COLUMNA: Socializando Datos

Todos los derechos

Por Balvanero Balderrama García

El tema de los derechos es algo muy vigente en nuestros días, y en todo el orbe desde la declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, proclamados por la Asamblea Nacional Constituyente Francesa el 26 de agosto de 1789. Ahí se proclama la libertad como un derecho natural y que sólo tiene como límite el no atentar contra otras personas; también se habla de cumplir la ley; la presunción de inocencia hasta que se establezca condena; la comunicación de ideas y pensamientos; entre otros.

Con el devenir de los años se han ido especificando derechos, por ejemplo, la Declaración de los Derechos del Niño por la ONU en 1959. En 1989 se realizó la Convención sobre los Derechos del Niño, un año después fue ratificada por nuestro país la Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, aprobada por la ONU el 13 de septiembre de 2007.

Estos derechos, entre otros más, conocidos y difundidos, le dan solidez a una sociedad en donde la inclusión es -o debería ser- una constante, dada la diversidad con que ésta se configura: hombres, mujeres, preferencias religiosas, sexuales, diversidad etárea, migración, raza, apariencia física, niveles socioeconómicos, entre otros.

De ahí que podemos decir que no hay un solo México, hay muchos que se cohesionan por la pertenencia a la patria, pero que a la vez mantienen rasgos identitarios que les diferencian de otros grupos sociales, todo conviviendo dentro de los poco más de 5 millones de kilómetros cuadrados que comprende el territorio nacional (cuéntame.inegi.org.mx /territorio).

Algo que es reciente, que se está difundiendo y que debe ir permeando poco a poco entre la población es lo que se denomina Derecho de las Audiencias. Tras un largo proceso, iniciado con la modificación del Artículo 6 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en el 2013, y la inclusión en la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión en 2014; entró en vigor en febrero de 2017, en pocas palabras, es el derecho de las audiencias a recibir contenidos que reflejen el pluralismo existente en nuestro país; incluye a las audiencias exclusivas de televisión y radio, así como personas con discapacidad, niños y niñas que se distinga entre opinión, noticias, publicidad y contenido de programas; respeto a los horarios de la programación y se avise con anticipación de cambios en la misma; inclusión del derecho de réplica; misma calidad de audio y video en lo que se transmita; que se respeten los derechos humanos, igualdad de género y contenidos sin discriminación; que se establezcan y den a conocer códigos de ética por concesión, acordes a lo estipulado por el Instituto Federal de Telecomunicaciones; libre derecho a la información, sin censura; nombrar a un Defensor de Audiencias para fungir como enlace entre audiencia y concesionario en caso de alguna queja que se presente con motivo de la programación.

No vale saber que existen los derechos, vale exigirlos. Pero también a los derechos corresponden obligaciones, hay que ver la película completa.

balvanero@gmail.com

 

Print Friendly, PDF & Email
Sin Comentarios

Deje su Comentarios