Opinión

COLUMNA: Paracaídas

Por Rogelio Guedea

Mensaje del rector: gratitud y comunión 

Leí y escuché con atención el mensaje que ofreció el Rector Christian Torres Ortiz durante su primer informe de labores realizado apenas ayer y al que concurrieron importantes miembros de la comunidad universitaria, del ámbito político y de sectores representativos de la sociedad. En el informe, sucinto pero sustancioso, el Rector pormenorizó lo más relevante de un año que, como él mismo lo dijo, fue complejo en muchos ámbitos, especialmente en el financiero y en el de la salud. Además de enumerar los logros realizados en estos ámbitos (pues se pudo conseguir que no se dejara de cumplir con el pago a los trabajadores universitarios ni tampoco que hubiera una dispersión lamentable de la pandemia entre la comunidad universitaria), y de enfatizar la importancia de la autonomía universitaria, lo que más puedo destacar de este mensaje es que en él existen dos elementos que creo pueden identificar no sólo al mensaje mismo sino también a un rasgo de personalidad de la presente gestión rectoral. Estos elementos los podría reducir a dos palabras: gratitud y comunión. El Rector Christian Torres Ortiz es un rector agradecido con todos los funcionarios (de todos los niveles) que pusieron su esfuerzo (cada uno desde su trinchera) para hacer frente a las problemáticas que estaba enfrentando nuestra máxima casa estudios en año pasado, por eso es que fue puntual en agradecer a cada uno de los representantes de los diferentes gremios que conforman la gobernanza integral de la institución, tales como el Sindicato Único de Trabajadores de la Universidad de Colima, la Federación de Estudiantes Colimenses, la Federación de Egresados,  la Asociación Colimense de Universitarias,  la Asociación de Jubilados y Pensionados, pero además a la gobernadora Indira Vizcaíno y a los funcionarios del Gobierno federal por la sensibilidad mostrada para solucionar la crisis financiera por la que atravesaba nuestra casa de estudios, la cual fue ratificada durante este primer informe. Este rasgo de gratitud me ha parecido importante de enfatizar porque está relacionado con otro rasgo determinante para la buena conducción de los destinos de cualquier gobierno o institución: la humildad, que no significa debilidad sino reconocimiento de que los logros de toda una institución o gobierno empresa no se deben a una sola persona sino a una comunión de esfuerzos y que si bien estos no pueden llegar a buen puerto sin un buen liderazgo, sí son determinantes para cumplir los objetivos de toda una comunidad. Por eso, la valoración de esta comunión, de este trabajo en equipo, fue manifestado con énfasis en el pasado mensaje del Rector Torres Ortiz, aspecto muy importante porque con ello se dignifica la labora de cada uno de los trabajadores de la institución, desde los intendentes hasta los altos funcionarios, cada cual haciendo un trabajo imprescindible para nuestra universidad sea lo que es. El mensaje del Rector Torres Ortiz obtuvo una respuesta positiva de la gobernadora Indira Vizcaíno, quien volvió a ratificar su compromiso de ser una aliada de la institución y de apoyarla para que pueda cumplir con éxito todos sus objetivos, tanto que por ese motivo resolvió una deuda presupuestal histórica que tenía nuestra casa de estudios desde hace casi ya dos décadas. Siga así, pues, el curso de la gestión rectoral para el año venidero, y que la unión de la comunidad universitaria y la búsqueda de soluciones a las problemáticas sociales sean el eje que sigan empujando a nuestra institución hacia el futuro.

 

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba