Opinión

COLUMNA: Vivir para contarla

De las elecciones que vienen y la eterna lucha contra el tapadismo

Por Rosario Gutiérrez

“El tapadismo: una variante de la no reelección,

pero diferida cada vez a otra persona de entre las seleccionadas

para reelegir a la élite del poder, siempre igual a sí misma”

José Revueltas, México: una democracia bárbara.

Está por finalizar este 2022 y con la llegada del 2023 comenzarán a soplar los vientos electorales pues, aunque la votación en las urnas no será hasta el segundo semestre de 2024, muchas de las definiciones y trabajos comenzarán a dar marcha un año antes, sino es que desde ya.

En el marco de esta coyuntura política-electoral en Colima y México, vale la pena recordar el texto del escritor y político mexicano, José Revueltas, quien en el contexto de la sucesión presidencial de 1958 escribió su ensayo México: una democracia bárbara, en el que describía, entre otras cosas, las luchas y retos de la izquierda mexicana de ese entonces.

Entre esos retos, Revueltas incluía al tapadismo, que como el epígrafe de este texto explica, es el acto de la reelección de grupúsculos en el poder a través de cuadros que prestan su nombre y cara en una boleta, pero que no pretenden sino seguir encumbrando a élite.

En el prólogo de la segunda edición de su ensayo, el escritor afirma que esta figura es la prueba de fuego de las izquierdas, sin embargo, yo creería que es la prueba de fuego de la democracia y la ciudadanía en la actualidad.

Será tarea de cada lector reflexionar y descubrir los casos en los que considere que ya se replica el tapadismo y se ejerce, pero para efectos de esta columna, nos interesa el cómo luchar contra él.

¿Cómo lograr ver tras el candidato o candidata? y poder analizar más a fondo qué es lo que viene detrás de él.

En mi opinión, esto podría lograrse, aunque no por completo, buscando la trayectoria de cada perfil y notando cuáles son los personajes políticos con los que se ha relacionado a lo largo de esta, ya que muy posiblemente sean estos mismos quienes le impulsen hacia el puesto que busca.

En muchos casos, quienes buscan un cargo público ya lo han ostentado antes y sus resultados, la forma de conducirse durante su encargo, las decisiones tomadas, las prioridades dadas, así como los posicionamientos fijados, serán un indicador importante sobre el futuro.

Puede que esto suene súper engorroso e innecesario, pero nunca hay que olvidar, que son quienes elegimos en los cargos públicos quienes deciden en su gran mayoría las directrices que nos ayudarán a tener una mejor calidad de vida o no.

Son quienes votan en el Congreso desde los descuentos en los trámites, hasta las modificaciones del código penal que permiten o no, cosas tan importantes como la interrupción legal del embarazo. Son quienes desde las comunas y cabildos eligen en qué gastar el dinero de nuestros impuestos, si pavimentar o no, si el camión de la basura pasa o si se puede fraccionar.

Solo en la medida que la ciudadanía peleé férreamente por llevar al poder a quienes realmente representan sus intereses, podremos recuperar el control y acabar con el tapadismo.

Las opiniones expresadas en este texto periodístico de opinión, son responsabilidad exclusiva del autor y no son atribuibles a El Comentario.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba