacer primero de la candidatura a la presidencia municipal de Manzanillo y después con la propia alcaldía, que tuvo en dos ocasiones: en 2009 y en 2012. Ya para 2015 sería diputado federal por el Partido Verde Ecologista y aunque para 2018 intentaría volver a hacerse de la Alcaldía de Manzanillo, la ola lopezobradorista le impidió tal deseo, dejándolo como regidor. Pese a que fue muy estridente el hecho de que Virgilio Mendoza le hubiera cedido el paso a la gubernatura al actual gobernador Nacho Peralta en las pasadas elecciones, para después haberse experimentado una escisión considerable entre ambos, más estridente que esto fue en su momento (allá por 2009) aquella grabación que publicó Reporte Índigo en donde Virgilio Mendoza prácticamente confesaba su relación con el narcotráfico y el dinero que recibía de éste, además de haberse evidenciado unas duras críticas al presidente Calderón por su fallida guerra contra el narcotráfico. El hecho fue denunciado en su momento por el entonces dirigente del PRD, Francisco Rodríguez, actual diputado local, y por otros actores políticos, pero después todo aquello se disolvió (como muchos de nuestros desaguisados políticos) en una maraña de confusiones en los cuales ya no se supo si realmente habían sido genuinas las confesiones de Virgilio o tan solo parte de estas guerras sucias entre malquerientes adversarios políticos. En cualquier caso, luego del escándalo, Virgilio Mendoza continuó su andadura política sin mayores consecuencias y hoy, desde la regiduría pero sobre todo desde la dirigencia del Verde Ecologista, ha ido tejiendo una red sólida de partidarios políticos que se empiezan a sumar a sus nuevas aspiraciones para la gubernatura del estado, esta vez representando a la coalición Verde-PT. Aunque es notorio que su candidatura sobresale con respecto al trabajo que viene realizando Joel Padilla, de imponerse Virgilio Mendoza en esta alianza no tendrá nada fácil poder conseguir la tan anhelada presea en las próximas elecciones a menos que realmente otras fuerzas políticas (por lo menos una más) se sumen a su candidatura, pues considerando que no tendría ni el apoyo federal (que le es adverso) ni el estatal (que en teoría también le es adverso), el Verde-PT no tendrían los suficientes arreos para conseguirlo, con todo y que Virgilio Mendoza ha demostrado ser un político que no se arredra a la primera adversidad.

 

 

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

Print Friendly, PDF & Email
Sin Comentarios

Deje su Comentarios