COLUMNA: Punto Sociológico

La carta a Eufemia (de Urzúa)

Por J. Daniel Miranda Medrano

Pues ahora resultó el secretario de Hacienda el que presentó su renuncia ante el presidente de la República, y lo que más llama la atención no fue el hecho de la renuncia en sí o las razones, sino la forma en la que lo hizo y la carta que hizo pública.

Para empezar, Carlos Urzúa nunca hubiera entrado a la palestra nacional si no fuera por el nombramiento que de su persona hizo el titular del Ejecutivo federal, razón por la que renunciar de la manera en que aconteció parece más una traición con quien lo hizo responsable de las finanzas nacionales y hombre público en consecuencia; si tenía discrepancias con López Obrador, éstas las debió hacer en privado para que no tuviera repercusiones políticas.

Pero las razones de la renuncia fueron más por el camino de desinformar y de forjar la idea de que el presidente o sus colaboradores cercanos son incompetentes y que no saben nada de finanzas, y también el de generar inestabilidad en los mercados, que sí se dio, pero de manera débil y solo por momentos.

Insisto en que independientemente de las discrepancias que tuvo con su exjefe, Urzúa debió mantenerlas siempre en lo privado para no dar oportunidad a los bots a que magnificaran artificialmente el desencuentro. Por cierto, que Felipe Calderón tuvo de secretarios de Hacienda a Agustín Carstens, Ernesto Cordero y José Antonio Meade y, por su parte, Peña Nieto a Luis Videgaray, José Antonio Meade y González Anaya, y nadie puso el grito en el cielo.

Por lo pronto, el relevo en Hacienda es un economista que tiene muchas cartas para defender su nombramiento. Es licenciado en Economía por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM-Iztapalapa), maestro en Economía por el Colegio de México (Colmex) y candidato a doctor en Economía por la Universidad de Nueva York; también enseñó Teoría y Política Monetaria en el Colmex y Macro y Micro Economía en la Universidad de Nueva York. En su primera conferencia de prensa, Arturo Herrera confirmó la meta de superávit primario del PIB de 1%, finanzas públicas sanas; respeto a autonomía de Banxico y también y de manera importante se deslindó de las acusaciones de Urzúa.

Y para finalizar señalaremos que como hubiera cantado Pedro Infante o Chava Flores hablando de la carta renuncia de Urzúa a López Obrador: “Cuando recibas esta carta sin razón, Eufemia, ya sabrás que entre nosotros todo terminó. Si no la des en recebida por traición, Eufemia, te devuelvo tu palabra, te la vuelvo sin usarla, y que conste en esta carta que acabamos de un jalón”.

APARTE. – Y a son muchos los tuits que el desubicado Vicente Fox escribe con unas faltas de ortografía impresionantes, por ejemplo, recientemente escribió : “La gente se arta de tanta transa y engaño”…o “En mi govierno…”, lo único que puede uno pensar es que ya está fumando de la hierba que tanto promueve para comercializar.

 

 

Print Friendly, PDF & Email
Sin Comentarios

Deje su Comentarios