COLUMNA: Pupitre al Fondo

TOCando a la compresión de los maestros

Por Blanca F. Góngora

El Trastorno Obsesivo Compulsivo conocido simplemente como TOC por sus iniciales, toca hoy a las puertas emocionales y apela a la empatía y comprensión de los maestros para que ninguno de ellos quede al margen de conocer lo que este trastorno de ansiedad afecta a muchos de nuestros niños, incluso sin ellos mismos o sus padres conocer que son víctimas del mismo.

El TOC es una nube gris que no le importa llover sobre mojado, es decir, no para, nunca para y en estos tiempos de encierro con tremendas dosis de estrés, el TOC se ha disparado y está generando ataques de ansiedad duros de controlar.

¿Qué es el TOC? Pues palabras más, palabras menos, es una manera que tiene el pensamiento de molestar y causar miedos y preocupaciones constantes a través de ideas que aparecen de manera constante y sin control haciendo que el que las sufre esté siempre en estado de alerta creyendo que ese pensamiento repetido, molesto, que le causa preocupación se va a llegar a realizar. Es el trastorno de la duda, es el trastorno del “¿y si sí?”… pero de manera insistente, no aislada, difícil de ignorar, difícil de evadir, tan insistente que puede incluso incapacitar de hacer las siguientes actividades y los niños que sufren esto viven mentalmente atormentados aunque al exterior no se vea, ese es el gran problema: lo camaleónico que es el TOC, pues puede el que lo sufre, puede tener por dentro un mundo muriendo, un mundo en fuego ardiendo, pero por fuera estar sonriendo e incluso ser plenamente un histrión adorable.  Suelen ser adorables, suelen ser tremendamente inteligentes y no tengo duda de ello ya que si saben estar lidiando constantemente con dos mentes (una que les da mensajes erróneos en todo momento y otra que existe para calmar a esta revoltosa que no los deja de fastidiar) pues podrán lidiar con lo que la vida después les atraviese.

Los niños víctimas del TOC están viviendo difíciles momentos pues el Covid-19 les dispara sus miedos: ¿y si sí me contagié?, ¿y si no me he dado cuenta que tengo los síntomas? ¿y si el señor que trajo el pedido tentó la puerta y yo después la toqué y se me pegó? ¿y si volvemos a clases y Rosita que siempre trae gripa ahora no es gripa y es coronavirus y nos mata a todos los del salón? ¿y si cuando estornudó el director contagió a la maestra y ella ni sabe y nos contagia a todos? ¿y si no me lavé las manos? ¿y si ese jabón no limpia bien y nomás lo venden porque quieren hacer negocio? ¿y si esto de las clases en línea nunca terminan? ¿y si cuento hasta 50 y no termino la actividad que me dejó el maestro entonces por castigo el Covid continuará más meses? ¿y si a lo mejor no estoy entendiendo lo que me pidió hacer el maestro o si sí estoy entendiendo, pero me estoy haciendo que no estoy entendiendo para mejor no hacer nada, pero yo sé que no estoy entendiendo, pero a lo mejor sí estoy entendiendo? ¿y si no me lave las manos bien y nomas dije que sí me las había lavado bien? ¿y si estoy pidiendo que le dé Covid a la maestra Rodriga para que ya no nos deje actividades y si por pensar en eso me da a mí?…

El TOC es incertidumbre y las personas que no saben que lo sufren pueden llegar a pensar incluso que están locas o que van a enloquecer o que eso se les va a evolucionar a algo peor. Ocupan actividades manuales constante pero no en exceso, ocupan ejercicio, ocupan seguridad, ocupan saberse que están en un entorno seguro, ocupan saber que eso que invade su cabeza y les preocupa y les asusta es solo eso: pensamientos y no acciones y como son pensamiento basura, se tiene que desechar. Es como los correos basura que llegan a las bandejas de correo, correos que tenemos que desechar porque o son equivocados o  no son para nosotros o son información que no nos sirve para nada.

Lo sé, hay muchos maestros TOC, incluso algunos que por desconocer el tema no saben que lo padecen. Sé que el magisterio pasa por momentos difíciles, de tensión, de incertidumbre ante esto desconocido, sé que están en capacitación constante pero aun  sabiendo todo lo anterior les pido que en la medida de lo posible este fin de semana se regalen 15 minutos leyendo alguna información objetiva sobre el Trastorno Obsesivo Compulsivo y que sea esa lectura el hilo que empiece a tejer la red que ayudará a identificar personalidades padeciendo esto, quizá no solo crezca su empatía con algún alumno, quizá puedan además, encontrarse a sí mismos por ahí y sea ese el mayor de los descubrimientos en este ciclo escolar que está por comenzar.

www.facebook.com/blanca.fonseca.gongora

Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas
Sin Comentarios

Deje su Comentarios