Opinión

COLUMNA: Pupitre al Fondo

Evaluación diagnóstica: ¿Y las copias apá?

Por Blanca F. Góngora

La situación que se generó con la aplicación de la evaluación diagnóstica de MEJOREDU (Comisión Nacional para la Mejora Continua de la Educación) me hizo recordar aquél famoso anuncio de Chevrolet donde va un niño con su papá en una Cheyenne de lujo en medio de caminos difíciles hasta llegar a los más alto de una montaña desde donde, como ya sabemos, todo se ve más bonito y entonces el papá le dice a su niño: “Hijo, algún día todo esto será tuyo” a lo que el hijo todavía  alucinado por el viaje en la camionetota contesta “¿Y la Cheyenne apá?”;  entonces el papá ignora esa petición y solo repite prometiendo: “Hijo, algún día todo esto será tuyo”. Así mismo pasó con las copias de los exámenes de MEJOREDU, ordenan la aplicación de exámenes, pero ignoran o se hacen como que ignoran el “pequeño detalle” de que en las escuelas no hay fotocopiadoras, impresoras, hojas; es más, hasta las grapas y las engrapadoras salen de los padres de familia y maestros.  

La evaluación diagnóstica es un punto importantísimo e imprescindible en la enseñanza y ningún maestro se opone a ella porque sólo sabiendo cómo vienen sus alumnos podrán planear mejor y llevar a cabo las acciones pedagógicas necesarias para llevarlos al siguiente nivel. El problema aquí no es llevar a cabo la evaluación diagnóstica que el propio maestro o escuela puede generar, el problema es que a nivel nacional se ordena este tipo estandarizado de evaluación para que se aplique a ciertas escuelas, generan los instrumentos (exámenes), emiten lineamientos para establecer qué, por qué, cómo, cuándo, quiénes y a quiénes, pero omiten el con qué.

 La SEP, según dicen los lineamientos, considerando la diversidad de condiciones de las comunidades escolares, estableció distintas modalidades para llevar a cabo la aplicación de esta evaluación diagnóstica y entonces estos exámenes se podían aplicar a) con cuadernillos y hojas de respuestas impresas; b) cuadernillo proyectado en la pantalla y hojas de respuestas impresas; c) aplicación asistida por computadora (sistema digital), y d) aplicación asistida por computadora en línea. Es decir; o sacan copias, o si tienen cañones proyectores pues proyecten las preguntas no importa que los alumnos ocupen distintos tiempos para leer o releer o comprender las mismas, ustedes proyéctenles ahí para que lean y que pongan la respuesta en la copia; o que los exámenes los hagan en las computadoras en los centros de cómputo que no tenemos en las escuelas o que las hagan en línea con el deficiente internet que no llega a todos lados.

Entonces ¿qué pasó? pues los maestros, como siempre los maestros, tuvieron que sacar a flote esta exigencia y se dieron la tarea de ir a los distintos centros de fotocopiado porque repito: en las escuelas no hay hojas, ni impresora ni fotocopiadora ni tóner. Tuvieron que buscar el mejor precio, pedir dinero a los padres de familia (corriendo el riesgo de ser denunciados porque la Autoridad Educativa había invitado a los padres a denunciar a los maestros que pidieran cooperación, etc.) Los maestros también tuvieron que gastar su gasolina, invertir su tiempo extra, recoger, cargar, llevar, engrapar, distribuir, además de aplicar los exámenes y lidiar con todo el trabajo administrativo que esto conlleva, plataformas, vaciado de datos, informes, etc.

Solo para que usted lector tenga una idea pongo de ejemplo a la Secundaria Técnica 29 “Susana Ortiz Silva” T.V de Coquimatlán, Colima, donde se tuvieron que sacar más de 18 mil copias con el recurso económico de los padres de familia y el apoyo de todo el personal para con ellas hacer 720 cuadernillos de Lectura, Matemáticas y Formación Cívica y Ética, hojas de respuestas y de preguntas abiertas para estos exámenes de diagnóstico de MEJOREDU.

¿A poco estas decisiones no son una falta de conciencia, de sensibilidad y de conocimiento de las realidades de nuestras escuelas? Si se le hubiera preguntado a la maestra Lety, Secretaria de Educación, ¿Cómo le van a hacer las escuelas que no tienen copiadoras, papel, computadoras o internet para aplicar la evaluación diagnóstica que les están ordenando? la respuesta, estoy segura, ustedes ya la conocen.

www.facebook.com/blanca.f.gongora

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba