Opinión

COLUMNA: Paracaídas

Rogelio Guedea

Subsecretaría de Cultura Colima, en crisis

La base de la reconstrucción social, sobre todo cuando está tan deteriorada por la violencia, está en dos ámbitos interconectados: la educación y la cultura. No poner sobre los hombros de la educación y la cultura el bienestar de una comunidad es tener desorientada la brújula. En Colima, la gobernadora Indira Vizcaíno ha enfatizado la importancia de la educación e incluso de la cultura y ha hecho esfuerzos considerables porque estos ámbitos mejoren, incluso ha abierto las puertas de su gobierno a instituciones educativas como la Universidad de Colima, nuestra máxima casa de estudios, para trabajar de forma conjunta en proyectos que, desde el conocimiento científico y técnico, puedan contribuir en el bienestar social, una de las prioridades de su gestión. El deporte ha sido también una de sus prioridades, por eso le bastaron unas cuantas horas para remover al anterior director del INCODE, Sergio Jiménez Bojado, luego de un video en el que muchos deportistas colimenses de primer nivel pedían su intervención para solucionar sus problemáticas.  Sin embargo, estas formas de actuar pronta y expedita se ha estado aplazando en un área en la que el número de quejas se acumulan por parte tanto de los trabajadores de la dependencia de gobierno como de los propios creadores colimenses. Me refiero a la Subsecretaría de Cultura, lidereada por Emiliano Zizumbo.  Las críticas a su gestión iniciaron prácticamente desde que tomó protesta como subsecretario de Cultura y desde entonces no se han sino, lamentablemente, recrudecido. Se le ha tachado de todo: ineptitud, prepotencia, poca visión estratégica, etcétera, sin que haya habido una respuesta a la petición de o bien solucionar estas problemáticas o bien cambiar al funcionario. No voy a reproducir aquí todos los comentarios críticos (algunos muy subidos de tono) que se han hecho en contra de la gestión del subsecretario, pero sí quisiera hacer eco nada más de que urge que la mandataria estatal no desoiga este creciente reclamo de los trabajadores de la dependencia y de los creadores locales, quienes son los que más están sufriendo esta problemática. Ojalá, pues, que la gobernadora Indira Vizcaíno volteé hacia una de las áreas torales de desarrollo de nuestra entidad y ofrezca nuevas vías de cambio de rumbo para el futuro próximo, pues de otra manera de perderá mucho de lo que ya se había construido en pasadas gestiones.

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba