Opinión

COLUMNA: Pupitre al fondo

Urgen servicios médicos para estudiantes de educación básica

Por Blanca F. Góngora  

Triste y muy desesperante es la situación que vive el joven Elías Eliseo García Esteban, estudiante de primer grado de la secundaria “Manuel Murguía Velasco” T.V.  de Manzanillo, por el accidente sucedido dentro de su misma escuela el pasado 3 de mayo mientras jugaba futbol ya que, al ir corriendo se impactó con otro compañero que también iba corriendo y entonces resultó con un fuerte golpe en la cabeza lo que le hizo perder el conocimiento por unos minutos y requiere ahora, con urgencia, una neurocirugía con un valor aproximado de $70 mil pesos. Su padre, el señor Eliseo García León, me contó que su hijo está internado en el Hospital Civil de Manzanillo y me había proporcionado una tarjeta de OXXO para recibir donaciones porque le habían informado que ese costo tendría y estaba pidiendo ayuda a la sociedad, como suelen hacerlo desesperadamente los padres de familia que les toca enfrentarse a estas complicadas situaciones.

El señor me contó que gracias a que la maestra Michelle trasladó al niño al Hospital Civil de Manzanillo pudieron revisarlo porque en la comunidad donde viven no hay señal y la ambulancia no alcanzó a llegar. Entonces, este panorama nos demuestra también la precaria vida en nuestras comunidades y el buen corazón de la maestra, quien por fortuna logró llevarlo al hospital sin pensar en todo el riesgo legal en que podría meterse si su alumnito se le hubiera puesto más grave en el camino.

Ante estos accidentes escolares, los docentes deberían estar protegidos y nuestros alumnos de educación básica deberían contar con servicios médicos, al menos del Seguro Social como los estudiantes de la Universidad de Colima.

Ya otras veces he escrito sobre la urgencia de que nuestros estudiantes tengan servicios médicos de cobertura total porque los accidentes pasan así de simples, como este que sufrió Elías Eliseo y se complican así de graves como a este alumno se le ha complicado.

No es posible que nuestros alumnos estén desprotegidos, no es posible que sus maestros tengan que tratar de solucionar esta omisión de cuidado que existe en nuestro Sistema Educativo. Es una prioridad, es algo urgente, algo que no debe dejarse pasar. Creo que se deben priorizar las inversiones y por ejemplo en vez de gastar 25 millones de pesos mensuales en Colima para plantar 12 millones de árboles a través del programa “Sembrando Vida” se destinen mejor a salvar y proteger la vida de nuestros pequeños estudiantes que van a las escuelas cargando sobre sus espaldas un sin fin de carencias y estudian en ambientes donde un simple partido de futbol puede cambiarles (para mal) la vida a ellos y a sus familiares.

Nuestros estudiantes de las escuelas públicas están médicamente desamparados y decir lo contrario es querer tapar el sol con un dedo, pues si bien, los hospitales públicos quieren brindar servicios completos, la realidad también nos demuestra que estos carecen de presupuestos, de medicinas e incluso de pago adecuado a su personal y entonces no pueden hacer todo lo que médicamente quisieran hacer para sanar plenamente a los pequeños pacientes que a ellos recurren.

www.facbook.com/Blanca.Fonseca.Gongora

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

Print Friendly, PDF & Email
Mira también
Cerrar
Botón volver arriba