El Comentario - Universidad de Colima

COLUMNA: Socializando Datos

Ecos del debate

Por Balvanero Balderrama García

Causó expectación. Se habló y promocionó de manera importante, acorde a su significado para la vida democrática en la entidad.

Mucho se ha dicho y escrito, posterior al debate, en torno a la dinámica del mismo, entre otras cosas que no facilitó el intercambio de ideas, privilegiando la lectura (en ocasiones mal hecha).

En descargo de quienes aspiran a la gubernatura es justo decir que no es posible tocar de manera seria tantos temas en tan poco tiempo. Es obvio que se hacen necesarios más ejercicios de esta naturaleza, distribuidos en el tiempo que dura la campaña. Esperemos que la institución responsable de organizarlo haya tomado nota de las áreas susceptibles de mejorar.

Una constante fue: preguntas hechas por quienes moderaron fueron olímpicamente ignoradas por quienes respondían. Otra constante fue la ausencia de propuestas concretas.

Se habló de incrementar presupuesto en diversos rubros, aprovechar la posición estratégica de Manzanillo, sumar dependencias, cuestiones de inseguridad. Se tocó el tema de los empleos y la informalidad -ese día, temprano, el Inegi señaló que en Colima la informalidad representa el 50.8%-.

El presupuesto es limitado y es algo que no se consideró, siendo tan relevante.

Algo que distingue a nuestros actuales procesos democráticos es la polarización y el enfrentamiento. Se pretende tener en propiedad exclusiva a la democracia, cuando ello contraviene a su propia definición. Y el debate entre aspirantes a la gubernatura no estuvo exento de este ingrediente. Luis Miguel Uharte Pozas (2009) dice al respecto: “…la batalla teórica fundamental se está experimentando, ya no en la defensa de la democracia como un proyecto político patrimonio de una ideología específica, sino más bien como espacio de discusión donde diferentes concepciones y definiciones compiten por lograr la hegemonía teórica y simbólica”.

Desde mi opinión, se debatieron conceptos -de manera general-, abstractos, generales, incluso vagos y se dejó de lado la concretización. Se priorizaron los qué sin entrar en los cómos.

Queda hacer las propias conclusiones, tomar la decisión y ejercer un voto informado.

No hay que perder de vista que la participación no se limita a este hecho concreto -emitir el sufragio-, sino que debemos ejercer nuestros derechos durante todo el tiempo y en todos nuestros espacios de interacción.

 

balvanero@gmail.com / @Balvanero.B

#CiudadaníaParticipativa

#PorTodoslosDerechosparaTodaslasPersonas

 

 

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

 

 

Print Friendly, PDF & Email
Etiquetas