Deportes

COLUMNA: Tiempo extra

Por Damián Trillo

Lo que mal empieza…

La llegada de Ana Gabriela Guevara a la dirigencia de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) fue polémica, por decir lo menos. Para quienes no lo recuerden, uno de los requisitos a cumplir para encabezar a este organismo era el de contar mínimo con una licenciatura, y pues la exvelocista terminó solamente la secundaria. Entonces en la autonombrada cuarta transformación, empecinados en que Ana Guevara ocupara ese cargo, decidieron modificar la ley a través de sus diputados.

 

Irregularidades

La Secretaría de la Función Pública en su informe de Fiscalización de 2019, detectó en la Conade personal con funciones administrativas cobrando como entrenadores y varias empresas que compraban con sobreprecio. Dichas “irregularidades”, señaló la SFP, ocasionaron daños al patrimonio por poco más de 50 millones de pesos. Esta información se recabó producto de siete auditorías realizadas a la Comisión que encabeza Ana Guevara, quien fiel a su arrogante forma de ser como política, indicó estar tranquila, “sin temor a nada”, y agregó que no tendrá problema para comparecer.

 

Orden presidencial

Luego de que diferentes ciudadanos, entre ellos algunos deportistas y entrenadores, a lo largo de la gestión de Ana Guevara en la Conade, habían presentado denuncias tanto en los medios como en algunas instancias propias del deportes sobre acciones irregulares que ellos habían podido atestiguar en la Comisión, el Presidente de México ordenó el 17 de junio de 2019 que la SFP auditara al máximo organismo deportivo gubernamental; dichas investigaciones se realizaron entre el 1 de julio y el 27 de septiembre de la anualidad ya mencionada.

 

Seis meses auditados

El periodo auditado fue de enero a junio de 2019, y la Secretaría de la Función Pública realizó 22 observaciones, de las cuales seis no han podido ser resueltas. Y en el caso del Fondo para el Deporte de Alto Rendimiento (Fodepar), el resultado fueron seis observaciones y cinco de ellas no se pudieron solventar. El plazo para presentar la documentación venció el 2 de diciembre, en algunos casos la Conade ni siquiera presentó documentos para intentar justificar.

 

¿Cómo terminará?

Una de dos, o es un caso grosero de corrupción y le costará la cabeza de la Conade a la exvelocista, o se sabe consentida por la 4T y no le importa cubrir las apariencias, por lo que no presentó documentación para subsanar la mayoría de las observaciones. En un reportaje publicado por la revista Proceso, se menciona que los recursos públicos fueron triangulados mediante empresas que facturaron a sobreprecio viajes en avión, compra de equipamientos, realización de eventos, etc.

Cualquier comentario u opinión a mi correo: damiantrillo84@hotmail.com

 

 

Botón volver arriba