COLUMNA: Pupitre al Fondo

Por Blanca F. Góngora

La Fiesta del Árbol: Reforestación en las escuelas

El 02 de octubre de 2018 se llevó a cabo la primera edición de La Fiesta del Árbol, proyecto de reforestación en escuelas del estado de Colima y, aunque los tiempos están corriendo con una pandemia de por medio y un cambio de Gobierno estatal también en puerta, sería grandioso que este proyecto no se detuviera y pudiera realizarse una tercera edición 2021 y muchas más. Este proyecto de reforestación ha sido posible debido al interés que la Secretaría de Educación ha tenido siempre en lograr no solo la recuperación de la cubierta arbórea de sus escuelas, sino también la sensibilización y concientización de la comunidad educativa sobre la importancia de la reforestación y conservación de bosques, selvas y espacios arbolados de toda nuestra comunidad, que es a donde llegan todos los aprendizajes, buenos hábitos y costumbres de nuestros ahora niños y adultos del mañana.

La Fiesta del Árbol se ha llevado a cabo en sus dos ediciones (2018 y 2019) por el trabajo conjunto con la Secretaría de Desarrollo Rural y el Instituto para el Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable de Colima, ya que, como nos informa la maestra Mariana Bonales Alatorre, Coordinadora de Gestión Interinstitucional, desde la Secretaría de Educación, estas instituciones donan los árboles frutales y plantas de ornato y colaboran de manera coordinada para la realización de más actividades lúdico-pedagógicas (talleres de elaboración de compostas, lotería de la herbolaria mexicana, teatro guiñol, visitas guiadas al Centro Interactivo de Cultura Ambiental, taller de turismo sustentable, visitas guiadas a La Campana, etcétera), a las que las escuelas participantes pueden acceder.

Una de las comunidades educativas que ha estado desde el primer día en que dio arranque este tan verde proyecto fue el preescolar “Celsa Virgen Pérez”, de Villa de Álvarez, dirigido por la maestra Delia Huerta Vázquez, plantel que puede ser un gran ejemplo del éxito de proyectos de esta categoría pues no solo han tenido una excelente integración y buen trabajo con los padres de familia y alumnos, sino que sus áreas verdes (su huerto y su jardín herbolario) se han desarrollado a tal punto que bien pudieran ser la mejor imagen de lo que la educación significa: sembrar desde las semillas, cuidar el proceso de desarrollo (guiando, nutriendo, podando) y disfrutar en un momento dado los frutos que se formaron gracias al cuidado permanente, al conocimiento adquirido y al trabajo en equipo. Algunos de los niños de ese preescolar ya se graduaron, pero han dejado literalmente sus raíces ahí y este año, aquellos arbolitos que una vez sembraron en una parte árida de su escuela, han dado una sombra acogedora, guanábanas, nances, guayabas y los niños tienen además el conocimiento y la experiencia por siempre de que todo puede prosperar, florecer y dar fruto, si persisten en ello.

www.facebook.com/blanca.fonseca.gongora

 

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas