El Comentario - Universidad de Colima

COLUMNA: Pupitre al Fondo

Refuerzo de vacunación para el magisterio: entre donaciones

Por Blanca F. Góngora

Entre los mexicanos es muy popular el dicho de “Candil de la calle, oscuridad de su casa”, el cual no necesita mayor explicación si tan solo recordamos que en junio del 2020, nuestro Gobierno federal donó dosis de vacunas contra Covid-19 a Belice, Bolivia, Paraguay, Guatemala, Honduras, El Salvador y Buenos Aires en un momento en que, como sigue sucediendo actualmente, todavía no se vacunaba a toda nuestra población mexicana. Se donaron vacunas (y toneladas de insumos médicos) como si fuéramos autosuficientes, y a los maestros se les aplicó la vacuna china CanSino, misma que continúa sin contar con el reconocimiento de la OMS pese a que Marcelo Ebrard le planteó al director de este organismo (el 30 de octubre pasado) que se acelerara el reconocimiento, fecha en que, como sabemos, ya se había aplicado esta vacuna al magisterio pese a no contar con un margen amplio de protección. Es tan de poca confianza la CanSino que algunos maestros que han tenido que viajar al extranjero han padecido grandes problemas porque en otros países esa vacuna no está en sus listados de confiabilidad.

Como noticia nacional, se ha informado que a partir del 8 de enero se vacunará con una dosis de refuerzo contra el Covid-19 al personal educativo del país. En Colima ya se aplicó a los maestros  el refuerzo con AstraZeneca y al parecer sólo en esta entidad se aplicará este tipo pues al resto del magisterio nacional se les aplicará la denominada Moderna porque es una donación que Estados Unidos hace a México, obviamente después de haber resuelto el problema de vacunación de sus propios habitantes y no como en nuestro país que primero fuimos de samaritanos con otros  países mientras en el nuestro, la mortandad no paraba (y no para) y ahora, como era de esperarse, no alcanzan las vacunas y dependemos de la donación y caridad de otros países, lo cual es muy lamentable porque depender de los excedentes de otros países no da margen para una buena organización y justa  distribución.

A los maestros no se les ha dado el lugar que merecen en términos de vacuna, en el discurso se quiere hacer notar que son importantes y que se les da prioridad, pero han sido discriminados con el simple hecho de obligarlos a recibir la vacuna CanSino sin tener derecho a otra mejor opción como la Pfizer que se aplicó a algunos otros sectores sociales y que los maestros nomás vieron pasar.  Y no es que los maestros valgan más o menos que el resto de la sociedad, el problema es el chilaquil de vacunas que se está usando en México, todo por andar de “candil de la calle” y por la evidente falta de organización y planeación estratégica, lo que ha hecho que no se logre aún la cobertura total de vacunación, como si esta enfermedad realmente se curara con VapoRub. A los maestros se les aplicó CanSino y ahora se les aplicará otra más, de los restos sobrantes de nuestro país vecino y yo me pregunto ¿con qué criterio se decide a quiénes ponerles un tipo y a quiénes otro? ¿por qué regalar sin antes dar prioridad a los de casa? Y es que, sinceramente, “la política de solidaridad y fraternidad y el principio de no discriminación” que implementa este Gobierno federal sólo aplica para los de afuera, como ya lo declararon al informar que México recibirá cruceros internacionales en los puertos del país pese al alto riesgo de contagio de este virus que nos aqueja. Se les dará servicios médicos y hospitalización a los extranjeros que vengan en los cruceros… Es decir, los de casa, como siempre, que se aguanten.

 

www.facebook.com/blanca.fonseca.gongora

 

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas