COLUMNA: Pupitre al Fondo

Ciclo escolar 2019-2020: poquito de todo

Por Blanca F. Góngora

Afuera de la Secretaría de Educación venden fruta picada y la gente suele pedir “poquito de todo”, tal y como será este ciclo escolar 2019-2020, que inicia el lunes 26, el cual será el primero correspondiente a la Cuarta Transformación, el primero bajo el mandato de López Obrador. El primero con una (preocupante) distribución masiva de becas, pues aun sin ser especialista en ello, algo nos dice que no debe ser así. En los países de primer mundo,  esos que nos inspiran y copiamos, las becas a estudiantes se dan después de un análisis previo caso por caso, a los que realmente demuestran que las necesitan;  y lo mismo pasa con todo tipo de apoyos, lo que es al mismo tiempo más justo y equitativo y muestra de una mayor eficiencia gubernamental.

Este ciclo se implementará un  programa para que recursos económicos bajen directamente a las escuelas, se dará prioridad a las que están en zonas de mayor marginación (12 mil escuelas), pero se pretende que se extienda a todas, pues todas lo necesitan porque ninguna recibe dinero para su propio funcionamiento. Es algo urgente y necesario, para muestra las quejas de los mismos padres de familia, ya sea en redes sociales o en  noticieros radiofónicos y televisivos respecto a su inconformidad por tener entre las “listas de materiales”, gel desinfectante, papel de baño, cloro, jabón, y un largo etcétera.

¿Y los clubes de Autonomía Curricular? A punto de ahogarse por completo, en preescolar y primaria el Consejo Técnico de cada escuela decidieron  si continúan o no. En secundaria se restablecen los Talleres de Tecnología y se dan dos opciones: a) que el 100% del tiempo destinado a Autonomía Curricular se utilice  para los Talleres de Tecnología o  b) que hasta el 75% del tiempo destinado a Autonomía Curricular se destine a los Talleres de Tecnología  y se deje sólo el  25% para Autonomía Curricular. Es decir, naufragio total de esa propuesta peñanuñista que tuvo mucho cacaraqueo, pero nunca dinero para implementarse.

¿Y los planes y programas de estudio? Pues también “poquito de todo” porque  este ciclo escolar es de transición curricular, razón por la que se estarán implementando tanto el de 2011 (de tercero a sexto de primaria y en tercero de secundaria) como el de 2017 (en preescolar y en primero y segundo de primaria, así como en primero y segundo de secundaria). Por algo el meme de las planeaciones chilaquiles, ya que al menos los maestros de secundaria tendrán que manejar los dos programas (con excepción de los que solamente den clase en un solo grado) y sazonarlos además con la capacitación-actualización recibida sobre la Nueva Escuela Mexicana, sin olvidar tampoco la Cartilla Moral, ajonjolí de todos los moles.

Aun con todo, los maestros estamos listos, de peores marejadas hemos salido a flote y nuestra formación no es solo sobre un plan y programa de estudio ni tampoco depende de un libro de texto gratuito. Lo que más nos urge, eso sí, es el apoyo pleno de los padres de familia para que guíen, respalden, motiven, impongan reglas, apapachen y no dejen solos a sus hijos porque la soledad, recordémoslo bien, es mala consejera para la niñez

 www.facebook.com/blanca.f.gongora

 

Print Friendly, PDF & Email
Sin Comentarios

Deje su Comentarios