COLUMNA: Pupitre al Fondo

Equipo unido = escuela exitosa

Por Blanca F. Góngora

Hace algunas semanas en la escuela “Alejandro Flores Garibay” T.C. mejor conocida como “la de Guadalajarita, los maestros organizaron “El día de papá y mamá”, y al  inicio del evento  los maestros de ceremonia dijeron que el festival era una forma de agradecer a los padres de familia la confianza por tener a nuestros hijos en esa escuela, agradecimiento inmerecido, pero que me hizo reflexionar en las pocas veces que los padres de familia  agradecemos y valoramos  todo el trabajo en equipo que una escuela nos brinda;  por lo que  este texto es un pequeño homenaje para ellos.

“La de Guadalajarita” es una escuela pública, afectiva y efectiva que no tiene nada en qué sentirse inferior a una escuela privada, pues quizá la diferencia más marcada es su gratuidad. Cuenta, entre sus atributos, con el liderazgo de su excelente director el profesor Óscar Bulmaro López Salazar, pieza clave del éxito de la misma y, pese a que como toda escuela pública no cuenta con presupuesto, no cesa en el bien común. Se distingue por su limpieza (y buen modo de sus intendentes Carlos Dueñas y Esther Alcaraz) y por sus festivales realmente aplaudibles. También se distingue por maestras joviales, divertidas, tiernas, cariñosas y buenas para enseñar, como las maestras Miriana Macedo Radillo y  Delia Macedo Valdivia (quien ha dejado gran huella emocional en mi hija y muchas cancioncitas para recordar), y por figurar entre las escuelas que logran los mejores promedios en las Olimpiadas del Conocimiento, gracias a docentes como el maestro  Octavio González Mejía, quien este año logró que todo su grupo de sexto grado fuera el grupo con mejor promedio en su zona escolar. En el deporte no se quedan atrás pues su maestro de Educación Física, Benjamín Gómez Díaz, ha logrado finalistas y campeones en competencias estatales, además de lograr que nuestros hijos practiquen diversos deportes pese a la carencia del material adecuado, que suplimos con su guía, con otros elaborados con materiales de reciclado. ¿Y el lado artístico? Súper bien atendido con el excelente trabajo que realiza la maestra Ana Cristina Zamora Figueroa. Ella da la clase de Danza y es de las clases favoritas de muchos alumnos de la escuela. Tiene influencia en toda la escuela porque da clases a todos los grupos (12) y todos la quieren, la admiran y “la obedecen”, aunque debo aclarar que el concepto de “obedecer” es muy fuerte, y no va en el contexto de autoritarismo, sino en todo lo que un docente puede lograr con un liderazgo positivo. La maestra Ana Cristina se encarga de todos los festivales de la escuela, la secundan (o fortalecen) todos los demás docentes de grado de la escuela, no la dejan sola claro, son un equipo bien cohesionado y junto con  ella vuelven la canchita escolar en un escenario colorido y a nuestros niños los ha convertido en chiapanecos, veracruzanos, colimotes, gimnastas, actores, personajes de Disney, saltarines de cuerda, acróbatas, magos, payasos, músicos, poetas y “locos”, pues su desenvolvimiento en el escenario les ha dado, sin duda,  grandes pautas que repercuten en muchos otros ámbitos de su vida escolar, social y familiar. La maestra Ana Cristina se encarga de seleccionar la música que cada grupo bailará o cantará, de la coreografía, de diseñar y proponer los vestuarios (siempre consciente del menor gasto), de los ensayos constantes (durante varias horas y días) y de la puesta en escena el día estelar. El equipo es maravilloso, por espacio no puedo nombrarlos a todos, pero los presumo y les agradezco e insisto, la función de la maestra Ana Cristina es ejemplar. Es una pena pues, que no tenga ni plaza, ni interinato, ni contrato. Ella trabaja por una módica (de verdad mínima) cantidad que los padres de familia pagamos por semana para que nuestros hijos de Escuela Pública de Tiempo Completo (jornada ampliada) tengan clases de artes, mismas que están contempladas dentro de las líneas de trabajo de las Escuelas de Tiempo Completo para que los alumnos “experimenten diversas manifestaciones del lenguaje artístico: artes plásticas y visuales, expresión corporal y danza, música y teatro”.  El pago que ella recibe es ínfimo comparado con todo lo que ella nos devuelve y no incluye prestación alguna; es decir, no tiene derecho a préstamo de vivienda, ni a aguinaldo, ni a vacaciones, ni gastos médicos ni a nada, lo que es una pena porque merecería eso y más.  Ojalá la 4T piense en los maestros de artes para primaria y les dé su lugar, su salario y sus prestaciones que se merecen y ya de paso también revisen lo referente al Programa de Escuelas de Tiempo Completo porque de pronto estas escuelas se ven desfasadas entre lo ideal y lo posible, y no por falta del desempeño docente, lo aclaro.

www.facebook.com/blanca.f.gongora

 

 

 

Print Friendly, PDF & Email
Sin Comentarios

Deje su Comentarios