Opinión

COLUMNA: Paracaídas

Virgilio Mendoza, aún al frente del Verde Ecologista

Por Rogelio Guedea

En días pasados se confirmó la noticia de que el ex candidato a la gubernatura Virgilio Mendoza Amezcua sería, de nueva cuenta, el dirigente del Partido Verde Ecologista en Colima, como ya de alguna manera lo había preadvertido Gabriela Benavides Cobos y como se esperaba luego de los resultados en las elecciones pasadas, en las que al Verde Ecologista no le fue mal, luego de haber ganado un número considerable de regidurías (nueve en total), dos diputaciones locales y el municipio de Minatitlán, donde se tiene en Alejandro Mancilla a un alcalde de arraigo.

La ratificación de Virgilio Mendoza al frente del Verde Ecologista genera expectativas y lecturas interesantes pues más allá de no dudar de que el dos veces alcalde de Manzanillo es un político experimentado y una voz de considerable ascendencia social en nuestra entidad, durante y después de las elecciones pasadas, se generaron aristas considerables sobre el papel que tanto Virgilio Mendoza como el Verde Ecologista tomaría con el nuevo gobierno estatal morenista, ya que no se debe olvidar que durante la jornada electoral pareció haberse erigido en una oposición real frente a la ola morenista pero luego de que Indira Vizcaíno ganara las elecciones, Virgilio Mendoza apareció en un evento público de la hoy gobernadora al lado de otras fuerzas políticas aliadas, enviando con ello una lectura distinta, lo que sembró varias suspicacias tanto en la clase política como en la social sobre el real papel del Verde Ecologista como actor político en nuestro estado.

Si a esto se agrega que recientemente fue nombrado Felipe Delgado Carrillo, hermano del dirigente nacional morenista Mario Delgado Carrillo, como secretario del Centro de Capacitación y Formación Partidista del Comité Ejecutivo Nacional del Partido Verde Ecologista, no quedará muy claro entonces el papel que representará en la entidad este instituto político con respecto sobre todo al partido en el poder estatal y en los municipales de diferente ideología política.

Aunque durante la confirmación como nuevo líder del Verde Ecologista, Virgilio Mendoza manifestó que trabajarían de forma aliada con el gobierno morenista de Indira Vizcaíno pues sumar fuerzas ayudaría a traer el bienestar social tan esperado por los colimenses, todavía queda la duda del papel real que habrá de jugar en el escenario político por venir. Definir esto sería importante porque de esta manera la ciudadanía sabría qué postura esperar de un partido que puede ser o bien su aliado o bien su adversario, lo anterior sin dejar de recordar que decidieron continuar apoyando a Virgilio algunos políticos que migraron del PRI (como Guty Morales) o del PAN (como Rafa Mendoza), más todos aquellos que fueron considerados candidatos ciudadanos. ¿De qué lado se podrán cuando llegue el momento de las inevitables definiciones? Esa es una pregunta interesante.

El Partido Verde Ecologista tiene por delante una tarea importante por realizar, pero sin una definición previa y clara sobre el rol que jugará será muy difícil crecer en el ánimo ciudadano, finalmente lo más importante para la permanencia de cualquier instituto político y de cualquier líder social.

 

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

Botón volver arriba