Site icon El Comentario

COLUMNA: Pupitre al Fondo

Por Blanca F. Góngora

La SEP: más de lo mismo

Estamos a un par de semanas de empezar el nuevo ciclo escolar y las condiciones no son las más apropiadas: tenemos una Secretaría de Educación Pública en vilo, se va la maestra Delfina y a decir verdad, mejor hubiera sido que nunca hubiera llegado. Es lamentable todo lo que deja sin resolver y la poca empatía que mostró con el magisterio. Es una vergüenza que este tipo de personas sean promovidas para Secretarías de Estado o como candidatas a gubernaturas si han demostrado nula eficiencia y nulos resultados, por ejemplo los maestros PRONI (Programa Nacional de Inglés) seguirán su suplicante peregrinar por su inestabilidad laboral y faltas de pago, los maestros de la Prepa en Línea desamparados, los procesos de USICAMM con muchas fallas de por medio, muchos desencantos con los recortes presupuestales a la educación, un sector donde no se deben escatimar pesos ni centavos porque la educación es el único tema que afecta a todas las personas. La lista es larga y se repite lo que tanto han criticado de gobiernos anteriores, este también usa las Secretarías de Estado como trampolines políticos, este también premia lo inmerecido, este también dejará inconcluso o para último momento la puesta en marcha de otro nuevo plan curricular para la educación básica, es decir, este está resultando más de lo mismo pese a la repetida promesa de que serían diferentes.

El ciclo escolar está por empezar y también de la misma manera que cada año y que con cada gobierno ya empezó el mismo discurso gubernamental de que las escuelas no deben cobrar cuotas escolares, las amenazas para que los directivos no soliciten cooperación, la aparición heroica defensora y propagandista enfatizando la gratuidad de la educación. También de la misma manera que los gobiernos anteriores ya empezaron las fotos y los gastos en publicidad, en redes sociales etc., otorgando mochilas, uniformes, libros de texto. Ahí las niñas o los niños con mensajes preparados por adultos para agradecer y enaltecer a los gobernantes por “darles” tal o cual cosa. Ya no se debería permitir el uso de la niñez en este tipo de eventos. Ya no se debería gastar en publicitar lo que por obligación le corresponde hacer a nuestros gobiernos. Y es que este es un mal común: listón que se corta, primera piedra que se pone, cancha que se techa, pelota que se regala pareciera que todo cae en el cliché del Facebook, ese de “si no lo publico no cuenta”.

Las deudas con la educación siguen siendo las mismas que con otros gobiernos, al menos en educación básica las buenas intenciones no se han materializado en todas las escuelas pues el dinero que se prometió llegaría a cada escuela para sus gastos de mantenimiento no ha llegado a todas sino a unas cuantas, las necesarias para la foto y la publicidad y entonces la carestía sigue en la gran mayoría. Las escuelas no tienen materiales de limpieza, no tienen materiales educativos, siguen careciendo de servicios básicos de internet, agua potable, baños en condiciones higiénicas, bibliotecas escolares. Los famosos paquetes escolares son como los paquetillos enclenques que en ciertas colectas nacionales nos obligan a comprar tanto a los maestros y alumnos, con dos o tres productos, de muy baja calidad, alto precio y nunca suficientes. Son lo mismo de siempre.

Ahora en Colima se darán laptops a los alumnos de secundaria. En los tiempos de Peña Nieto, Colima fue parte del programa MiCompu.mx y a los niños y niñas se les entregaron laptops (después tabletas)  y se cometieron muchas fallas tanto en el manejo presupuestal como en la omisión de planes básicos de mantenimiento, actualización y reparación  de los equipos que las familias por sí solas no pueden luego solventar, lo que demostró que no solo es cuestión de regalar la laptop sino también de ofrecer respaldo técnico, pedagógico y de infraestructura pues, por decir lo menos, los salones muchas veces solo tienen uno o dos enchufes y cuando los maestros llevan sus laptops a las capacitaciones o CT no pueden ni caminar con tanto cable y extensiones (que ellos mismos llevan porque tampoco hay) y que tienen que conectar incluso desde los salones de a lado, ahora imaginen ustedes 35 alumnos por salón; o una secundaria con 500 alumnos, es decir 500 laptops, si las escuelas que tienen salones de cómputo batallan para su mantenimiento, ahora imaginemos el mantenimiento de todas las laptops de todos los alumnos de secundaria. Ojalá que esta vez, más que nos quieran deslumbrar con el número de equipos que se entregarán (que siempre suena rimbombante) sea más importante saber la mejora educativa de esta acción, pues al menos la vez pasada la OCDE indicó que pese a las fuertes inversiones en las TIC que habían hecho los países no se había visto ninguna mejora evidente en el rendimiento educativo de los estudiantes. Pronto sabremos qué resulta. Por ahora, como vemos, este proyecto también ya fue ocurrencia de otros anteriores.

www.facebook.com/Blanca.Fonseca.Gongora

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

Exit mobile version